Gobierno debe fijar candados sobre publicidad para evitar chayotegate: especialistas

Especialistas en medios de comunicación exigieron a la administración que encabeza AMLO a no cometer el mismo error que sucedió en la gestión de EPN, quien entregó –a discreción y sin transparencia– varias bolsas millonarias a empresas de la información

Por Daniel Flores

Sin criterio alguno, la administración federal pasada privilegió principalmente a cuatro medios de comunicación en la asignación de publicidad gubernamental: Televisa, Grupo Imagen, Televisión Azteca y Excélsior.

Bajo el concepto de pago por servicios de comunicación y publicidad, el gobierno federal que encabezó Enrique Peña Nieto destinó varias bolsas millonarias a cientos de empresas de la información, en donde no se especifica la retribución y los impactos que tuvieron sobre este rubro.

Por ejemplo, Televisa S.A. de C.V., obtuvo una partida superior a los 9 mil millones de pesos en seis años. En el segundo puesto se ubicó Televisión Azteca, la cual se hizo de 5 mil 319 millones 429 mil pesos.

Ante este escenario, especialistas en medios de comunicación hicieron un llamado a las autoridades de los tres niveles de gobierno para fijar reglas claras sobre la disposición de los recursos públicos que se brindan bajo este concepto.

Incluso calificaron la entrega de miles de millones de pesos por el gobierno priista a empresas y medios en el sexenio pasado como chayotegate, debido a que en ningún momento se transparentaron los recursos que se entregaron en este lapso.

Claudia Benassini, especialista en medios de la Universidad La Salle, sostuvo que se comprometió la línea editorial de varios periódicos bajo la excusa de inserciones oficiales, por ello aseguró que se deberán establecer los lineamientos para la entrega de bolsas económicas a corto y mediano plazo.

“Hasta hace poco el criterio era de pagar para acallar críticas, es decir, se entregaba dinero a cambio de hablar bien o apagar cuestionamientos en contra del gobierno federal; sin embargo, ahora se deben fijar perfectamente los criterios para no cometer el mismo error”, externó.

La especialista detalló que aún cuando Andrés Manuel López Obrador se comprometió a ser imparcial en la entrega de recursos públicos a los corporativos de la información, es evidente que existe cierta preferencia a algunos periódicos y televisoras.

Al respecto, Ernesto Ledesma, director de Rompeviento TV, coincidió que se debe regular –y en su caso cerrar– el dispendio de dinero a periodistas, columnistas y medios de comunicación en el país por parte de la administración federal.

“Vendieron su alma al diablo y obtuvieron un recurso injustificado por parte de la autoridad federal”, entripó el directivo.

¿Y los youtubers?

Hasta el momento, el vocero de Presidencia, Jesús Ramírez, ha permitido la entrada a las conferencias matutinas a todo tipo de personas; entre ellos youtubers, influencers y blogueros, quienes han solicitado que se les brinde una rebanada del pastel de los recursos de publicidad oficial.

Ante ello, Benassini consideró que sería un error que la administración federal concediera una parte del presupuesto a este sector de la población, toda vez que no cumplen cabalmente con las funciones de un periodista.

“Definitivamente no, ellos (los youtubers) tienen otras formas de financiamiento, por ejemplo, los patrocinios de otras marcas, las cuales regularmente se interesan en pagarles por algún comentario o video. De aceptar entregarles recursos públicos, serían ahora los medios ‘fifís’”, condenó.

A la par, el colectivo conformado por organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación y especialistas #MedioLibres se pronunció para que la gestión de López Obrador, de una vez por todas, ponga candados a la publicidad, como lo prometió en campaña.

“Señor presidente, se le solicita que pida al Congreso priorizar la abrogación de la Ley General de Comunicación Social, la elaboración de una iniciativa de ley preferente propia del Ejecutivo y la apertura de un debate amplio con un proceso de parlamento abierto para aprobar una nueva norma”, exhortó la organización a través de una misiva.

De esta forma contemplarían reglas para transparentar el gasto publicitario oficial y cerrarían la llave de dinero para comprar o condicionar líneas editoriales, así como acallar críticas al gobierno en turno.

Sin comprar líneas

El vocero de Presidencia, Jesús Ramírez, anunció que el gasto en publicidad en 2019 será de cuatro mil 711 millones de pesos, y precisó que, por primera vez en más de una década, no se invertirá más en medios de lo aprobado por el Congreso.

Incluso detalló que se valora una Ley de Comunicación Social la cual cuente con un padrón de medios y mida sus audiencias con el objetivo de fijar los parámetros en la entrega de capital.

También informó que uno de los objetivos centrales es “incentivar la comunicación interactiva gobierno-ciudadanía para potenciar el impacto de la acción gubernamental en el bienestar de la población”.

De esta manera, agregó, se buscará que el gobierno federal garantice el pleno ejercicio de la libertad de expresión, transparente la acción gubernamental y además erradique la práctica de la entrega del llamado chayote tanto a periodistas como empresas de la información.

Gasto en publicidad se aplica sin control: Ana Ruelas, directora regional de Artículo 19 en Centroamérica

¿Qué opinas sobre los recursos que entregó el gobierno federal en la administración anterior?

— Es un gasto que se asigna sin control y se utiliza para comprar las líneas editoriales de las empresas.

Lo que publica el comisionado estaba ya en el portal de la Secretaría de la Función Pública y desde ese momento hemos señalado que el gasto ha sido excesivo e indiscriminado y cada vez aumenta más. Previo a las elecciones siempre se dispara.

Desde Artículo 19 hemos indicado que no existen reglas claras para regular la publicidad oficial, ya que medios similares como Televisa y Televisión Azteca recibieron presupuestos diferentes, es decir, no hubo criterios.

¿A qué se refieres con reglas claras?

— Se gastaron más de 60 mil millones de pesos en este rubro y hasta la fecha no sabemos el concepto de los montos, a eso nos referimos cuando pedimos piso parejo.

Se requiere la Ley de Comunicación Social que fue aprobada después del amparo de Artículo 19 y erigir una nueva normatividad que fije nuevos candados en el gasto de la pauta, así como establecer topes presupuestales.

¿Se ha quedado corto en este tema el gobierno de AMLO?

— Si bien es cierto que a nivel federal se ha definido una política de austeridad, sigue siendo ambiguo cómo y en qué se invierte en los corporativos de la información.

Hasta que no pongan estos límites los gobiernos municipales seguirán bajo esta consigna de derrochar recursos públicos en promocionarse y comprar lealtades en periódico y televisoras.

¿Qué opinas sobre los pronunciamientos del Ejecutivo federal en contra de la prensa?

— Desde el colectivo #MediosLibres lanzamos un tipo de iniciativa para que en la sede Legislativa se discuta el despilfarro de dinero en este concepto.

Y, pese a ello, también es necesario saber que sí es importante –desde varios aspectos– la publicidad oficial como medida para dar a conocer anuncios que sólo llegan a la población a través de estas vías.

Opacidad en la distribución

  • La gestión de Enrique Peña Nieto erogó recursos para cuatro mil 20 medios y periodistas que ascendieron a 53 mil 344 millones de pesos.
  • Del total, únicamente mil 300 recibieron más de un millón de pesos en seis años.
  • Los registros de circulación de diarios como Reforma (más de 267 mil al día) o Milenio (158 mil 704) son menores a los que tiene Publimetro en el país (380 mil 186); medio que recibió 0.23% (125 millones 152 mil 348 pesos) del total erogado. Lo que da cuenta que los criterios de tiraje y alcance no fueron tomados en cuenta.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo