Detecta Incifo insólito aumento de balazos en cadáveres de CDMX

El titular del instituto, Edmundo Takajashi, aseguró en entrevista con Publimetro que el incremento de cuerpos que no son reclamados es mínimo; además, detalló, que las lesiones por arma de fuego en los cuerpos han ido en aumento, pues asegura, que han identificado cuerpos hasta con 20 disparos

Por Daniel Flores

El Instituto de Ciencias Forenses (Incifo) y autoridades del gobierno de la Ciudad de México revelaron que en los últimos años ha incrementado el número de impactos de bala en las víctimas de armas de fuego, además de registrarse un alza en la tasa de cuerpos no identificados.

“Encontramos víctimas con 15 a 20 impactos de bala. Eso no es muy común. En años anteriores eso no lo veíamos en un cuerpo durante su estancia en el anfiteatro”, reveló en entrevista el director del Incifo, Felipe Takajashi.

Respecto a los muertos no reclamados, tanto el Incifo como la Procuraduría General de Justicia (PGJ-CDMX) confirmaron que existe una tendencia al alza. 

De acuerdo con reportes oficiales, 400 cadáveres no son reclamados al año, por lo que son enviados al Incifo para su valoración. Este año la cifra ya supera los 500 cuerpos.

Una de las razones del incremento, según las autoridades, es el recrudecimiento en los enfrentamientos entre grupos de delincuencia en la capital del país, choques en donde destaca la cantidad de balas utilizadas. 

El daño colateral que alcanzan las disputas armadas son personas en situación de calle y foráneos, los cuales quedan atrapados en medio de tiroteos o que incluso son ‘levantadas’ por células del crimen organizado y posteriormente asesinados. 

Gran parte de los cuerpos no identificados, según el Incifo, son de personas que provienen de otros estados y carecían de un contacto cercano con familiares y amigos. 

En promedio, en la CDMX se registran 470 cuerpos que no son reconocidos al año, es decir, casi 40 al mes.  Y aunque la mayoría de los decesos son por hechos de tránsito, también se registran homicidios –en un porcentaje más bajo– según los registros del Incifo, que efectúan las necropsias. 

Buscan nueva fosa común 

La data del instituto también revela que en las últimas dos décadas el ingreso de cuerpos presenta una ligera disminución. A principios del 2000, el promedio de cadáveres superaba los seis mil y actualmente la cifra alcanza los cinco mil 

Y aunque su titular, Felipe Takajashi, asegura que no están en crisis, reconoce que se encuentran valorando nuevas opciones para ubicar un terreno que sirva como una fosa múltiple que albergue de forma individual a los cuerpos y no en decenas, como se hace actualmente.

Una vez que se registra el cuerpo de un fallecido éste es enviado al Incifo. En este lugar, personal del instituto realiza una serie de valoraciones en donde se emite el certificado de defunción; en caso contrario, se arma un registro de antropología, odontología, dactiloscopia y fotografía del cuerpo con el fin de recabar toda la información que ayude a su posterior identificación.

Si al cabo de tres semanas ningún familiar se presenta a reclamarlo, entonces es enviado a la fosa común.

En el limbo

  • Cuando no son reclamados por familiares o amistades, los cuerpos son enviados a la fosa común ubicada al interior del Panteón de Dolores. 
  • El lugar cuenta con una superficie de 240 hectáreas; se prevé que actualmente este sitio alberga a alrededor de un millón de personas sepultadas, entre ellos los restos del ilustrador mexicano, José Guadalupe Posada.
  • Autoridades del Instituto de Ciencias Forenses buscan un terreno para abrir una nueva fosa que permita un mejor tratamiento de los cuerpos, en caso de que sean requeridos por las autoridades o sus propios familiares.

“El Departamento de Identificación del Instituto de Ciencias Forenses cuenta con las áreas que realizan
el estudio de los cadáveres que ingresan como desconocidos, formando un expediente que servirá para realizar confrontas con la información y documentos proporcionados por los familiares
que asisten a la Institución”

Edmundo Foto: Cortesía.
  • Felipe Edmundo Takajashi Medina, Director del Instituto de Ciencias Forenses

¿A qué se debe el alza en el registro de cadáveres sin reclamar en la CDMX?

— El tema de cadáveres desconocidos no es nuevo, te puedo decir que siempre habrá cuerpos con esa identidad, los cuales son determinados bajo esa condición después de permanecer 72 horas sin que ningún familiar o amistad se haya presentado, según la Ley General de Salud

En los últimos años no se ha incrementado el número de cadáveres desconocidos, sigue habiendo 400 cuerpos sin reclamar en promedio anual. 

Y también puedo decirte que se ha incrementado el número de lesiones de víctimas de fuego, encontramos víctimas con 15 a 20 impactos de bala, eso no es muy común, en años anteriores eso no lo veíamos en un cuerpo durante su estancia en el anfiteatro

¿Cuándo se determina que un cuerpo no es reclamado?

—El tratamiento que se le da primero es una necropsia, esto con el objetivo de formar el expediente de identificación que corresponde a la ficha antropológica, odontológica, la genética y de video.

Todos estos métodos que se utilizan son para conformar este expediente de forma indefinida que se almacena en el instituto en caso de que una amistad o conocido llegue a reclamar el cuerpo. También las autoridades pueden solicitar información sobre un cadáver. 

Cuando pasan cuatro semanas y no es reclamado un cuerpo, éste se manda a la fosa común y es inhumado posteriormente. 

Del total de cadáveres que llegan al Incifo, sólo 5% no son reclamados o identificados. 

¿Qué sectores de la población conforman los cuerpos no reclamados?

— En un número mínimo, las personas en situación de calle representan una cantidad baja. Yo considero que la cifra a resaltar son las de personas que provienen del interior de la República, en donde no hay comunicación directa con la familia; la mayoría de estas personas muere por hechos de tránsito. 

¿Qué sucedió con el proyecto que se tenía contemplado en Iztapalapa para abrir una nueva fosa común?

—No era una fosa común como tal, la intención era construir un panteón ministerial desde 2006, uno de mejores en condiciones y con espacios individuales. 

El grave problema es que se pensó en una fosa común múltiple, a diferencia de la fosa común que existe. La idea es que a través de espacios individuales se pueda tener una mejor certeza y el proyecto así se pensó, en un terreno de Iztapalapa. 

Sin embargo, la propuesta resultó muy cara y riesgosa debido al manto freático que existe en esta zona y que hubiera generado problemas durante la construcción. 

¿Entonces el proyecto está completamente descartado?

— No está descartado, estamos buscando otra área, se están valorando opciones y lugares que sean adecuados para abrir un espacio de estas características. 

Retomando el tema anterior, puedo decirte que es un incremento mínimo, es un alza baja de cadáveres de esta condición. 

  • De casi 5 mil cadáveres que ingresan cada año al anfiteatro, en 10% de los casos nadie acude a identificarlos.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo