Pesaban señalamientos sobre el juez asesinado en Guadalajara

El Consejo de la Judicatura tenía abierta una investigación contra el funcionario por presuntas anomalías en las adscripciones que ocupó, tanto en Chapala como en Tlajomulco

Por Héctor Escamilla

El juez segundo en materia Civil con sede en Tlajomulco, Mario Sergio Zúñiga Luján, asesinado la noche de este domingo en la colonia El Bethel de Guadalajara, era investigado por el Consejo de la Judicatura del Estado por diferentes irregularidades en su actual adscripción, pero también a su paso por el juzgado Civil de Chapala de donde fue removido a mediados de este año.

El juez fue asesinado por un comando armado cuando se encontraba con otros dos hombres afuera de la finca 3768 de la calle Hacienda La Calera a su cruce con la calle Egipto. El juzgador, junto con un litigante, identificado como Israel Paredes Beltrán, murieron en el lugar, mientras que el tercer hombre fue trasladado en estado delicado a un puesto de socorros, donde falleció ayer por la tarde. Se trataba de Cristian Diego Gómez Mercado, quien fungía como secretario en dicho juzgado.

15 quejas por anomalías tenía el Consejo de la Judicatura contra el juez Zúñiga Luján: resoluciones irregulares, señalamientos de corrupción, incumplimiento de términos procesales, abuso de autoridad, acoso laboral, entre otros.

En 2015 se le acusó a Mario Sergio de dictar medidas contradictorias en la disputa legal de Grupo Omnilife, tema en donde finalmente termino por excusarse. En la carpeta de investigación 59560/2016 se le señalaba junto con otros jueces de presuntos actos de corrupción en la administración de la justicia y enriquecimiento ilícito.

En abril de este año, el juez, quien se encontraba el Juzgado Primero de lo Civil en Chapala, fue denunciado por un particular que lo acusó de corrupción, pues el juzgador dicto medidas cautelares en un litigio que estaba fuera de su jurisdicción. Las medidas entregaban a un particular un terreno en Puerta de Hierro, predio que tenía un juicio hipotecario pendiente en San Luis Potosí.

Debido a estas anomalías, en abril se solicitó al Congreso del Estado un juicio político en contra del juzgador, pero mediante recursos legales, este funcionario y otros integrantes del Poder Judicial libraron este proceso. El juez en su momento se jactó de contar con la protección de Jorge García González, quien presidía la Comisión de Vigilancia de la Judicatura.

En junio de este año,  Zúñiga Luján fue simplemente removido de adscripción al Juzgado Segundo de lo Civil en Tlajomulco.

Irregularidades a su llegada a Tlajomulco

El pasado 12 de noviembre, el secretario general del sindicato de Trabajadores del Poder Judicial, José de Jesús Muñoz Dueñas, acusó que Zúñiga Luján estaba hostigando a trabajadores de su juzgado por no auxiliarlo en presuntas irregularidades para el despojo de viviendas en el municipio.

Se dijo que el juez estaba implicado en una red de fraudes coludido con despachos de abogados, para despojar viviendas, y realizar los remates y adjudicaciones de las propiedades del Infonavit. Presuntamente el juez cobraba ocho mil pesos para agilizar cada una de las demandas que le presentaban y recibía cuando menos 200 de ellas cada mes:

“Existe una red de corrupción en los manejos de los juicios de Infonavit donde se presta al despojo de los ciudadanos. Hay cuatro despachos , en ese juzgado se han recibido más de 200 demandas o 300 y la casualida es que diario que cuando él esta de turno (Zúñiga Luján) esas demandas son admitidas inmediatamente y a toda prisa se hacen los remates y los adjudicaciones”, señaló en su momento el líder sindical.

“No es posible que las demandas normales duren hasta 15 días, 22, más de mes y medio en ser admitidas y estas demanda en tres días están admitidas. Se dice que los mismos despachos ya traen la demanda y el acuerdo de admisión ya nomás para que lo firmen tanto el secretario de acuerdos en turno y el mismo juez  (…) esta situación no es privativa del juzgado de Tlajomulco, esto lo ha hecho en todos los juzgados donde ha estado y yo no se quien defienda a esta persona”, señaló el líder sindical sobre Zúñiga Luján.

Los sindicalizados acusaron que por ejemplo, mientras en el juzgado Primero de lo Civil en Tlajomulco, hasta el 8 de noviembre tenían admitidas mil 974 demandas en todo el año, en el juzgado Segundo que encabezaba Zúñiga Luján habían admitido dos mil 400 de junio a la fecha. Los mismos trabajadores acusaron que para evitar ser sorprendido en estas irregularidades, el mismo juez había desaparecido el libro de gobierno del juzgado, pero acusó a sus trabajadores.

El abogado asesinado tenía antecedentes

El abogado Israel Paredes Beltrán, asesinado la noche de este domingo junto con el juez Segundo de lo Civil en Tlajomulco, hasta 2016, se desempeñaba como secretario de juzgado en Colotlán. En su renuncia al Consejo de la Judicatura justificó: “con mucha frecuencia llegan huicholes homicidas estúpidos y apestosos”, además que a su parecer el Consejo de la Judicatura Federal tenía en el olvido esa región del estado y había muchas carencias para desempeñar su labor.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo