Prohibición de terapias de conversión, en el centro del debate en Jalisco

Grupos de derecha se manifestaron en el Congreso del estado contra las reformas a la ley que prohibirían las terapias para “modificar” la preferencia sexual de las personas

Por Héctor Escamilla

Grupos conservadores en Jalisco se manifestaron en el Congreso del estado contra la reforma que penaliza con uno a tres años de prisión a quien imparta o promueva las llamadas terapias de conversión sobre orientación sexual, así como a los profesionistas que las ejerzan.

La reforma, llamada Ley Caro, por su promotor, el emecista Salvador Caro, ya fue aprobada en las comisiones del legislativo.

El psicólogo Everardo Martínez Macías, quien imparte estas terapias, dijo que se busca denostar su actividad: “Lo que quieren estas políticas es asustar a las personas para que no busquen este tipo de información, porque los colectivos homosexuales están acostumbrados ya a ganar como privilegios políticos”.

Por su parte Jaime Cedillo, presidente del Frente Nacional de la Familia en Jalisco, dijo que la reforma atenta contra la libertad de profesión, del libre desarrollo de la personalidad y de los padres a educar a sus hijos.

Las llamadas terapias de conversión buscan corregir la orientación sexual o identidad de género de las personas, en muchos casos por medio de vejaciones. En Jalisco se han documentado casos de privación de la libertad, tortura, medicación y violaciones, dentro de estos ejercicios de reconversión.

“Pueden verse afectados los padres de familia por orientar a su hijo o buscar ayuda para él. Los ministros de culto y los grupos pastorales que sean consultados para algún consejo sobre la conducta sexual conforme a sus creencias religiosas también serían afectados”, planteó Jaime Cedillo Bolívar.

Los manifestantes anticiparon que este miércoles realizarán una movilización que partirá de avenida Federalismo hacia el edificio del Legislativo para demandar que sus consideraciones sean atendidas.

El grupo de inconformes pidió que se lleven a cabo foros sobre el tema antes que se apruebe la medida, la cual, señalaron, es unilateral.

Grupos defensores de los derechos de la diversidad sexual desde hace un año pidieron que estas terapias fueran consideradas como actos que violentan sus derechos.

Lo que diría la ley

La iniciativa, de aprobarse, reformaría el artículo 201 Ter del Código Penal de Jalisco, que establecería: “Se impondrá de uno a tres años de prisión y la inhabilitación de su ejercicio profesional por el mismo tiempo a la persona física o moral que imparta, promueva, emplee, aplique, obligue o financie cualquier tipo de método, tratamiento, terapia, práctica no quirúrgica o servicio con o sin fines de lucro con el objeto de modificar, reorientar, menoscabar, restringir o anular la orientación sexual o identidad sexual de una persona”.

En caso de que la persona sea menor de 18 años de edad, la sanción podría llegar a cuadruplicarse.

Te recomendamos

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo