Con llamado a la unidad, Alberto Fernández asume como presidente de Argentina

La ceremonia de investidura de Alberto Fernández fue eclipsada en algunos momentos por Cristina Fernández de Kirchner, ex presidenta y ahora vicepresidenta

Por EFE

El nuevo presidente de Argentina, Alberto Fernández, recalcó este martes que llega al poder para "convocar a la unidad de toda la Argentina" en pro del bienestar de toda la población, en especial de los más postergados, en medio de la grave crisis económica que arrastra el país desde 2018.

"Vengo a convocar a la unidad de toda la Argentina, en pos de la construcción de un nuevo contrato ciudadano social que sea fraterno y solidario", dijo el líder peronista ante las autoridades del Estado congregadas en la sesión del Congreso en la que tuvo lugar su jura del cargo y la de la vicepresidenta, Cristina Fernández.

Fernández, que sucede en el cargo a Mauricio Macri, deberá enfrentar un complicado escenario económico marcado por la elevada deuda pública, una frágil moneda nacional, la subida constante de los precios y la escalada del desempleo y los niveles de pobreza.

Alberto Fernández y su relación con el FMI

El nuevo presidente de Argentina aseveró en su discurso que su Gobierno tiene la "voluntad" de pagar la "insostenible" deuda pública que deja la gestión de su antecesor, Mauricio Macri, pero afirmó que "carece de capacidad de hacerlo".

"No hay pagos de deuda que se puedan sostener si el país no crece. Tan simple como esto. Para poder pagar hay que crecer primero", sentenció ante las autoridades del Estado y mandatarios extranjeros que asistieron a la ceremonia de su asunción en el Congreso, en Buenos Aires.

Fernández aseguró que buscará una "relación constructiva y cooperativa" con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que en 2018 aprobó para Argentina un préstamo de 56 mil 300 millones de dólares, y el resto de acreedores, y lamentó que recibe un país "frágil" y "postrado".

Cristina roba cámara

Entre los momentos más destacados se encuentra el rígido encuentro entre la vicepresidenta Cristina Fernández y Mauricio Macri, a quien no quiso entregarle la banda presidencial y el bastón presidencial en el cambio de poder hace cuatro años. Medios argentinos han destacado cómo Cristina Fernández ni siquiera quiso verle a los ojos y tampoco aceptó firmar con la misma pluma, como indica el acto protocolario.

Frío saludo entre Mauricio Macri y Cristina Fernández Frío saludo entre Mauricio Macri y Cristina Fernández / Foto: AP

 

 

Sin embargo, para Alberto Fernández, es momento de dejar atrás estas diferencias. Para el nuevo mandatario, la fraternidad es necesaria porque "ha llegado la hora de abrazar al diferente", y la solidaridad porque en esa "emergencia social" en la que asegura está el país "es tiempo de comenzar por los últimos para llegar a todos".

"Los vengo a convocar sin distinciones a poner a Argentina de pie para que comience a caminar paso tras paso con dignidad con justicia social", subrayó, convencido de la necesidad de recuperar un conjunto de equilibrios sociales, económicos y productivos que ahora no hay.

Llamó también a abandonar el "aturdimiento" y ser conscientes de las "profundas heridas" que sufre el país y cerrar la llamada "grieta" para que no sigan sangrando.

Entre los invitados internacionales a la cita se encuentran el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel; el de Paraguay, Mario Abdo Benítez y el de Uruguay, Tabaré Vázquez, que llegó con el mandatario electo Luis Lacalle Pou, a quien cederá el cargo el 1 de marzo próximo.

También el vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao; la nueva presidenta del Senado español, Pilar Llop, y el ex jefe de Estado ecuatoriano Rafael Correa (2007-2017).

En Publimetro TV

Policías repelen agresión y matan a presunto ladrón en Tláhuac

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo