logo

La tensión fue en aumento este viernes en la India por la aprobación de una enmienda legal para dar ciudadanía a inmigrantes no musulmanes, con protestas en varias regiones del país y la cancelación de la visita del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y de dignatarios bangladesíes.

La crispación social estalló el lunes con la presentación de la enmienda de la ley que pretende conceder la ciudadanía a inmigrantes irregulares hindúes, sijs, budistas, jainistas, parsis y cristianos procedentes de Afganistán, Pakistán y Bangladesh.

El texto fue aprobado por el Parlamento bicameral el pasado miércoles, y ha sido denunciado como un ataque a la fundación laica de la India por ligar la ciudadanía con la religión.

En Nueva Delhi, la policía utilizó gases lacrimógenos y porras para contener a centenares de estudiantes de la Universidad Jamia Millia Islamia que protestaban contra lo que consideran como una forma de marginar a la minoría musulmana, que forma un 14 % de la población india.

En panfletos distribuidos durante la manifestación, los estudiantes afirmaron que la ley “es inconstitucional e intenta despojar de sus derechos a los musulmanes y llevarlos a centros de detención”.

TE RECOMENDAMOS: