logo

María Teresa Carballo no había tenido noticias de su nuera desde que la joven y sus dos hijos pequeños se fueron con un contrabandista a la frontera de Estados Unidos una semana antes.

El silencio fue inesperado: otros 17 miembros de la familia de Carballo emprendieron el mismo viaje entre diciembre pasado y mayo, y todos lo hicieron de manera segura después de pagarle al contrabandista 3 mil dólares por persona.

Todos se entregaron a las autoridades estadounidenses, solicitaron asilo y fueron liberados en los Estados Unidos para esperar sus casos.

Las cosas cambiaron dramáticamente en mayo, cuando el presidente Donald Trump amenazó con imponer aranceles paralizantes a todas las importaciones mexicanas si el gobierno no frenaba el flujo de la mayoría de los migrantes centroamericanos que cruzaban su territorio.

México respondió en junio desplegando a miles de miembros de su recién creada Guardia Nacional a lo largo de las principales rutas de migración del país y en septiembre, México anunció que el número de migrantes que llegaban a la frontera de Estados Unidos se había desplomado en más de la mitad.

La nuera de Carballo que no está siendo identificada por razones de seguridad, pasó 11 días detenida en México con sus hijos antes de regresar en autobús a El Salvador.

Como gran parte de la migración masiva de América Central de los últimos años, la fuerza impulsora detrás del éxodo de la familia Carballo ha sido el miedo.

Carballo vive en un vecindario controlado por una pandilla, pero todas las mañanas viaja al mercado central de la ciudad, que está controlado por otra pandilla, para comprar yuca, plátanos y papas para ganarse la vida con las papas fritas que vende.

TE RECOMENDAMOS: