Mariana, con sólo 11 años, sufrió abuso sexual de su propio padre

De acuerdo con organizaciones, 8 de cada 10 casos de abuso sexual contra niños ocurren en lugares presumiblemente seguros como el hogar.

Por La Silla Rota

Con sólo 11 años de edad, Mariana ha sufrido casi la mitad de su vida abuso sexual de parte de su padre. Primero enfrentó esta violencia sola, por temor a las amenazas de su agresor, quien le dijo que no se lo contara a nadie, como muchos casos que viven en el silencio por el miedo.

Detienen a dos policías de Zapopan por abusar sexualmente de una detenida

La joven fue obligada a realizar una práctica sexual a uno de los policías; la detuvieron junto con un grupo de motociclistas sólo porque no portaban casco

Todo comenzó una tarde cuando Mariana jugaba en su cuarto, su papá entró y sacó a su hermano Marco. Cuando se quedaron solos, Germán comenzó a tocarla, el miedo paralizó a la menor, quien no entendía qué estaba pasando. Esa fue la primera de las violaciones que se repitieron constantemente durante cinco años, en el cuarto, en el baño, en la cocina, siempre cuando no estaba su mamá, Carolina.

Las agresiones sexuales contra la menor se registraron incluso en otros espacios. "También era en casa de mis abuelitos, los fines de semana, cuando él se iba con ellos me llevaba. Recuerdo que en una ocasión era martes, yo tenía que exponer y él me llevó con mis abuelitos, me sacó. Mi hermana se fue con mi mamá, yo no tuve el valor de irme", relata Mariana, quien es una niña tranquila y tímida.

"Él (Germán) les decía a mis abuelitos, porque él tiene su recamara allá, que yo me durmiera con él porque estaba solo, yo les pedía que no a mis abuelitos, pero me llevaba con él", recuerda la menor.

Pese a alerta de género, aumentan 19% delitos sexuales en la CDMX

Durante 2019, los delitos contra la libertad y la seguridad sexual crecieron 46%, reportó el Sistema Nacional de Seguridad Pública

El mayor temor de Mariana era que su padre lastimara a su mamá o a sus dos hermanos, una niña de cuatro años y un niño de 10. Sabía que era capaz de hacerles daño, ya que Germán había golpeado anteriormente a Carolina y a los menores.

La dinámica familiar fue un factor importante, ya que los roles estaban invertidos. Carolina era quien salía a trabajar para mantener el hogar, mientras que Germán se dedicaba a ingerir bebidas alcohólicas.

Un día Marco, hermano menor de Mariana, vio por accidente lo que su papá le hacía. Germán lo aventó fuertemente para sacarlo. Después, con mucho temor le contaron a un tío, quien le dijo a su mamá lo que estaba sucediendo.

"Germán es una persona violenta, no quería trabajar y yo me vi forzada a vender por catálogo y le dejaba a mis hijos a su cargo, pero mis hermanos me dijeron que mis hijos les habían contado que cuando yo no estaba él se aprovechaba de mi niña la más grande, por eso me decidí a realizar la denuncia", relata Carolina, mientras su voz muestra una mezcla de rabia y miedo.

El coraje que ella sentía tras haberse enterado de lo sucedido, le ayudó a enfrentar a Germán, aún ante el riesgo de que la agrediera físicamente. 

"Yo tenía miedo porque ya me había llegado a golpear en ocasiones pasadas. Esperé a que llegara y le pregunté qué le había hecho a mi hija. Él me dijo que todo lo que había dicho ella era verdad y que si yo me quedaba callada me iba a ayudar, que si no, me iba a pasar lo mismo que a mí mamá, ella murió a manos de mi papá hace muchos años y por eso yo tengo miedo de que me haga lo mismo", enfatiza Carolina, mujer joven que ha sacado adelante a sus tres hijos. 

El 9 de junio de 2019 fueron a presentar la denuncia ante la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, pero hasta ahora no ha habido muchos avances, hecho que mantiene en vilo a la familia, por el temor de que Germán regrese e intente lastimarlos.

Lee la historia completa aquí 

Consulta historia completa en La Silla Rota Foto: La Silla Rota

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo