Batalla histórica decide futuro del Titanic: Estados Unidos y Reino Unido pelean por sus tesoros

Dentro de la pugna por la apertura del barco, un diario británico reveló que el año pasado un submarino chocó con la nave hundida y que los Estados Unidos lo "mantuvo en secreto"

Por Ninoska Paz

A más de un siglo que el trasatlántico más grande del mundo se hundiera, el Titanic, salen a luz novedades en la lucha que mantiene los Estados Unidos y Reino Unido por el futuro de los restos de la nave.

El afán de ambas potencias radica en el deseo de que se desmantele la proa para poder ingresar a la nave y sacar pertenencias valoradas por coleccionistas y familiares. Sin embargo, la querella continúa y ahora se conoció que un submarino británico chocó accidentalmente con el barco el año pasado.

El incidente ocurrió y según información publicada por el diario “The Telegraph”, el Gobierno de los Estados Unidos “mantuvo en secreto el accidente”.

Las evidencias revelan que se trata de un submarino contratado por una empresa de aventuras, lo cual llegó a un tribunal de Gran Bretaña y se filtró el incidente a la prensa, por lo que se produjo la publicación de la información en el reconocido diario británico.

Ante esta novedad, el líder de la expedición confesó que una nave de última generación chocó contra el barco, que se encuentra a más de 4 kilómetros de profundidad en las aguas del Atlántico Norte, debido a unas fuertes corrientes marinas que provocaron que el piloto perdiera el control del submarino.

Pugna por los tesoros hundidos del Titanic

Este impasse involuntario hizo resurgir y traer a la mesa de discusión el litigio histórico que mantienen los Estados Unidos y Reino Unido, desde que se descubrió en 1985 que la nave yace hundida a unos 600 kilómetros de la costa de Terranova.

Después de esa fecha, en el año 2003 finalmente ambos países firmaron y respetan un tratado internacional que busca proteger los restos sumergidos del buque, donde murieron 1497 personas y solo 705 sobrevivieron. De acuerdo a lo establecido, se impedirá cualquier visita no autorizada por las autoridades pertinentes.

Dentro de la disputa por abrir o no la proa del barco, se deriva el interés de los dos países, la presión de los familiares que sea respetado como un santuario para los que perdieron la vida y el intento perenne de la empresa RMS Titanic Inc. – administradora del naufragio desde 1993 – de rescatar los tesoros que quedaron en la nave.

Pero el gran temor que predicen los expertos y descendientes de los sobrevivientes, es que una vez abierto el Titanic, se desate una caza de tesoros por todos los objetos de valor que guarda este legendario barco que zarpó de Reino Unido.

En la historia quedó esta tragedia, cuando el 10 de abril de 1912, el Titanic zarpó de Southampton, Inglaterra y cuatro días después, navegando por las frías aguas del océano Atlántico, a las 23.40 del 14 de abril, chocó contra un iceberg.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo