Estados Unidos.- Algunos de los últimos modelos climáticos proporcionan proyecciones irrealmente altas de calentamiento futuro

Un nuevo estudio de investigadores climáticos de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) concluye que algunos de los modelos climáticos de última generación pueden ser demasiado sensibles a los aumentos de dióxido de carbono y, por lo tanto, proyectan un calentamiento futuro irrealmente alto.

Por Europa Press

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Un nuevo estudio de investigadores climáticos de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) concluye que algunos de los modelos climáticos de última generación pueden ser demasiado sensibles a los aumentos de dióxido de carbono y, por lo tanto, proyectan un calentamiento futuro irrealmente alto.

En una carta que publica revista 'Nature Climate Change', los investigadores dicen que las proyecciones de uno de los modelos líderes, conocido como CESM2, no están respaldadas por evidencia geológica de un período de calentamiento anterior hace aproximadamente 50 millones de años.

Los investigadores utilizaron el modelo CESM2 para simular temperaturas durante el Eoceno temprano, una época en que las selvas tropicales prosperaron en los trópicos del Nuevo Mundo, según la evidencia fósil.

Pero el modelo CESM2 proyectó temperaturas de la tierra del Eoceno Temprano superiores a 55 grados Celsius en los trópicos, que es mucho más alta que la tolerancia a la temperatura de la fotosíntesis de las plantas, lo que está en conflicto con la evidencia fósil.

En promedio en todo el mundo, el modelo proyectó temperaturas de la superficie al menos 6o más cálidas que las estimaciones basadas en evidencia geológica.

"Algunos de los modelos más nuevos utilizados para hacer predicciones futuras pueden ser demasiado sensibles a los aumentos en el dióxido de carbono atmosférico y, por lo tanto, predecir demasiado calentamiento", apunta Chris Poulsen, profesor del Departamento de Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente de la UM y uno de los estudios del estudio, junto con el investigador postdoctoral de la UM Jiang Zhu y Bette Otto-Bliesner, del Centro Nacional de Investigación Atmosférica.

El equipo asegura que su estudio muestra cómo la evidencia geológica se puede utilizar para comparar los modelos climáticos y las predicciones del calentamiento futuro.

El nuevo estudio se centra en un parámetro climático clave llamado sensibilidad climática de equilibrio, o ECS, que se refiere al cambio a largo plazo en la temperatura global que resultaría de una duplicación sostenida, que dura cientos a miles de años, de dióxido de carbono que atrapa el calor por encima del nivel de referencia preindustrial de 285 partes por millón.

El nivel actual de CO2 es de aproximadamente 410 ppm, y los científicos del clima dicen que las concentraciones atmosféricas podrían alcanzar las 1.000 ppm para el año 2100 si no se hace nada para limitar las emisiones de carbono de la quema de combustibles fósiles.

Durante décadas, la mayoría de los principales modelos climáticos predijeron una sensibilidad climática de equilibrio de alrededor de 3 grados, con un rango de 1,5 a 4,5 grados.

Pero eso cambió recientemente con algunos de los modelos climáticos más nuevos que participan en CMIP6.

El Proyecto de intercomparación de modelos acoplados (CMIP) es un esfuerzo coordinado internacionalmente entre instituciones de ciencias climáticas, y ahora se encuentra en su sexta fase.

El próximo informe de evaluación del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, que debe presentarse el próximo año, se basará en los modelos CMIP6.

Diez de los 27 modelos CMIP6 tienen una sensibilidad climática de equilibrio superior a 4,5 grados, lo que significa que son más sensibles a los aumentos de CO2 que la mayoría de los modelos de la generación anterior.

El modelo CESM2 (Community Earth System Model, versión 2) probado por el equipo de investigación dirigido por la UM es uno de esos modelos CMIP6 y tiene una sensibilidad climática de equilibrio de 5,3 grados.

El predecesor de CESM2, el modelo CESM1.2, hizo un trabajo notablemente bueno simulando temperaturas durante el Eoceno temprano, según los investigadores. Tiene una sensibilidad climática de equilibrio de 4,2 grados.

"Nuestro estudio implica que la sensibilidad climática de CESM2 de 5,3 grados es probablemente demasiado alta. Esto significa que su predicción del calentamiento futuro bajo un escenario de alto CO2 también sería demasiado alta", señala Zhu.

"Determinar si la alta sensibilidad climática en los modelos CMIP6 es realista es de enorme importancia para anticipar el calentamiento futuro y hacer planes de adaptación", alade Otto- Bliesner, de NCAR.

Las simulaciones del equipo del Eoceno temprano incorporaron las últimas reconstrucciones paleoclimáticas e incluyeron datos sobre paleogeografía, cobertura vegetal y propiedades de la superficie terrestre.

Las reconstrucciones de los niveles de dióxido de carbono atmosférico a partir de ese momento son anteriores a los registros del núcleo de hielo y se basan en proxies geoquímicos y paleobotánicos.

El Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, finalizado en 2014, dijo que el aumento de la temperatura de la superficie global para fines del siglo XXI probablemente supere los 1,5 grads en relación con el período de 1850 a 1900 para la mayoría de los escenarios de emisiones, y es probable que exceda 2 grados para algunos escenarios de emisiones.

Las proyecciones en esa evaluación se basaron en la generación anterior de modelos CMIP, conocidos como modelos CMIP5. Los nuevos modelos CMIP6 probablemente conducirán a proyecciones de un calentamiento aún mayor.

El objetivo de temperatura a largo plazo del acuerdo climático de París es mantener el aumento de la temperatura promedio global muy por debajo de los 2 grados por encima de los niveles preindustriales y continuar los esfuerzos para limitar el aumento a 1,5 grados centígrados.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo