logo
Noticias 30/07/2020

Filipinas.- La periodista Maria Ressa pide el archivo de la segunda denuncia por ciberdifamación presentada contra ella

MANILA, 30 (DPA/EP) La periodista filipina Maria Ressa ha solicitado a los fiscales que archiven la segunda denuncia por ciberdifamación presentada contra ella por un empresario cuya primera demanda llevó a que fuera condenada en junio.

MANILA, 30 (DPA/EP)

La periodista filipina Maria Ressa ha solicitado a los fiscales que archiven la segunda denuncia por ciberdifamación presentada contra ella por un empresario cuya primera demanda llevó a que fuera condenada en junio.

Ressa, directora del diario digital Rappler y que ha sido objetivo de los ataques del presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha afirmado que las acusaciones del empresario Wilfredo Keng en la nueva demanda son “falsas y maliciosas”.

La denuncia se basa en un mensaje con capturas de pantalla de un artículo de 2002 en el diario ‘The Philippine Star’, en el que supuestamente se vincularía a Keng con el asesinato de un ex alto cargo local en Manila. El artículo mencionaba que Keng era sospechoso de estar implicado en actividades ilegales.

En su declaración jurada contra la nueva demanda, Ressa argumenta que la nueva denuncia debería ser archivada por “una completa falta de mérito” y señala que la ley de ciberdelitos solo puede ser aplicada a los autores originales del supuesto contenido difamatorio y no a aquellos que lo reciben o reaccionan ante ese material.

“Respetuosamente declaro que todas mis acciones fueron acordes con la ley y el ejercicio legal de mi derecho a expresar libremente mis ideas y pensamientos”, indica. Ressa explica que compartió el artículo porque lo consideró de interés público y que se trataba de una noticia “puramente informativa y que no contiene imputaciones difamatorias que puedan considerarse injuria”.

El 15 de junio, Ressa y el exinvestigador de Rappler fueron condenados por ciberdifamación en un proceso distinto que surgió de otra denuncia presentada por Keng y fueron condenados a hasta seis años de prisión. Ese primer caso surgió de un artículo publicado en Rappler en mayo de 2012, en el que supuestamente se vinculaba a Keng con el tráfico de personas y de drogas.