Salud.-Desarrollan un anticoagulante sintético que no causa efectos secundarios hemorrágicos

Los pacientes que sufren de trombosis, embolia pulmonar o accidente cerebrovascular generalmente reciben medicamentos que ayudan a que su sangre fluya mejor. Ocupar una gran parte del mercado de fármacos, los anticoagulantes puede evitar que se formen o se agranden los coágulos sanguíneos y, por lo tanto, puede ayudar a recuperarse de defectos cardíacos o prevenir complicaciones adicionales.

Por Europa Press

MADRID, 05 (EUROPA PRESS)

Los científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) han desarrollado un anticoagulante sintético que, a diferencia de resto, no causa efectos secundarios hemorrágicos. La molécula, altamente potente, selectiva y estable, puede suprimir la trombosis mientras deja que la sangre coagule normalmente después de una lesión, según publican en la 'Nature Communications'.

Los pacientes que sufren de trombosis, embolia pulmonar o accidente cerebrovascular generalmente reciben medicamentos que ayudan a que su sangre fluya mejor. Ocupar una gran parte del mercado de fármacos, los anticoagulantes puede evitar que se formen o se agranden los coágulos sanguíneos y, por lo tanto, puede ayudar a recuperarse de defectos cardíacos o prevenir complicaciones adicionales.

Pero, como los anticoagulantes funcionan al bloquear las enzimas que ayudan a detener el sangrado después de una lesión, prácticamente todos los disponibles en la actualidad pueden provocar hemorragias graves e incluso mortales después de una lesión.

El problema permaneció sin resolver hasta hace unos años, cuando se realizó un estudio en ratones que habían sido modificados genéticamente para ser deficientes en una enzima que normalmente ayuda a coagular la sangre. La enzima se llama factor de coagulación XII (FXII), y los ratones sin la enzima tenían un riesgo muy reducido de trombosis sin tener efectos secundarios hemorrágicos. El descubrimiento desencadenó una carrera por los inhibidores de FXII.

Participando en esa carrera, el Laboratorio de Proteínas y Péptidos Terapéuticos del Profesor Christian Heinis en la EPFL ha desarrollado el primer inhibidor sintético de FXII, que tiene alta potencia, alta selectividad y es altamente estable, con una vida media en plasma de más de 120 horas. El estudio es el resultado de una extensa colaboración con otros tres laboratorios en Suiza y los Estados Unidos.

"El inhibidor de FXII es una variación de un péptido cíclico que identificamos en un grupo de más de mil millones de péptidos diferentes, utilizando una técnica llamada presentación de fagos", apunta Heinis.

Luego, los investigadores mejoraron el inhibidor al reemplazar minuciosamente varios de sus aminoácidos naturales por otros sintéticos. "Esta no fue una tarea rápida; tomó más de seis años y dos generaciones de estudiantes de doctorado y postdoctorados para completar", reconoce.

Con un potente inhibidor de FXII en la mano, el grupo de Heinis quería evaluarlo en modelos de enfermedad reales. Para hacer esto, se unieron con expertos en modelado de sangre y enfermedades en el Hospital Universitario de Berna (Inselspital) y la Universidad de Berna.

Trabajando con el grupo de la profesora del Inselspital Anne Angellillo-Scherrer, demostraron que el inhibidor bloquea eficazmente la coagulación en un modelo de trombosis sin aumentar el riesgo de hemorragia.

Luego evaluaron las propiedades farmacocinéticas del inhibidor con el grupo del profesor Robert Rieben, de la Universidad de Berna. "Nuestra colaboración descubrió que es posible lograr una anticoagulación sin sangrado con un inhibidor sintético", dice Heinis.

"El nuevo inhibidor FXII es un candidato prometedor para la tromboprotección segura en los pulmones artificiales, que se utilizan para cerrar el tiempo entre la insuficiencia pulmonar y el trasplante de pulmón –señala Heinis–. En estos dispositivos, el contacto de las proteínas de la sangre con superficies artificiales como la membrana del oxigenador o el tubo puede causar la coagulación de la sangre".

Conocido como "activación por contacto", esto puede provocar complicaciones graves o incluso la muerte y limita el uso de pulmones artificiales durante más de unos pocos días o semanas.

Para probar la efectividad del inhibidor FXII en pulmones artificiales, el grupo de Heinis recurrió al profesor Keith Cook, de la Universidad Carnegie Mellon, en Estados Unidos, un experto en ingeniería de sistemas pulmonares artificiales.

El grupo de Cook probó el inhibidor en un modelo de pulmón artificial y descubrió que reducía eficientemente la coagulación de la sangre, todo sin efectos secundarios de sangrado.

El único problema es que el inhibidor tiene un tiempo de retención relativamente corto en el cuerpo: es demasiado pequeño y los riñones lo filtrarían. En el contexto de los pulmones artificiales, esto significaría una infusión constante, ya que suprimir la coagulación de la sangre durante varios días, semanas o meses requiere un tiempo de circulación prolongado.

Pero Heinis es optimista: "Estamos arreglando esto. Actualmente estamos diseñando variantes del inhibidor FXII con un mayor tiempo de retención", avanza.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo