logo
Noticias 17/12/2020

Irak.- Las YPG rechazan las acusaciones de Irak y niegan haber atacado a las fuerzas del Kurdistán iraquí desde Siria

Recalca su “respeto a la autonomía” del Kurdistán iraquí y pide resolver los problemas con diálogo

Recalca su “respeto a la autonomía” del Kurdistán iraquí y pide resolver los problemas con diálogo

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

La milicia kurdo-siria Unidades de Protección Popular (YPG) han rechazado este jueves las acusaciones de Irak y han negado haber llevado a cabo un ataque contra las fuerzas de seguridad de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí en territorio del país vecino.

“Nuestras fuerzas no han atacado a las fuerzas de seguridad de la Región del Kurdistán Iraquí y una vez más declaramos que respetamos su autonomía”, ha señalado el mando general de las YPG a través de un comunicado publicado en su cuenta en la red social Facebook.

“Nuestras fuerzas no han llevado a cabo ningún ataque unilateral contra ninguna base o posición de los peshmerga en los alrededores de Sihela”, ha manifestado, antes de recalcar que “no hay razones para que unidades responsables de proteger las fronteras de Rojava –las áreas de Siria de mayoría kurda– ataquen a las fuerzas de seguridad del Gobierno regional del Kurdistán (iraquí)”.

Así, ha hecho hincapié en que “hay informaciones de los medios presentando la situación en la frontera como un caos, lo que son afirmaciones falsas”, al tiempo que ha achacado lo sucedido a “una falta de comunicación y coordinación” entre las YPG y las autoridades del Kurdistán iraquí.

“Nosotros, las YPG, respetamos la autonomía del Kurdistán iraquí y pedimos al Gobierno regional que abandone su postura agresiva y provocativa hacia la Administración Autónoma para el Norte y el Este de Siria (AANES)”, ha destacado.

“Todos los asuntos deben resolverse a través del diálogo entre las partes”, han apuntado las YPG, que han recordado los “esfuerzos y coordinación durante los últimos años” entre el Gobierno de la región semiautónoma y la AANES, especialmente en la “lucha conjunta” contra el grupo yihadista Estado Islámico.

El comunicado ha sido publicado un día después de que el primer ministro de Irak, Mostafá al Kazemi, encabezara una reunión del Consejo de Seguridad Nacional tras un ataque supuestamente ejecutado por las YPG en una zona fronteriza, en medio de las tensiones entre el Gobierno de la región semiautónoma del Kurdistán y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Así, Al Kazemi dio orden de que se adopten todas las medidas legales para evitar la repetición de este tipo de incidentes, después de que el viceministro de Asuntos de los Peshmerga del Gobierno del Kurdistán iraquí, Sarbast Lazgin, confirmara el incidente.

“Queremos abordar los problemas de forma pacífica, a través del diálogo, pero parece ser que Rojava no puede alejarse de la ideología de Qandil”, manifestó Lazgin, citando así una de las zonas del Kurdistán iraquí en la que el PKK cuenta con sus principales bases en territorio iraquí.

“Esto pudo verse en el tuit de Mazul Abdi”, dijo, según la cadena de televisión kurda Rudaw. Abdi, comandante de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) –encabezadas por las YPG–, cargó el martes contra el Partido Democrático del Kurdistán (KDP) tras los nuevos enfrentamientos registrados el domingo entre el grupo y el PKK, en medio del aumento de las tensiones entre estas formaciones.

En este sentido, Lazgin reiteró que las autoridades regionales “quieren que el PKK abandone la región del Kurdistán”. “Hemos soportado muchos daños a causa de su presencia”, dijo, antes de matizar que el Gobierno regional “no tiene intención” de iniciar combates con el grupo para lograr este objetivo y apostar por la vía pacífica.

ERDOGAN PIDE LUCHAR CONTRA “ENEMIGOS COMUNES”

Por su parte, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha destacado durante la jornada tras una reunión con Al Kazemi que ambos países han acordado seguir luchando contra “los enemigos comunes”, entre los que ha citado al PKK y a Estado Islámico, según la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.

Al Kazemi ha expresado además la voluntad de Bagdad de estrechar sus lazos con Ankara y ha hecho hincapié en que las autoridades del país “no permitirán ningún acto que amenace a Turquía desde tierras iraquíes”.

El primer ministro iraquí, que ha confirmado que su visita llega a invitación de Erdogan y para “confirmar la profundidad de los lazos” bilaterales, al tiempo que ha invitado al presidente turco a realizar un viaje oficial a Bagdad, según ha informado la agencia iraquí de noticias NINA.

“Hemos discutido asuntos de interés común. Se ha hecho énfasis en consolidar la cooperación a partir del respeto mutuo, la no interferencia en los asuntos internos y la cristalización de las posiciones unificadas hacia los problemas regionales”, ha explicado.

La reunión ha llegado un día después de que el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, expresara su apoyo a Bagdad en sus esfuerzos contra el PKK. “Siempre hemos defendido la integridad territorial y política de Irak y seguiremos haciéndolo”, arguyó durante una rueda de prensa junto a su homólogo iraquí, Fuad Husein.

“No queremos que Irak sea una zona de conflicto entre distintas partes o países”, señaló. Turquía ha incrementado durante los últimos meses sus bombardeos contra posiciones del PKK tanto en el país como en el norte de Irak, lo que ha provocado protestas de Bagdad a causa de la muerte de civiles en algunos de estos ataques.

De esta forma, Cavusoglu puntualizó que “la organización terrorista PKK no representa a los kurdos y, de hecho, es enemiga de los kurdos”. “Atacan a los kurdos en Turquía, Siria e Irak que no les obedecen. Por eso atacaron recientemente a los kurdos en el norte de Irak”, remachó.

AUMENTO DE LAS TENSIONES

Las tensiones han ido al alza entre el Gobierno del Kurdistán iraquí y el PKK durante los últimos meses, si bien sus disputas se retrotraen décadas, especialmente por el control de territorios en la región y por los lazos entre el KDP y Turquía.

Así, las fuerzas de seguridad de la región semiautónoma y el PKK protagonizaron a principios de noviembre varios enfrentamientos que hicieron saltar las alarmas y llevaron a la Presidencia regional a hacer un llamamiento a “evitar una guerra civil”.

Los combates más graves entre las partes tuvieron lugar en 2017, cuando cinco combatientes murieron en enfrentamientos entre los ‘peshmerga’ y las Unidades de Resistencia de Sinyar (YBS) –vinculadas al PKK– en la localidad de Janasur, situada en la región de Sinyar.

La presencia de las HPG en Sinyar ha sido foco de tensión especialmente desde que el primer ministro del Kurdistán iraquí, Nechirvan Barzani, reclamara en diciembre de 2016 su retirada de la ciudad, amenazando con hacer uso de la fuerza.

En respuesta, el brazo armado del PKK rechazó las amenazas, reiterando que permanecería en la ciudad para proteger a la minoría yazidí de posibles ataques de Estado Islámico, que se hizo con la ciudad en agosto de 2014 tras la retirada de los ‘peshmerga’. Finalmente, fueron expulsados en noviembre de 2015 tras una ofensiva en la que participaron combatientes del PKK y milicianos asociados.

La situación está relacionada además con las tensiones entre el Partido Democrático del Kurdistán de Siria (PDKS), brazo político de los Peshmerga de Rojava –apoyado por el Kurdistán iraquí–, y el Partido Unión Democrática (PYD), el principal partido kurdo de Siria.

Las administración del PYD en las zonas kurdas del noreste de Siria había rechazado durante los meses anteriores la entrada de las fuerzas del PDKS en la región si no eran puestas bajo mando de su brazo armado, las YPG, principal elemento de las FDS, respaldadas por Estados Unidos.

Por otra parte, las autoridades del Kurdistán iraquí han reclamado en varias ocasiones al PKK que se retire de sus bases en la zona debido a los bombardeos que ejecuta de forma casi diaria Turquía contra las mismas, que han causado víctimas civiles. Ankara considera al PKK como un grupo terrorista, al igual que Estados Unidos y la Unión Europea (UE).