logo
Noticias 18/12/2020

Turquía.- Turquía dice que “el mayor problema” con EEUU es su apoyo a las FDS y no el sistema antiaéreo S-400

El Gobierno de Turquía ha afirmado este viernes que “el mayor problema” con Estados Unidos deriva del apoyo de Estados Unidos a las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), encabezadas por la milicia kurdo-siria Unidades de Protección Popular (YPG), y no del sistema antiaéreo S-400, cuya compra por parte de Ankara ha llevado a Washington a anunciar sanciones contra el país.

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Turquía ha afirmado este viernes que “el mayor problema” con Estados Unidos deriva del apoyo de Estados Unidos a las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), encabezadas por la milicia kurdo-siria Unidades de Protección Popular (YPG), y no del sistema antiaéreo S-400, cuya compra por parte de Ankara ha llevado a Washington a anunciar sanciones contra el país.

“El mayor problema entre nosotros no es el S-400, es la organización terrorista YPG. Debemos empezar por ahí. Nuestros amigos estadounidenses deben dar respuesta a esto. Tenemos que ser capaces de darle un nombre”, ha dicho el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, en una entrevista concedida al diario turco ‘Hurriyet’.

Turquía considera a las YPG como la filial siria del grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), con presencia en el país y ha incluido a ambos grupos en su lista de organizaciones terroristas. Asimismo, ha criticado a Estados Unidos por su apoyo a las FDS, clave en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico en Siria.

En este sentido, el Ejecutivo turco ha lanzado varias operaciones en los últimos años contra las YPG en el norte y el noreste de Siria, con apoyo de diversos grupos rebeldes a los que respalda, con el objetivo declarado de luchar contra el terrorismo y alejar al grupo de la frontera. El Ejército turco mantiene desplegados militares en estas zonas en este contexto.

Por otra parte, Akar ha incidido en que “las sanciones no son correctas”, dado que “dañan la confianza y la amistad”, por lo que ha pedido a Estados Unidos que “dé marcha atrás en la decisión y se centre en el medio y largo plazo a través del sentido común”.

“Queremos que nuestros amigos estadounidenses sean objetivos. Esto significa resolver nuestros problemas a través del diálogo, el compromiso y la tolerancia”, ha dicho, antes de recalcar que Turquía ha comprado el sistema S-400 a Rusia “para usarlo”.

“Exportar los sistemas a otro país está fuera de las posibilidades. Los rusos no estarán implicados cuando los usemos. La autorización del sistema y el control de mando estará bajo nuestro control”, ha recalcado, ante las preocupaciones de Washington por la posibilidad de que Moscú obtenga información a través de este sistema.

Las palabras de Akar han llegado un día después de que el ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, asegurara que Ankara que no dará marcha atrás en su decisión de comprar a Rusia este sistema de defensa antiaéreo S-400 a pesar de las sanciones.

Las sanciones, anunciadas el lunes, afectan a la Presidencia de Industrias de Defensa (SSB) e incluyen “una prohibición de todas las licencias y autorizaciones de exportación a la empresa y la congelación de los bienes y la restricción del visado de Ismail Demir, presidente de la SSB, y de otros oficiales.

Pompeo dijo el lunes que las sanciones fueron impuestas debido a que, “a pesar de las advertencias” de Washington, “Turquía ha procedido a la compra y a realizar pruebas con el sistema S-400 de Rusia” e hizo hincapié en que el mismo “pone en peligro la seguridad de la tecnología y el personal militar estadounidense”.

En esta misma línea, recordó que la compra de este sistema ya provocó en 2019 que Turquía fuera suspendida del programa del F-35 desarrollado por la OTAN argumentando que no puede coexistir con una plataforma rusa de recopilación de información de Inteligencia dado que sería utilizada para aprender sobre sus capacidades avanzadas.

Las autoridades turcas compraron el sistema antiaéreo S-400 el año pasado y el 17 de octubre llevaron a cabo su primera prueba con los misiles tierra-aire de este sistema. El S-400 es considerado uno de los mejores sistemas defensivos de su tipo con capacidad para disparar a objetivos aéreos a 400 kilómetros de distancia.

Estados Unidos y Turquía han protagonizado varios encontronazos en los últimos años, en parte por la detención de varios estadounidenses en el país y la negativa de Washington de detener y extraditar al clérigo Fetulá Gulen, que vive en Pensilvania y al que acusa del intento de golpe de Estado de 2016.

Asimismo, Washington se ha mostrado crítico con las actividades de exploración de Turquía en el Mediterráneo oriental, que han provocado tensiones con Grecia, que ha recibido el apoyo de la Unión Europea (UE).