logo
ALEX MCBRIDE / ALEX MCBRIDE - Archivo / Europa PressALEX MCBRIDE / ALEX MCBRIDE - Archivo / Europa Press
Noticias 22/12/2020

Armenia.- La oposición instala tiendas de campaña en Ereván para exigir la renuncia de Pashinián

Miles de personas se han congregado este martes en el centro de Ereván para exigir la dimisión del primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián, a quien consideran un “traidor” por el acuerdo de alto el fuego firmado con Azerbaiyán en el reciente conflicto en Nagorno Karabaj y algunos de ellos han procedido a instalar tiendas de campaña.

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Miles de personas se han congregado este martes en el centro de Ereván para exigir la dimisión del primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián, a quien consideran un “traidor” por el acuerdo de alto el fuego firmado con Azerbaiyán en el reciente conflicto en Nagorno Karabaj y algunos de ellos han procedido a instalar tiendas de campaña.

En declaraciones a la agencia rusa TASS, Ishjan Saghatelián, de la Federación Revolucionaria Armenia (FRA), ha indicado que la intención es permanecer durante la noche en la Plaza de la República, situada frente a la sede del Gobierno. “Ya hemos instalado tiendas de campaña y nos quedaremos lo que haga falta, en particular durante la noche”, ha asegurado.

“Pashinián tiene que marcharse”, ha defendido el dirigente opositor, explicando que la oposición ha pedido a la mayoría parlamentaria que se reúna esta tarde para discutir posibles salidas a la situación.

El lunes, el Movimiento de Salvación Nacional, que aglutina a más de una decena de partidos opositores, anunció la convocatoria para este martes de manifestaciones multitudinarias y actos de desobediencia civil.

Durante la protesta en Ereván, según informa la emisora Radio Free Europe, se han escuchado eslóganes de “Nikol, traidor” mientras agentes antidisturbios protegían las dependencias gubernamentales. Los manifestantes han conseguido bloquear además esta tarde una importante arteria de la capital.

Los líderes de la coalición opositora han prometido protestas diarias hasta que Pashinián ceda el poder a un Gobierno de transición encargado de organizar la celebración de elecciones parlamentarias anticipadas en el plazo de un año.

En este sentido, Vazgen Manukian, que ha sido designado por el movimiento opositor para encabezar dicho gobierno, ha instado a las Fuerzas Armadas y a la Policía a dejar de cumplir las órdenes del primer ministro y “unirse al pueblo”. “Cambiaos de bando para que podamos resolver esta cuestión hoy”, ha defendido ante la multitud en la Plaza de la República.

No obstante, por el momento Pashinián no parece dispuesto a ceder. Este mismo martes ha denunciado que la situación actual que atraviesa el país demuestra que “la ‘élite’ que se vio privada del poder en la revolución de 2018 está intentando vengarse”, en referencia a las protestas que le llevaron al cargo. Frente a ellos está el pueblo, que no quiere perder el estatus ganado en 2018, cuando se escuchó su voz.

En este sentido, en un mensaje publicado en su Facebook, ha recalcado que es “el pueblo el que tiene la última palabra” y ha asegurado que él hará “todo lo posible para que el pueblo no pierda la oportunidad de decir lo que opina”.

No obstante, ha añadido, “en estos momentos la prioridad para nosotros debe ser garantizar la seguridad exterior de Armenia y Artsaj –el nombre con el que se conoce a la autoproclamada república de Nagorno Karabaj– y la seguridad exterior no debería ser cuestionada de ninguna manera”.

Las hostilidades en Nagorno Karabaj concluyeron tras el acuerdo de alto el fuego firmado el 9 de noviembre por el primer ministro armenio y el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, bajo la mediación del mandatario ruso, Vladimir Putin.

El pacto establece el despliegue de 1.960 militares rusos como fuerzas de paz y la cesión a Azerbaiyán de más de un centenar de municipios de la región en disputa, de ahí que haya sido visto como una cesión por parte de Pashinián en Armenia.

Nagorno Karabaj forma parte oficialmente del territorio de Azerbaiyán pero tiene mayoría de población armenia y está controlada de facto por las autoridades armenias desde el final de la última guerra, en 1994.