logo
TOMÁŠ ALBRECHT / Europa PressTOMÁŠ ALBRECHT / Europa Press
Noticias 22/12/2020

Ciencia.-Refutada una vieja teoría sobre el canto de los pájaros y su hábitat

Un análisis de aves paseriformes en todo el mundo revela que la frecuencia con la que cantan depende principalmente del tamaño corporal, pero también está influenciada por la selección sexual.

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Un análisis de aves paseriformes en todo el mundo revela que la frecuencia con la que cantan depende principalmente del tamaño corporal, pero también está influenciada por la selección sexual.

El nuevo estudio de investigadores del Instituto Max Planck de Ornitología y sus colegas sugiere que las características del hábitat no afectan la frecuencia de los cantos, refutando así una vieja teoría.

Muchos animales usan señales acústicas para comunicarse. Estas señales han evolucionado para maximizar la efectividad de la transmisión y recepción de los sonidos, porque esto ayuda a encontrar pareja o evitar la depredación. Una de las características fundamentales de las señales acústicas es la frecuencia del sonido.

En los hábitats boscosos, las señales acústicas se atenúan debido a la absorción del sonido y la dispersión del follaje, lo que es particularmente problemático para los sonidos de alta frecuencia. Por lo tanto, una teoría de la década de 1970 predice que los animales que viven en hábitats con vegetación densa emiten sonidos de menor frecuencia en comparación con los que viven en áreas abiertas.

Un equipo de investigadores dirigido por Bart Kempenaers del Instituto Max Planck de Ornitología en Seewiesen y Tomás Albrecht de la Universidad Charles en Praha y la Academia Checa de Ciencias analizaron la variación en la frecuencia de canto de más de 5.000 especies de aves paseriformes, que abarcan el 85% de las todos los paseriformes y la mitad de todos los taxones de aves. El estudiante de doctorado Peter Mikula recopiló grabaciones de canciones principalmente de xeno-canto, un depósito de ciencia ciudadana de vocalizaciones de aves, y de la Biblioteca Macaulay del Laboratorio de Ornitología de Cornell.

Contrariamente a la teoría, el estudio revela que la frecuencia máxima del canto de los paseriformes no depende del tipo de hábitat. En todo caso, los datos sugieren que las especies que viven en hábitats densamente vegetados cantan a frecuencias más bajas, que es lo opuesto a lo que se predijo. Como se esperaba a partir de los principios físicos básicos, los investigadores encontraron una fuerte relación entre la frecuencia de la canción y el tamaño del cuerpo y un efecto de ascendencia compartida. “Ambos limitan el rango de frecuencias de sonido que puede producir un animal”, dice en un comunicado el primer autor Peter Mikula. Las especies más pesadas cantan a frecuencias más bajas simplemente debido a las estructuras vibratorias más grandes del aparato vocal.

El estudio revela además que las especies en las que los machos son más grandes que las hembras producen canciones con frecuencias más bajas de lo esperado por su tamaño. “Esto apoya la hipótesis de que la frecuencia de las señales acústicas se ve afectada por la competencia por el acceso a las parejas”, dice Bart Kempenaers. La frecuencia de la canción puede actuar como un indicador del tamaño de un individuo y, por lo tanto, de su dominio o habilidades de lucha. Por lo tanto, la frecuencia de las canciones podría influir en el éxito reproductivo a través de la competencia con otros machos o incluso porque influye en el atractivo de los machos para las hembras.

“Nuestros resultados sugieren que la variación global en la frecuencia del canto de los paseriformes es impulsada principalmente por la selección natural y sexual que causa cambios evolutivos en el tamaño del cuerpo más que por la selección relacionada con el hábitat en la propagación del sonido”, resume Tomás Albrecht.