logo
Noticias 22/12/2020

Sudán/Etiopía.- Sudán y Etiopía inician contactos para demarcar su frontera tras los últimos enfrentamientos

Los gobiernos de Sudán y Etiopía han iniciado conversaciones de cara a un proceso para demarcar su frontera a raíz de los recientes enfrentamientos en esta zona y de que Jartum denunciara un ataque la semana pasada por parte de fuerzas etíopes que se había saldado con la muerte de cuatro militares.

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Los gobiernos de Sudán y Etiopía han iniciado conversaciones de cara a un proceso para demarcar su frontera a raíz de los recientes enfrentamientos en esta zona y de que Jartum denunciara un ataque la semana pasada por parte de fuerzas etíopes que se había saldado con la muerte de cuatro militares.

Los primeros ministros de Sudán y Etiopía, Abdalá Hamdok y Abiy Ahmed, respectivamente, mantuvieron el domingo un encuentro en Yibuti para abordar la situación, lo que se ha visto seguido por el desplazamiento a Jartum de una delegación encabezada por el ministro de Exteriores etíope, Demeke Mekonen.

Según las informaciones recogidas por la agencia estatal sudanesa de noticias, SUNA, durante los encuentros que mantendrá la delegación etíope con las autoridades de Sudán se discutirán asuntos relativos a la frontera y una fecha para el inicio de los trabajos de demarcación fronteriza.

Así, el portavoz del Ministerio de Exteriores etíope, Dina Mufti, ha destacado que ambos países han acordado resolver “de una vez por todas” los problemas en la frontera y de forma pacífica, antes de achacar a “enemigos” de Etiopía un intento para dañar los lazos bilaterales.

Dina ha asegurado que el incidente de la semana pasada fue “un ataque desde el lado inferior de la estructura sudanesa” que ha desvinculado del Gobierno, antes de incidir en que el problema será solucionado por la vía política, tal y como ha informado la cadena de televisión etíope Fana.

Sin embargo, fuentes militares citadas por el portal Sudan Tribune han apuntado que el lunes se produjeron nuevos enfrentamientos, esta vez en el área de Salam Bar, antes de agregar que en los mismos murió un militar sudanés. “El Ejército ha continuado sus operaciones militares para recuperar el control de las zonas agrícolas y ha penetrado en Gran Fashaga tras recapturar el área de Yebel Abú Teyor”, han detallado.

El Gobierno sudanés denunció el 16 de diciembre en un comunicado publicado por Hamdok que el ataque fue ejecutado contra una patrulla que “volvía a su base tras inspeccionar la zona en los alrededores de Yebel Abú Teyor, dentro de territorio sudanés”.

Fuentes militares sudanesas vincularon lo sucedido con un intento de estas fuerzas de impedir el despliegue del Ejército sudanés en zonas cultivadas por agricultores etíopes en territorio de Sudán, algo que fue permitido por el expresidente Omar Hasán al Bashir, derrocado en abril de 2019 en un golpe de Estado tras meses de movilizaciones en su contra, y sobre lo que las nuevas autoridades tienen una postura diferente.

En respuesta al incidente, Abiy aseguró que su Gobierno “está analizando de cerca el incidente con una milicia local en la frontera con Sudán”. “Estos incidentes no romperán el lazo entre nuestros dos países, ya que siempre usamos el diálogo para resolver los problemas”, dijo.

Por su parte, Dina manifestó en declaraciones a la cadena de televisión británica BBC que el incidente fue “una medida de precaución, después de que milicianos sudaneses intentaran cruzar la frontera para incautarse propiedades de agricultores etíopes”.

Así, argumentó que los hombres armados “entraron en campos de cultivo y se llevaron cosas”, antes de agregar que se adoptaron medidas para restaurar la situación. Pese a ello, recalcó que existe cooperación entre ambos países para resolver la situación, que ha achacado a diferencias en el seno de las autoridades sudanesas.

La tensión ha aumentado en la zona a raíz de la ofensiva de las fuerzas federales etíopes contra el Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF) en la región de Tigray, situada en el norte de Etiopía y en la frontera con Sudán, lo que ha provocado además que más de 50.000 personas hayan cruzado a territorio sudanés huyendo de los combates.

Las autoridades federales etíopes anunciaron a finales de noviembre el fin de la ofensiva en Tigray, iniciada el 4 de noviembre por orden de Abiy tras un ataque ejecutado por el TPLF, que gobernaba en la región, contra una importante base del Ejército en la capital regional, Mekelle.

La escalada bélica ha sido la culminación de un pulso que comenzó con la llegada al poder de Abiy, como primer oromo jefe de Gobierno. El TPLF fue el partido fuerte dentro de la coalición que gobernó Etiopía desde 1991, el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF), sustentada en las etnias.