logo
EL COMERCIO / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO / Europa PressEL COMERCIO / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO / Europa Press
Noticias 26/12/2020

Perú.- Asesinado en Perú un ecologista amenazado por traficantes de especies forestales

El activista ambientalista Jorge Muñoz Saavedra, ha sido hallado muerto con signos de violencia en un camino de Batán Grande, en el departamento de Lambayeque, en el norte de Perú. Muñoz había sido objeto de amenazas por las mafias dedicadas al tráfico de especies forestales.

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El activista ambientalista Jorge Muñoz Saavedra, ha sido hallado muerto con signos de violencia en un camino de Batán Grande, en el departamento de Lambayeque, en el norte de Perú. Muñoz había sido objeto de amenazas por las mafias dedicadas al tráfico de especies forestales.

Personal de Homicidios de la Policía Nacional investiga ya la muerte de Muñoz, cuyo cuerpo fue hallado el pasado martes después de tres días desaparecido. El cuerpo presenta una herida contusa en la cabeza y se practicará autopsia.

El director del Museo Nacional de Sicán, Carlos Elera Arévalo, ha explicado en declaraciones a la emisora RPP que Muñoz había recibido amenazas porparte de mafias dedicadas al tráfico de especies forestales y a la depredación del patrimonio arqueológico.

“El señor Jorge Muñoz venía siendo amenazado por traficantes de tierras, gente ligada a la minería ilegal por las canteras en zonas arqueológicas, además de gente que talaba bosques como el algarrobo y el zapote que protege el Estado. En ese sentido, invocamos a la Fiscalía para que investigue y logre dar con la gente que ha terminado con la vida de este héroe de la conservación del patrimonio cultural y natural”, ha apuntado.

Muñoz desapareció en la tarde del sábado 19 de diciembre cuando salió de su vivienda para dirigirse hacia el bosque porque escuchó el sonido de una motosierra.

La víctima pasó gran parte de su vida protegiendo el complejo Tambo Real, ubicado en el Parque Arqueológico de Batán Grande, un área de bosque seco donde crecen árboles endémicos como el zapote y el algarrobo y donde se encuentran aproximadamente 400 sitios arqueológicos.

El Ministerio del Ambiente de Perú ha exigido una profunda, oportuna y eficaz investigación sobre las causas y responsables de su muerte. “No deben quedar impunes las acciones criminales de personas dedicadas a la minería y tala ilegal, tráfico de especies forestales y la depredación del patrimonio arqueológico en Batán Grande”, ha apuntado el organismo.

También la Defensoría del Pueblo de Perú ha denunciado el asesinato y ha advertido del peligro que corren los defensores ambientales, por loq ue han emplazado a las autoridades a protegerlos “para que estos hechos no se repitan en nuestro país, a causa de actividades como la minería ilegal, la tala ilegal y el tráfico de tierras”.