logo
Noticias 27/12/2020

Turquía.- Turquía aprueba una polémica ley que incrementa el control del Gobierno sobre las organizaciones civiles

El Parlamento de Turquía ha aprobado este domingo una polémica ley que regula la actuación de las organizaciones de la sociedad civil y que para grupos humanitarios se trata de un ejercicio de control “arbitrario”.

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El Parlamento de Turquía ha aprobado este domingo una polémica ley que regula la actuación de las organizaciones de la sociedad civil y que para grupos humanitarios se trata de un ejercicio de control “arbitrario”.

La nueva regulación fue aprobada a última hora del sábado por mayoría formada por Justicia y Desarrollo (AKP), del presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, y el ultranacionalista Partido de Acción Nacionalista turco (MHP).

Los grupos de derechos humanos critican que la ley pueda violar el derecho a la libertad de asociación. Concretamente, el proyecto de ley podría “restringir arbitrariamente las actividades de las organizaciones no gubernamentales”, según la ONG pro Derechos Human Rights Watch (HRW). Según el grupo, las leyes de lucha contra el terrorismo se están empleando de manera indebida en Turquía, y la nueva legislación es ejemplo de ello.

El proyecto de ley tiene como objetivo, según las autoridades, ayudar a frenar ciertos modelos de financiación de grupos armados a través de estos grupos. Sin embargo, una gran parte de las disposiciones otorga a las autoridades mayores poderes para impulsar el escrutinio y el control sobre los grupos independientes de la sociedad civil, incluidas sus competencias para recibir fondos.

Según la agencia oficial de noticias turca Anatolia, el Parlamento votó a favor de ciertas disposiciones que otorgan al Ministerio del Interior el derecho de suspender a un miembro del grupo de su cargo si la persona está siendo investigada en virtud de la Ley de Prevención del Financiación del Terrorismo y en relación con sus actividades de la sociedad civil.

Ello le da al Ministerio el poder de suspender las actividades de toda una organización, en un acto que pasaría inmediatamente bajo el criterio de un tribunal. La corte, a su vez, tendría 48 horas para decidir sobre estos casos.