logo
Noticias 30/12/2020

Mozambique.- Mozambique teme que los proyectos de gas licuado sean objetivo de los islamistas tras los últimos choques

Las fuerzas de seguridad de Mozambique se han enfrentado este martes con presuntos insurgentes islamistas con motivo de un ataque perpetrado en las cercanías de un megaproyecto de gas natural licuado (GNL) en el norte del país, que sumado a otros recientes episodios de violencia en la zona hacen sospechar a las autoridades que este tipo de infraestructuras se han convertido en el objetivo de estos grupos armados.

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

Las fuerzas de seguridad de Mozambique se han enfrentado este martes con presuntos insurgentes islamistas con motivo de un ataque perpetrado en las cercanías de un megaproyecto de gas natural licuado (GNL) en el norte del país, que sumado a otros recientes episodios de violencia en la zona hacen sospechar a las autoridades que este tipo de infraestructuras se han convertido en el objetivo de estos grupos armados.

Según fuentes familiarizadas con el ataque, el asalto comenzó a primera hora de la mañana del martes en las localidades de Monjane, en el norte del país, a unos cinco kilómetros al sur de la planta de la petrolera francesa Total.

En respuesta al ataque, Total, detrás de una inversión que alcanza los 20.000 millones de dólares –la mayor del continente–, ha asegurado a la agencia de noticias Bloomberg que está monitorizando la situación en el área y que permanece en contacto con las autoridades del país.

También la semana pasada, las autoridades mozambiqueñas informaron de que sus fuerzas de seguridad había repelido un ataque de insurgentes en la ciudad de Mute, a unos 21 kilómetros al sur del proyecto, siendo el segundo ataque en la norteña provincia de Cabo Delgado de este mes de diciembre.

El presidente de Mozambique, Filipe Nyusi, destacó a mediados de diciembre que su Gobierno ha incrementado los contactos a nivel internacional para obtener ayuda en su lucha contra los grupos terroristas que operan en el norte del país, que han incrementado drásticamente sus ataques durante los últimos años.

La provincia de Cabo Delgado y otras zonas del norte del país son escenario desde octubre de 2017 de ataques obra de milicianos islamistas a los que popularmente se conoce como Al Shabaab, sin que estén relacionados con el grupo del mismo nombre que opera en Somalia, y que desde mediados de 2019 han sido reivindicados en su mayoría por Estado Islámico en África Central (ISCA).

La filial de Estado Islámico ha recrudecido sus acciones desde el pasado marzo y desde agosto controla la ciudad portuaria de Mocimboa da Praia, a unos 42 kilómetros al sur de Mute.

En las últimas semanas, ha intensificado sus ataques y ha llevado a cabo decenas de decapitaciones, generando una ola de desplazamientos. Según el Gobierno, unas 500.000 personas han abandonado sus hogares huyendo de la violencia.