logo
Noticias 31/12/2020

El Papa cierra un 2020 sin audiencias con fieles por la Covid, con una nueva encíclica y un encuentro con Pedro Sánchez

El Papa Francisco cerrará este miércoles un año 2020 marcado por la pandemia de la Covid-19, sin audiencias con público ni viajes internacionales, en el que ha escrito una encíclica, Fratelli Tutti, y ha recibido al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. El viernes estrenará un 2021 con la vista puesta en la reforma de la Curia Romana, que culminará con la aprobación de una nueva Constitución Apostólica, y con un viaje a Irak previsto para marzo.

ROMA, 31 (EUROPA PRESS)

El Papa Francisco cerrará este miércoles un año 2020 marcado por la pandemia de la Covid-19, sin audiencias con público ni viajes internacionales, en el que ha escrito una encíclica, Fratelli Tutti, y ha recibido al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. El viernes estrenará un 2021 con la vista puesta en la reforma de la Curia Romana, que culminará con la aprobación de una nueva Constitución Apostólica, y con un viaje a Irak previsto para marzo.

Tanto la agenda del Papa como los acontecimientos previstos en el Vaticano han estado marcados este año que termina por la irrupción de la pandemia de coronavirus. Varios eventos se suspendieron en su modalidad presencial y finalmente se celebraron virtualmente, como el ‘Global Compact on Education’ o el congreso ‘Economía de Francisco’.

Otras citas católicas de relieve también se han visto afectadas como la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) programada para realizarse en Lisboa en el año 2022 y que finalmente será en 2023; o el próximo Encuentro Mundial de las Familias, previsto para junio de 2021, que se aplaza hasta 2022.

Las citas públicas del Papa, que en marzo cumplirá su noveno año como sucesor de Pedro, también sufrieron cambios. El 7 de marzo, cuando el Gobierno italiano impuso estrictas medidas de confinamiento, el Vaticano canceló las audiencias generales de los miércoles, si bien el Papa continuó celebrando la catequesis semanal y el rezo del ángelus los domingos desde la biblioteca del Palacio Apostólico sin presencia de fieles, aunque pudieron verse en directo.

La Semana Santa se convirtió en la más telemática de la historia y en la más seguida por Internet y televisión. Sin fieles y sin los tradicionales rituales que convocaban a miles de personas, el Papa presidió los actos litúrgicos del Triduo en una solitaria basílica de San Pedro donde estaba presente el Crucifijo milagroso de la Iglesia de San Marcello al Corso, que fue llevado en procesión por los barrios de Roma durante la epidemia de peste del siglo XVI.

A principios de septiembre, tras seis meses sin mantener contacto alguno con los fieles, Francisco retomó las catequesis con público, aunque solo para 500 personas y sin contacto físico, pero un mes y medio después el Papa volvió a celebrar las audiencias generales de los miércoles desde la Biblioteca privada del Palacio Apostólico sin fieles después de que uno de los peregrinos resultara positivo.

Además, el pontífice fue criticado por no usar mascarilla en los eventos públicos, si bien siempre ha respetado las distancias de seguridad o el lavado de manos con gel desinfectante. El pasado 20 de octubre fue la primera vez que se le vio usando la mascarilla en un evento público. Se trataba de un acto para rezar por la paz en el mundo con líderes religiosos de otras confesiones, organizado por la Comunidad de San Egidio.

A este respecto, el Vaticano pondrá en marcha un plan de vacunación contra la Covid-19 en los primeros meses de 2021 de la que se podrán beneficiar tanto los trabajadores como todos los residentes del pequeño Estado del Vaticano, entre ellos el Papa. En total el territorio de la Santa Sede cuenta con unos 800 residentes efectivos, si bien los empleados que trabajan en alguno de los organismos de su jurisdicción suman cerca de 3000.

En todo caso, la pandemia no ha puesto freno a la labor de guía espiritual del Papa Francisco, que firmó en octubre su tercera encíclica ‘Fratelli Tutti’, en la que propone el ejercicio de una fraternidad abierta a todos que permita construir un mundo nuevo. Lo hizo en la localidad italiana de Asís, el primer viaje fuera de Roma desde que comenzó la pandemia.

REUNIÓN CON PEDRO SÁNCHEZ

En cuanto a su agenda de corte político, Francisco recibió al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, el 24 de octubre en el Vaticano, la primera reunión del Papa con un mandatario español en siete años que acabó con un insólito discurso en el que Francisco le alertó de que la política es servicio y va más allá de las maniobras.

Otro de los eventos que han marcado este año de pontificado han sido los escándalos financieros. El año 2019 se cerró con las oficinas de la Secretaría de Estado registradas por agentes de la Gendarmería del Vaticano.

Un año después, el caso de la compra opaca de un lujoso edificio en Londres, que habría provocado un agujero en las cuentas del Vaticano de entre 73 y 166 millones de euros, hizo dimitir al prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal Giovanni Angelo Becciu, que está siendo investigado por la fiscalía del Vaticano por haber supuestamente malversado fondos públicos.

Este caso también fue el detonante para que el Papa decidiera retirar el control y la gestión de los recursos económicos y financieros de la Secretaría de Estado. El histórico centro neurálgico de las operaciones del Vaticano tiene de plazo hasta enero para transferir todos sus fondos a la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (A.P.S.A.), el órgano que administra el patrimonio de la Santa Sede, que dirige Nuncio Galantino.

La operación –que incluye el Óbolo de San Pedro y el llamado ‘fondo discrecional’ del Santo Padre– estará guiada por una comisión formada por el prelado italiano, el Sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, el venezolano Edgar Peña Parra y el sacerdote español Juan Antonio Guerrero Alves, Prefecto de la Secretaría para la Economía.

POLÉMICA POR EL DOCUMENTAL ‘FRANCESCO’

En el ámbito cultural, en 2020, el estreno del documental ‘Francesco’, del ruso Evgeny Afineevsky, en el Festival Internacional de Cine de Roma trajo consigo una polémica acerca de unas declaraciones pronunciadas por el Papa sobre los derechos legales de los homosexuales.

“Las personas homosexuales tienen derecho a estar en una familia, son hijos de Dios, tienen derecho a una familia”, defendió el Papa. “Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil, tienen derecho a estar cubiertos legalmente. Yo defendí eso”, agregó en un fragmento del documental.

Sin embargo, según se demostró después, estas reflexiones formaban parte de una entrevista concedida en 2019 a la periodista mexicana, Valentina Alazraki, que fueron censuradas en un principio. El Vaticano aclaró que la posición del Papa sobre las uniones se refería a “determinadas disposiciones estatales” y no a la “doctrina de la Iglesia”.

RETOS EN 2021

De cara al nuevo año, el Papa tendrá grandes retos como aprobar la nueva Constitución Apostólica, el texto legislativo que sustituirá a la Pastor Bonus, promulgada por Juan Pablo en 1988.

Además de temas legislativos y de funcionamiento administrativo, la nueva ‘carta magna’ del Vaticano, que podría ser aprobada tras la próxima reunión de febrero, abordará la presencia de mujeres en puestos de dirección, la importancia del cuidado del medio ambiente o la atención al deporte.

Los principales ejes normativos que están vertebrando la nueva legislación son: la descentralización de la Curia Romana que se logrará a través de la implicación de los laicos, no solo como agentes pastorales sino también como responsables en puestos claves de la jerarquía de la Iglesia sobre todo en áreas relacionadas con las realidades temporales, no espirituales.

Otro de los eventos previstos en la agenda del pontífice para 2021 es su viaje a Irak, que tendrá lugar en marzo. La oficina de prensa del Vaticano no ha desvelado todavía las claves logísticas de esta visita que llevará al Papa a ser el primer pontífice en visitar ese país, cumpliendo el sueño de Juan Pablo II, que había planeado visitarlo a finales de 1999 pero que nunca llegó a hacerlo.