Rusia.- Simpatizantes de Navalni saldrán este domingo a las calles en un nuevo pulso contra el Kremlin

El encarcelado líder opositor ruso Alexei Navalni y el presidente ruso, Vladimir Putin, librarán una nueva batalla este domingo a través nuevas protestas a favor del activista en Moscú y otras ciudades del país tras las ocurridas el fin de semana pasado, que se saldaron con más de 3.400 detenidos y unos 40 policías heridos, tras una semana en la que Navalni ha comparecido por fin en público tras su detención el 17 de enero.

Por Europa Press

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

El encarcelado líder opositor ruso Alexei Navalni y el presidente ruso, Vladimir Putin, librarán una nueva batalla este domingo a través nuevas protestas a favor del activista en Moscú y otras ciudades del país tras las ocurridas el fin de semana pasado, que se saldaron con más de 3.400 detenidos y unos 40 policías heridos, tras una semana en la que Navalni ha comparecido por fin en público tras su detención el 17 de enero.

"No se puede asustar a las decenas de millones de personas que han sido robadas por las autoridades", declaró Navalni el pasado jueves durante su comparecencia virtual ante un tribunal de la región de Moscú. "Me alegra ver que cada vez más personas ven que la ley y la verdad están de nuestro lado, y que somos la mayoría", añadió.

Las autoridades ya están advirtiendo contra la participación en las protestas del domingo y la mayoría de los asesores de Navalni que aún no estaban en prisión fueron detenidos esta semana. Sin embargo, fuentes próximas al Gobierno ruso han reconocido a Bloomberg cierta preocupación y buscan formas de enfriar el descontento popular que ha estado hirviendo en medio de la caída de los ingresos y las restricciones del coronavirus.

AVALANCHA

"Navalny ha provocado una avalancha", considera Eugeni Gontmakher, un destacado economista ruso. "La gente ya estaba descontenta con la caída de sus ingresos y la pandemia", añade sobre la situación actual bajo Vladimir Putin, líder del gobierno más largo desde Stalin.

En julio, Putin impulsó cambios constitucionales que le permitirían permanecer como presidente hasta 2036. Su popularidad el año pasado cayó a un mínimo histórico en medio del bloqueo de Covid-19, pero desde entonces se ha recuperado un poco. Ha sobrevivido a varias oleadas anteriores de protestas contra el Kremlin y ha endurecido constantemente las restricciones a las manifestaciones públicas.

Navalny, de 44 años, fue detenido el 17 de enero al regresar a casa desde Alemania, donde se recuperó de un envenenamiento por un agente nervioso casi fatal que él y Occidente atribuyeron al servicio secreto de Putin. Su encarcelamiento provocó llamamientos de la comunidad internacional para su liberación inmediata, incluida una apelación esta semana en una llamada telefónica del presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Después de años de ignorar en gran parte al activista contra la corrupción, el Kremlin ha comenzado a intentar refutar sus acusaciones. A principios de esta semana, Putin denunció las protestas como "peligrosas" y desestimó las afirmaciones en un video publicado por Navalni de que posee un palacio gigante del Mar Negro de 1.300 millones de dólares. El clip tiene casi 100 millones de visitas.

El miércoles por la noche, la Policía detuvo al hermano de Navalni, Oleg, y a dos aliados, Liubov Sobol y Anastasia Vasilyeva, durante 48 horas bajo sospecha de haber violado las restricciones contra la COVID-19.

También abrieron una causa penal contra uno de los principales asesores del líder de la oposición, Leonid Volkov, alegando que alentaba a los menores a participar en las protestas no autorizadas. El propio líder de la oposición está acusado de violar la libertad condicional bajo una sentencia suspendida mientras se recuperaba del ataque de agosto en Alemania. Se enfrenta a una sentencia de prisión de tres años y medio en una audiencia del 2 de febrero.

La dura respuesta del Gobierno refleja la preocupación de que las manifestaciones estén mucho más extendidas que en el pasado, en opinión de Natalia Zubarevich, jefa de estudios regionales del Instituto Independiente de Política Social de Moscú. Aún así, espera que se desvanezcan como lo hicieron los anteriores. "Se desahogarán y se cansarán de salir a la calle", anticipa.

Pavel Malyi, un destacado banquero de inversiones que estuvo entre los manifestantes en Moscú hace una semana, dijo que una sensación de injusticia está impulsando a la gente. "Es necesario respetar los derechos básicos", dijo. "Quiero poder mirar a mis hijos a los ojos", añade.

Las encuestas ordenadas por el Kremlin están mostrando un creciente reconocimiento y apoyo para el activista, especialmente entre los jóvenes, según una persona familiarizada con las cifras, que no se han hecho públicas.

El aliado de Navalni, Volkov, considera que el fallo del jueves que lo mantuvo en la cárcel demuestra que los opositores a Putin no tienen otra opción que seguir manifestándose. "La calle tiene que tener la última palabra, no hay otra manera", aseveró en Twitter.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo