logo
La vacuna rusa fue la primera aprobada contra el nuevo coronavirus. / FOTO: CortesíaLa vacuna rusa fue la primera aprobada contra el nuevo coronavirus. / FOTO: Cortesía
Mundo 19/04/2021

Sputnik V alcanza 97% de efectividad, aseguran autoridades rusas

El biológico ruso se ubica como el de mayor protección y eficacia para combatir el Covid-19

Por : Issac Castañeda

El Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, en Rusia, dio a conocer que la efectividad de su vacuna Sputnik V alcanzó 97.6%, de acuerdo con los datos arrojados en las personas vacunadas en Rusia desde el año pasado.

El análisis fue  realizado con base en tres millones 800 mil vacunados en la nación europea. Las  fechas de esta cifra van desde el 5 de diciembre del 2020 hasta el 31 de marzo de 2021. En este país existe una campaña masiva de inmunización desde 2020. Por lo tanto pudieron detectar que la tasa de infección después de recibir la primer vacuna, a los 35 días, solo fue de 0.027%.

Así, el fármaco ruso, el primero aprobado contra el Covid-19 en el mundo, se alza como el de mayor efectividad y protección frente al nuevo coronavirus. Anteriormente, registraba casi 92%, según el estudio publicado en la prestigiosa revista Lancet

De esta forma, los resultados informados la colocan por encima del 95% de Pfizer y 94% de Moderna. Estas son las vacunas con mayor protección y tecnología en el mercado. 

No obstante, el biológico de la centro ruso utiliza un mecanismo diferente, pues esta diseñado para actuar mediante un vector adenoviral. Consiste en un virus similar al del resfriado en el cual se incuba una porción  genética del Covid-19. 

“La eficacia real de la vacuna Sputnik V puede ser incluso mayor de lo que demuestran los resultados de nuestro análisis. Ha confirmado una vez más su alta eficacia en la prevención de la infección por coronavirus”, dijo el  director del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, entidad encargada de su desarrollo.

Actualmente, la vacuna se ha aprobado en 60 países. Destaca Argentina, México, India, Hungría, Irán y Egipto. La Unión Europea se ha mostrado reticente para implementar su uso en los países del bloque, a pesar de la intercesión de Alemania con Vladimir Putin.