logo
La inauguración se anunció como un acto destacado. / FOTO: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COMLa inauguración se anunció como un acto destacado. / FOTO: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM
Mundo 04/05/2021

De la Línea 12 al Tren Maya, las empresas constructoras participan en la obra de AMLO

El consorcio de empresas que ganó la licitación de la Línea 12 del metro participa en uno de los proyectos más importantes del sexenio de AMLO

Tras el accidente ocurrido ayer por la noche en la Línea 12 del metro, en el que se desplomó una columna y con ella un tren entre la estación Olivos y Tezonco, se revivieron las inconsistencias relacionadas con la construcción de dicho proyecto a cargo del gobierno capitalino de Marcelo Ebrard.

Tres empresas fueron responsables de la obras, Ingenieros Civiles Asociados (ICA) en asociación con Alstom Mexicana y Carso Infraestructura, perteneciente a Carlos Slim, quien participa con sus compañías de construcción en una de las obras insignia de Andrés Manuel López Obrador, como el Tren Maya. Antes, también quiso formar parte del aeropuerto de Santa Lucía.

Actualmente, dos empresas del empresario Carlos Slim participan en el tramo 2 del Tren Maya, FCC Construcción y CICSA. A su vez, la constructora ICA ganó la licitación del tramo 4 del ambicioso proyecto del gobierno AMLO. En el caso de la francesa Alstom, proveería de los trenes como uno de los contratistas más importantes del proyecto.

En su momento, la alianza entre las tres empresas constructoras ganó la licitación de la Línea 12 por 17 mil 583 millones de pesos. Sin embargo, gracias al sobrecosto de la red de transporte de la Ciudad de México, la cifra ascendió a 26 mil millones de pesos, casi 48% extra.

Fallas de raíz

En este sentido, la aceleración de los trabajos provocó una Línea 12 con múltiples problemas estructurales. Primero, el más importante fue el desgaste ondulatorio de los rieles de la vía. También destacó el problema en más de 400 mil durmientes, es decir, los sostenes de las vías.

Al respecto, tuvieron que hacerse labores con el propósito de corregir los problemas entre agosto y octubre del 2013. No obstante, continuaron y el cierre debió ser total en 2014 desde Tláhuac hasta la estación Atlalilco.

Luego de las acciones judiciales presentadas por el gobierno de la ciudad contra las tres empresas, en 2017 se les sentenció al pago de aproximadamente 2 mil millones de pesos por las inconsistencias del proyecto. Sin embargo, lo ‘descontaron’ de los supuestos 6 mil millones de pesos por los trabajos extraordinarios en la Línea 12 del metro.