logo
El principal objetivo de Gas Bienestar será distribuir cilindros de gas / FOTO: DIEGO SIMÓN SÁNCHEZ /CUARTOSCURO.COMEl principal objetivo de Gas Bienestar será distribuir cilindros de gas / FOTO: DIEGO SIMÓN SÁNCHEZ /CUARTOSCURO.COM
Noticias 08/07/2021

Gas Bienestar representa un peligroso giro al pasado

La empresa estatal Gas Bienestar podría tener graves consecuencias a largo plazo, señalan especialistas consultados

La iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador de crear una empresa gasera estatal, llamada Gas Bienestar, pone a México en una peligrosa situación que podría endeudar a Pemex, además de las preocupaciones extranjeras por la “política energética nacionalista”, explicaron especialistas a Publimetro

Durante la conferencia de prensa de este jueves, López Obrador defendió la creación de la empresa, debido al alza en el precio del gas. “Hice el compromiso de que no iba a aumentar el precio de las gasolinas, del diésel, de la luz, del gas, y lo he logrado cumplir en gasolinas, en la luz, en el diésel, pero aquí no puedo, ¿por qué? Además, no hay ninguna razón, nada más es esto”, señaló. 

López Obrador explicó que Gas Bienestar será “una empresa del pueblo”. “Aunque digan los conservadores que es populismo, paternalismo, estatismo, como le llamen, pero no queremos, repito, esa libertad que les gusta, que es la del zorro en el gallinero. Entonces, tienen todo el mercado y hacen lo que quieren, ¿y el Estado dónde está? Quieren que se diluya y que nada más quede el mercado. No, eso era antes. Quieren que el Estado nada más esté entregándoles concesiones, entregándoles los bienes de la nación y que no promueva el desarrollo y que no cumpla con su responsabilidad social”

Afirmó que no será un control total del mercado. “Aquí no es: a ver, ya sólo Pemex va a vender y distribuir el gas. No. Van a seguir, pero ya se pasaron”.

Ante el anuncio del día anterior, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), -a la que López Obrador considera ‘un cero a la izquierda’- emitió un comunicado en el que explicó que “comparte la preocupación de los ciudadanos y del Ejecutivo Federal por que en México se ofrezcan energéticos de calidad a los mejores precios posibles”. 

“La Comisión ha sido enfática y vocal, en el marco de sus atribuciones, al emprender acciones tanto para investigar y, en su caso, sancionar conductas anticompetitivas, como para promover mayor competencia en los mercados de gasolina, diésel, gas LP, turbosina y electricidad. Es importante señalar que varias de las propuestas de política pública planteadas en años recientes por la Comisión, que pudieran estar en línea con las expuestas en fechas recientes por el titular del Ejecutivo Federal, no han sido instrumentadas ni en la pasada ni en la presente administración por las dependencias y organismos federales del sector”, destacó. 

En sí, el gobierno del presidente López Obrador ha destacado por una “política energética nacionalista”, la cual ha preocupado a Estados Unidos, según palabras de Katherine Tai, representante comercial de Estados Unidos, citada por la agencia AP.

La funcionaria dijo haberle planteado a México las preocupaciones de su gobierno sobre las políticas energéticas que favorecen a las compañías estatales. Esto, al término de una reunión en la Ciudad de México con la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, y la ministra de Comercio Internacional de Canadá, Mary Ng, para conmemorar el primer año del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Además de Gas Bienestar, López Obrador ha emprendido una campaña nacionalista para poner fin a las importaciones de gasolina y parar o reducir las exportaciones de petróleo crudo. Sus principales proyectos incluyen la construcción de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, y ha intentado frenar a las compañías extranjeras que construyeron parques eólicos y solares para generar electricidad en México. También ha suspendido la esperada licitación de contratos de exploración petrolera.

3 PREGUNTAS CON 

Carlos Alberto Bautista Pérez, especialista en comercio internacional, políticas económicas, derecho internacional, importaciones y exportaciones de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle.

¿Cómo está el mercado del gas en México y cómo surge la idea de Gas Bienestar? 

Tenemos que tomar en cuenta que el gas que se utiliza para uso doméstico es de dos tipos: el gas LP, que es licuado de petróleo, y el segundo es precisamente el gas natural. Son dos tipos de gas completamente diferentes. 

Cuando se llega a obtener el petróleo, se mezcla el gas LP con el propio petróleo. ¿Cuál es el problema que tiene? Que en México, con la tecnología que tenemos que es de finales de los 70 ‘s y principios de los años 80’ s, cuando se llega a separar el gas natural de lo que llega a ser directamente el gas LP del propio petróleo, se quema el gas LP. Por esa razón México llega a importar precisamente este gas LP. 

En las últimas semanas, ha habido una reactivación económica que ha generado una escasez de gas a nivel internacional y por lo tanto, al llegar a haber mayor demanda, automáticamente el precio ha aumentado. El problema que tenemos, y que es bastante grave, es que el gobierno mexicano pretende crear una empresa que se llama precisamente Gas Bienestar, que llegaría a vender el gas a precios preferentes. En este momento, Pemex no vende directamente el gas. Pemex importa el gas y a su vez lo llega a vender precisamente a las empresas gaseras, que se dedican a la distribución, ya sea en cilindros o en gas estacionario. 

Si Pemex pretende directamente llegar a venderlo y puede comprar el gas más caro y venderlo más barato, lo que ocasionaría que aumentara sus pérdidas.

¿Cuáles considera que son los pros y contras que tiene Gas Bienestar? 

Primero que nada, para el público en general sería una buena medida, porque obtendría gas a un precio muy barato. Pero a largo plazo sería peor porque el propio gobierno tendrá que dar subsidios y tendrá que aumentar los impuestos o aumentar la base recaudatoria, para absorber esas pérdidas. 

Pemex ya pasó por un modelo similar. ¿Qué ha cambiado ahora?

Para entender esto tenemos que  irnos precisamente al Pemex de finales de los 70’s, 80’s y principios de los años 90’s. En aquella época, Pemex era la única empresa que llegaba a vender hidrocarburos. No había libre competencia como la hay hoy en día con los particulares. 

¿Qué sucedía? Pemex podía asumir las pérdidas. Pero en aquella época le iba bien y no le afectaba tanto. Hoy en día, lo grave es que, en caso de que llegue a vender el precio del gas a un precio más barato de lo que lo llega a comprar, será cuando empiecen los problemas.

Te invitamos a consultar lo más visto en Publimetro

Iniciamos con:

Y también: