logo

Su triunfo en una de las alcaldías que concentran a la clase media alta de la Ciudad de México y del país representa enormes retos, expresó Mauricio Tabe Echartea, alcalde electo de Miguel Hidalgo.

Entre sus ejes de gobierno se encuentra mantener la calidad de vida de los habitantes de esta zona, mejorar los servicios urbanos y combatir la inseguridad que persiste en la demarcación.

El panista dice a Publimetro que no iniciará una cacería de brujas; sin embargo, precisa que no tolerará ningún acto irregular en su administración ni dará manga ancha a los excesos por servidores públicos.

Los vecinos de Miguel Hidalgo son muy críticos, ¿cuál será el diálogo con ellos?

— Son muy informados y atentos a lo que pasa, vamos a cuidar que el gobierno cumpla con todo lo que se prometió y que también se hagan las cosas y se hagan bien.

Pero lo que sí digo es que no vamos a prometer más de lo que se puede cumplir. Por eso importante el proceso de transición, para saber con qué recursos contamos, con qué capacidades y qué se le puede cumplir a los vecinos de la Miguel Hidalgo.

También los invitamos a pensar en un proyecto a largo plazo, que no será una visión de gobierno de corto plazo, porque vamos a tener un gobierno donde no abusen del espacio público, donde haya oportunidades para todos y exista legalidad. Se necesita transformar a la alcaldía.

Y, por supuesto, que no haya violaciones a los usos de suelo y todos esos problemas de los que tanto se han quejado los vecinos.

Mauricio Tabe
Foto: Ángel Cruz

¿Hay resistencia en esta transición con el alcalde y su equipo?

— Nosotros partimos de la buena fe de contar con la información; sin embargo, tenemos que preparar la llegada para trabajar para todos los vecinos de Miguel Hidalgo y, en ese sentido, estamos solicitando los recursos que hoy se cuentan.

Vamos a transmitir todas las sesiones del periodo de transición para que no se nos esconda nada, queremos que exista transparencia al 100%. No vamos a empezar a trabajar desde el primer día, ya estamos manos a la obra desde estos momentos.

Queremos que los vecinos sepan qué es lo que solicitamos y qué se nos entrega para tener certeza de todo lo que se dé a conocer. Estamos ocupados en transmitirles a los vecinos de qué se trata este proceso de transición.

No estamos de vacaciones, estamos marcando los criterios con los que se va a gobernar.

¿Qué te preocupa?

— Lo que a mí me preocupa es este proceso justamente, porque se genera una especie de desgobierno, queremos tener absolutamente toda la información del estado de la alcaldía que vamos a gobernar.

No queremos a los abusivos que se despachan con la cuchara grande en la alcaldía, ya mandamos la señal de que desarrollar y regular de forma ilegal tendrá un alto costo en la administración; lo vamos a politizar y señalar directamente.

Queremos evitar todo acto de corrupción en la demarcación, no queremos que se manipule la vía pública, que sigan las licencias impunidad, entre otras cosas que tanto daño han hecho a la ciudadanía.

¿Ya hablaste con Víctor Hugo Romo?

— No, para nada, aún no he podido conversar con él, aunque, al final de cuentas, el alcalde en turno es el que me tiene que entregar la demarcación, yo tengo que entenderme con el encargado del despacho que está ahora.

En su oportunidad tendré oportunidad de acercarme con él, pero en estos momentos es continuar con los trabajos que se realizan y, por supuesto, con los vecinos.

¿Cuáles son los retos en Miguel Hidalgo?

— No hay varitas mágicas, hay muy poco presupuesto y mucha burocracia, tenemos que trabajar con sociedad civil y tener mucho mayor incidencia, yo creo que su labor para hacer es de suma importancia por los contrastes que existen en la Ciudad de México.

Tenemos que cambiar el discurso de que no se puede, de que no hay oportunidades, un discurso que ha sembrado la 4T.

¿Qué te dicen los memes de que la CDMX se partió en dos?

— Esos memes forman parte del discurso de polarización. Lo que nosotros vimos en esta elección y en los resultados es un voto de castigo.

La ciudad no está escriturada para AMLO, ni para un partido o una ideología política, los ciudadanos de la capital del país son muy críticos y quieren gobiernos que respondan y se hagan responsables de sus actos.

¿Y la oposición?

— Lo que buscamos es compartir experiencias, aprender de los errores y establecer mecanismos de cooperación. Tenemos que entrarle en conjunto con el propio Gobierno de la Ciudad de México, y ojo, que no se busque la revancha política.

No queremos afectar al gobierno central, nos preocupan las señales de la jefa de gobierno. Insisto, estoy convencido de que trabajar en equipo da mejores resultados, a la jefa de gobierno le va a ir mejor si lo hace de esta manera.