logo
¿Con permiso? Los tiktokers convictos realizan transmisiones en vivo desde celdas y comparten su día a día al interior de los reclusorios. / FOTOS: PUBLIMETRO / Foto: Daniel Flores ¿Con permiso? Los tiktokers convictos realizan transmisiones en vivo desde celdas y comparten su día a día al interior de los reclusorios. / FOTOS: PUBLIMETRO  / Foto: Daniel Flores
ciudad 18/07/2021

Presos ‘tiktokers’ evidencian falta de controles en penales

Los contenidos creados por los presos tik tokers van desde mostrar sus actividades en la cárcel, recetas, hasta lujos

La red social TikTok ingresó a las cárceles de la Ciudad de México. Así lo han documentado varios presos que se han dado de alta en esta plataforma, donde revelan sus rutinas y hasta lujos.

Familiares de reclusos confirmaron a Publimetro que gracias a una cooperación que realizan de forma semanal, sus familiares tienen derecho a uso de celulares inteligentes y conexión de internet, así como de “otras comodidades”.

Pese a que este tipo acciones están prohibidas, el sistema penitenciario del Gobierno de la Ciudad de México tolera la existencia de varias cuentas de reos que comparten material desde sus celdas.

De acuerdo con la normatividad, en las cárceles mexicanas está “estrictamente” prohibido ingresar y hacer uso de dispositivos móviles; sin embargo, varios presos han logrado contar con un smartphone e internet.

Aunque tener un teléfono móvil en un reclusorio capitalino no es causal de una sanción mayor–debido a los dispositivos instalados hace más de seis años para bloquear las señales–, el Consejo Ciudadano de la CDMX reveló que este tipo de artefactos son utilizados para extorsionar vía telefónica, delito que se multiplicó 200% entre 2010 y 2016.

Cuentas como @eliburgos29 dan pistas de los internos que burlan la seguridad de los penales para mostrar el interior de sus celdas y objetos personales.

En estos materiales se puede apreciar con claridad cómo es la vida en prisión, debido a que se logra ver el tamaño reducido de las celdas y la falta de privacidad de los sanitarios al interior de las mismas.

Las grabaciones creadas por las personas privadas de su libertad también contienen recetas de cocina, cómo se realizan e incluso, rutinas deportivas y hasta denuncias, todo detrás de los barrotes de una celda.

La ‘fama’


Si bien no existe una cifra exacta sobre los convictos que han logrado hacerse de una cuenta en Tik Tok, varios videos se han viralizado en la red social con miles de vistas.

El número de seguidores que acumulan son equiparables a una cuenta de influencers, ya que han llegado a superar los 41 mil comentariosy el número de likes y compartidos a más de 10 mil. En las interacciones reciben muestras de apoyo, tal como le pasa a las personalidades que se dedican a crear contenido, y una que otra burla por su encierro.

“Hola, mi gente, buen fin de semana. Muchos me han comentado que si tengo la suite de lujo, pero no, simplemente la mantengo limpia”, se puede escuchar en el video de un convicto de apellido Salazar.

Familiares de presos del Reclusorio Norte comentaron que algunos también crearon cuentas en OnlyFans para cubrir sus necesidades económicas, publicando contenido erótico o sexual desde las celdas.

Fuera de México

En Europa también se dio este fenómeno. El año pasado, la policía penitenciaria de Italia tuvo que intervenir tras la difusión, en TikTok, de videos filmados en las cárceles.

Otro de estos casos ocurrió en España. Por ejemplo, José Luis Brito, luchador de capoeira, encarcelado en un penal de Cádiz logró más de 38 mil 500 seguidores en su cuenta de Instagram, a quienes anima a que le escriban y les facilita sus redes sociales.

A estos contenidos se suelen aplicar filtros para que no sean demasiado reconocibles los lugares filmados. Las grabaciones tienen una duración promedio de entre 15 y 30 segundos, así como música de fondo.

Aumenta hacinamiento

La población penitenciaria de la Ciudad de México se incrementó 10% en lo que va de 2020, tendencia que no se frenó ni por la pandemia que ha tenido a la capital del país.

Cifras oficiales del gobierno capitalino muestran que al 30 de septiembre de 2020 había dos mil 251 reos más de los reportados hasta el 31 de diciembre de 2019.

Es decir, que la población que había en los 13 centros penitenciarios existentes en la capital de la República pasó de 24 mil 702 a 26 mil 953.

De hecho, los penales capitalinos están prácticamente a tope. De los 27 mil 549 espacios que tiene disponibles, ya están ocupados 26 mil 953 y sólo quedan libres 596 lugares en la ciudad.

Cifras

  • 68%
    de la población penitenciaria está sentenciada
  • 32%
    aún está en proceso penal
  • 21 mil
    teléfonos han sido decomisados en los últimos 10 años a reos de la capital mexicana.