El mito de las hormonas en los pollos

En México, para garantizar una cadena de salud y calidad en la producción avícola, existen regulaciones internacionales y autoridades que monitorean a los productores.

Por Publimetro

¿Te han llegado por las redes sociales imágenes de pollos con crecimiento fuera de lo común? ¿Te desconcierta leer encabezados que hablan sobre los fuertes dolores y lesiones en las patas que padecen los pollos debido al enorme peso que supuestamente deben soportar? Pues te queremos decir que se trata de fake-news o noticias falsas y de dudosa procedencia.

Para tu tranquilidad estas noticias no tienen un soporte y ocultan la verdad acerca de la crianza del pollo que le das a tu familia. Se sabe que nada sustituye la riqueza en proteínas de la carne de pollo por lo que cualquier pediatra, nutriólogo o dietista te insistirá siempre en el consumo del mismo regularmente, sobre todo en las primeras etapas de desarrollo de los niños.

Si incluyes platillos a base de pollo en la dieta diaria de tu familia es porque sabes que para asegurarles un desarrollo saludable es importante contar con un alto valor nutricional. Sin embargo, uno de los recientes mitos que andan haciendo ruido para confundir a muchas amas de casa es que el pollo que llega a su mesa podría estar manipulado a base del uso de hormonas.

Estos rumores sobre la aplicación de hormonas al pollo en su crianza por parte de los productores avícolas, rebasan el límite entre la realidad y la ficción. El crecimiento desmedido que se observa en las imágenes, se atribuye a una práctica que no existe, pues en la crianza del pollo no intervienen hormonas. Si así fuera, además de afectar al pollo, tendría repercusiones en quien lo consume y de eso ya nos habríamos enterado todos los consumidores mexicanos.

Si tomamos en cuenta que las hormonas de crecimiento comienzan a hacer efecto en quien las recibe a partir de los 90 días de aplicación y que el tiempo real de crianza del pollo es de aproximadamente 50 días, observamos el gasto inútil en que los productores avícolas incurrirían y por lo tanto el efecto que tendría en la operación de su negocio. Lo cual también reitera que estos rumores son un mito.

Dentro de los diversos métodos de crianza en México, el desarrollo que se facilita al pollo para garantizarle un buen peso durante toda su vida, está basado en una dieta adecuada, que consiste en granos naturales de maíz, trigo, soya y sorgo libres de hormonas de crecimiento. La crianza de pollo está siempre respaldada por veterinarios avícolas profesionales.

En México para garantizar una cadena de salud y calidad en la producción avícola, existen regulaciones internacionales y autoridades que monitorean a los productores mientras la crianza se lleva en condiciones adecuadas y de confort. Mediante programas de inocuidad establecidos por la SAGARPA* estas normas se llevan a cabo en beneficio de todos los mexicanos.

Por lo anterior, si quieres obtener altos niveles nutricionales para ti y tu familia, el consumo del pollo en tu dieta seguirá siendo garantía de salud y bienestar.

Fuentes:

https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/203504/NOM-064-ZOO-2000_270103.pdf
http://www.sagarpa.gob.mx/Delegaciones/distritofederal/boletines/2015/febrero/Documents/JAC20150152-26.PDF

Contenido relacionado:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo