La verdad detrás de la venta de pizzas "canceladas"

Dominos y Pizza Hut aseguran que en caso de cancelación de pedido son las empresas las que absorben el precio, por lo que los repartidores no son afectados

Por La Silla Rota
Foto: Getty Images
La verdad detrás de la venta de pizzas "canceladas"

A las afueras de los centros comerciales y de autoservicio en la Ciudad de México, se ha vuelto muy común encontrar a repartidores de pizza junto a motocicletas parecidas a las de las cadenas Pizza Hut y Domino’s Pizza, ofreciéndolas hasta en un 50 por ciento más baratas.

El Financiero realizó una investigación en la que vendedores anónimos de Pizza Hut  denunciaron que hay varios casos en los que los repartidores han robado las motos y las han desmantelado, quitándoles la caja donde guardan el producto y tiene el logo de la empresa.

Asimismo, también denunciaron casos en los que los repartidores han vendido cajas o las bolsas térmicas para después reportarlas como robadas.

De acuerdo con otro repartidor consultado, las bolsas térmicas en las que se transportan las pizzas aproximadamente cuestan entre mil y mil 500 pesos.

También comentó que en algunos casos, se ha encontrado con personas que lo detienen y le piden que les venda la caja a 100 pesos, “pero la verdad a nosotros no nos conviene porque perdemos todo el día en ir a levantar el acta por 200 pesos, mismos que los podemos ganar con las propinas en ese tiempo”.

Ambas empresas pizzeras cuentan con un protocolo en el que estipulan que cuando los repartidores son asaltados deben levantar una denuncia en el Ministerio Público.

Modo de operar

Los repartidores de estas pizzas “piratas” siempre están localizados en puntos estratégicos o con alta concurrencia en la Ciudad de México, y usualmente ofrecen las pizzas en 50 pesos, a comparación de los 180 pesos que cuesta aproximadamente una pizza de dos ingredientes de ambas empresas.

Los presuntos repartidores usualmente explican que el cliente canceló el pedido o que las pizzas son quedadas, por lo que a ellos les corresponde pagar el valor del producto.

“Los repartidores piratas consiguen la pizza en pizzerías caseras a un precio más barato, unos 30 pesos para luego revenderla hasta en 50 o 60 pesos, teniendo una ganancia de 20 o 30 pesos”, reveló uno de los repartidores consultados.

Sin embargo, Domino’s Pizza y Pizza Hut confirmaron que ambas empresas absorben el precio total de las pizzas en caso de que éstas no sean entregadas o canceladas, es decir, el repartidor queda libre de pagarlas.

El Financiero declaró que Alsea fue consultada sobre el tema pero no respondió.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo