Señala MHM que su acervo no es de origen "dudoso", sino "desconocido"

La directora, Mercedes Jiménez del Arco, detalló que no se cuenta con los datos debido a que fue inaugurado en 1964

Por Publimetro

La colección del Museo de Historia Natural (MHN) no es de origen dudoso, asegura su directora, Mercedes Jiménez del Arco, esto, aún cuando casi el 80% de las piezas de exhibición del recinto no tiene datos de fecha de recepción ni del donante.

Mediante una carta dirigida a este medio, Jiménez de Arco, detalló que no se cuenta con los datos debido a que fue inaugurado en 1964, época en la que el procedimiento de registro de colecciones especialmente de taxidermia, “en museos de este tipo, no se realizaba con los requisitos de información mínima, necesarios en la actualidad”.

Publimetro publicó el pasado domingo una nota en la que evidencia la opacidad de los datos de las colecciones del MHN, luego de obtener una copia del inventario total, así como una descripción de los que consistia, el origen de las piezas, incluyendo el año en que se agregaron a las colecciones y detallar el costo estimado actual de las piezas.

La nota se elaboró con propia información y datos que brindó en su momento la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema), luego de meses de haberla solicitado y tras ganar un recurso de revisión a una solicitud de transparencia.

Asimismo, la directora expresó que no sólo existen dos ejemplares de osos polares como parte de la exhibición “sino de algunos más que se pueden encontrar expuestos en la sala de Biogeografía”.

No obstante en la copia del inventario sólo figuran dos osos polares cuyo valor individual es de 780 mil pesos, siendo uno de donación y otro de origen desconocido.

Consulta aquí la nota completa:

El Museo de Historia Natural (MHN) que administra la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) de la CDMX cuenta con un acervo valuado en 41 millones 825 mil 600 pesos; no obstante, la mayoría de las piezas son de origen desconocido.

De acuerdo con información obtenida vía transparencia, Publimetro comprobó que del 76.8% de las piezas se ignora de dónde provino, es decir, lo equivalente a 27 millones 164 mil 800 pesos del total de la colección.

En el listado que la Sedema entregó no contiene información detallada de las colecciones con tipo y año de adscripción, aún cuando en el organigrama del Museo existen puestos administrativos, quienes debieron llevar el registro puntual de las diferentes piezas que ahí se exhiben.

La opacidad es evidente, pues en el documento se da cuenta de donaciones a la colección del Museo con registro de hace más de 89 años, siendo de 1928 la pieza más antigua.

Asimismo, existen especificaciones de obsequios que datan de los años 1928, 1964, 1966 y de 1976, no obstante, al menos 282 de los 367 objetos enlistados son de procedencia indefinida.

Entre los trabajos de taxidermia se encuentra un lobo gris que está valuado en 2 millones 600 mil pesos. Así como un elefante cría de 2 millones de pesos, en ambos casos la administración no cuenta con el año de ingreso a la colección o datos de cómo llegó a formar parte de la exhibición del MHN.

También se encuentra un leopardo de las nieves con valor de 900 mil pesos, la cabeza de rinoceronte valuada en 400 mil pesos, un antílope sable cuyo valor actual está estimado en 250 mil pesos, entre otros.

En la categoría de Animales Vertebrados del inventario, se encuentran dos osos polares cuyo valor individual es de 780 mil pesos, siendo uno de donación y otro de origen desconocido; sin embargo, en el sitio del Museo sólo se habla de uno.

“Entre los ejemplares más emblemáticos del Museo se encuentran el oso polar, que recibe a los visitantes en el vestíbulo, y la réplica del Diplodocus, obsequiada a El Chopo”, se especifica en la página oficial del Museo.

Las donaciones

Bajo el concepto de donación se tiene al 21.5% del total de la colección, lo que se traduce en 14 millones 75 mil 800 pesos, pero en este rubro no se omite el año.

Los elementos comprados ascienden a 385 mil pesos y corresponden a varios conceptos, entre ellos piezas de taxidermia de un antílope negro, un berrendo y un bisonte americano.

En cuanto a lo elaborado al interior del Museo se establece que fue un Mural Códice Cerámico de la Evolución, por un monto de 200 mil pesos.

No obstante, existen cinco piezas cuyo valor desconocen y corresponden a 15 piezas de cráneos, mandíbulas y dientes, así como semillas, algas verdes, rojas y pardas, etc,.

En origen era para insectos

Este recinto ubicado en el Bosque de Chapultepec abrió sus puertas en octubre de 1964 y surgió con la idea de lograr una colección entomológica para realizar proyectos de investigación de los insectos de nuestro país. Poco a poco y a través de donaciones de coleccionistas privados el acervo es de más de 55 mil ejemplares.

El concepto se amplió y actualmente se define al Museo de Historia Natural como un lugar para estimular, documentar y difundir todas las actividades que promuevan el conocimiento acerca del Universo, la Tierra y la vida.

A detalle

La Colección Científica de Insectos está conformada por aproximadamente 55 mil ejemplares de los cuales 40% son mariposas; 40% escarabajos y 20% pertenece a otros grupos de insectos.

Su importancia radica en que se erige como un importante banco de información, base fundamental para el desarrollo de la investigación especializada, el cual es consultado tanto por estudiantes como por investigadores.

Para su preservación, esta colección es resguardada en bodegas y su acceso es restringido, y sólo una pequeña parte se exhibe al público.

 

· El Museo está conformado por cinco bóvedas.

· Existe una colección de exhibición y la colección científica de insectos.

· Existen visitas especiales para acceder a la colección total de insectos.

· 2,775 ejemplares resguarda el recinto.

· 50% de las piezas están en exhibición y el resto resguardadas en bodega.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo