Acoso en la UNAM, ¿Más común de lo que se cree?

El experimento de una alumna de la FES Acatlán en el que denunciaba un falso acoso se viralizó porque las personas no esperan que eventos así sucedan en un ambiente universitario

Por Miguel Ángel Bravo
Foto: Especial
Acoso en la UNAM, ¿Más común de lo que se cree?

El caso de Brenda Hernández recorrió los titulares de algunos sitios noticiosos de internet. A través de un video en redes sociales, Hernández denunció un supuesto acoso sexual por parte de un profesor de francés a su salida de la FES Acatlán de la UNAM el 28 de octubre pasado.

El video rápidamente se hizo viral, a tal grado, que la institución activó un protocolo de seguridad para identificar al profesor el cual resultó no existir y posicionamiento sobre el uso responsable de las redes sociales.

Al contactar a la alumna ésta declaró que se trataba de un experimento social pero ¿por qué llamó tanto la atención de los usuarios y los medios de comunicación?

Acoso, una realidad en la UNAM 

En caso de que hubiera sido una realidad, el de Hernández se sumaría al de un número no definido de alumnas que sufrieron acoso durante sus años en las aulas de la máxima casa de estudios.

En 2016, una alumna denunció a un profesor de Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de esta misma universidad, al alzar la voz un grupo de otras alumnas y ex alumnas se sumaron a la ola de denuncias a este profesor. Lo que demuestra que este experimento es un problema que enfrentan las estudiantes en las aulas universitarias.

"En una ocasión me aseguró que yo le coqueteaba, cosa que por supuesto no era cierta, pero él pensaba que haciendo esa afirmación yo me iba a sentir culpable y quizá hasta halagada cuando me dijera que era guapa o coqueta. En más de una ocasión le vi mirando mi escote o mis piernas y también en más de una ocasión me invitó a salir, a pesar de que ya me había negado. Varias veces lo escuché emitir comentarios sexuales (lo que él denominaba albures) a pesar de la evidente incomodidad sus interlocutoras", detalló Ana 'N'.

Ante el cuestionamiento de por qué no hizo la denuncia correspondiente aclaró que las razones eran muchas: "porque piensas que ya le pusiste un alto, porque quieres seguir creciendo profesionalmente y piensas que es una situación que puedes controlar, porque se escucha que le pasa a otras mujeres y te niegas a ser 'la víctima', finalmente nunca hubo agresión física, porque te engañas o le restas importancia."

A casi un año de la denuncia, en abril pasado estudiantes y un colectivo feminista de la FCPyS se manifestó a las afuera de su clase para recriminarle los casos de acoso que se le imputan.

Este semestre su nombre ya no apareció en las listas de profesores; sin embargo, se desconoce si fue destituido o solamente cesado hasta que pasara el escándalo.

Dany 'N' también sufrió acoso por parte de otro profesor de la misma institución, "Denunciar es una pérdida de tiempo. Alguna vez traté de denunciar a un profesor ante la coordinación de mi carrera y me dijeron que era inútil porque era sindicalizado, que lo mejor que podía hacer era abandonar la clase y recursar la materia con otro maestro" indicó.

¿Protocolos de violencia de género?

En agosto de 2016 la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) emitió el "Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género", en éste se detallan los procedimientos y definición de casos en donde se vulneran los derechos del estudiantes, profesores y trabajadores.

El documento define como violencia de género y acoso sexual a:

"Chistes sexuales u obscenos; comentarios o bromas acerca de la vida privada o las supuestas actividades sexuales de una persona; invitaciones, llamadas telefónicas o mensajes electrónicos indeseables y persistentes, en la Universidad o fuera de ésta; seguir a una persona de la Universidad al hogar (acecho); gestos ofensivos con las manos o el cuerpo; contactos físicos indeseados; insinuaciones u observaciones marcadamente sexuales; exhibición no deseada de pornografía; pedir favores sexuales a cambio de subir una calificación, aprobar una materia o una promesa de cualquier tipo de trato preferencial; amenazar a una persona de reprobarla, bajarla de puesto o cuestiones similares si no se mantiene un contacto sexual, entre otros".

La UNAM aclara los procedimientos a seguir en caso de que una persona se cometa algunos de los puntos señalados anteriormente, en todos recomienda emitir una queja ante la Coordinación de la facultad o instituto para después procede con el Abogado de la Universidad.

Sin embargo, la queja puede tener una solución alternativa o en el caso donde se cometa un delito, al Ministerio Público.

No fue el medio para denunciar, existen instituciones

Para Ricardo Palomino, Community Manager y especialista en redes sociales, la denuncia en redes sociales es una espada de doble filo. Aunque en la actualidad es uno de los medios de difusión más populares, el caso de Brenda Hernández demostró que un video sin fundamentos puede llegar a ocupar los titulares de los medios de comunicación.

"Yo creo que se volvió viral, por el tema de que UNAM es una institución de prestigio mundial, además no esperas que en un ambiente universitario existan cosas así, aunque es más común de lo que se cree", afirma.

A su experiencia en redes sociales cree que el tema se hizo viral porque se utilizó un plataforma formal para recibir quejas del alumnado en Facebook, porque la gente cree casi todo lo que ve en redes sociales y porque se activaron los protocolos de seguridad de la UNAM que terminaron por desmentir el video.

"Las redes sociales son un apoyo después de denunciar. A menos que tengas material visual del acoso. Sin embargo, lo correcto es denunciar ante la ley y todo el proceso legal", opina Palomino.

Agregó que "Ni Twitter ni Facebook son un juez para ejercer la ley pero si son un apoyo y herramienta de presión para que la autoridad cumpla con su deber".

Los casos de acoso sexual a alumnos y alumnas parecen ser un cuento de no acabar, aún a pesar de haber un protocolo y de invitar a la denuncia, los índices de impunidad son altos y la censura una constante.

Por eso un experimento hecho por una alumna, si es que realmente fue así, removió más casos de la realidad en una ciudad donde según la ONU, 9 de cada 10 mujeres han padecido acoso sexual a lo largo de su vida.

También puedes leer:

Lo más visto en Publimetro TV:

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo