Nunca iría de 'patiño' a una contienda electoral: Salomón Chertorivski

En entrevista con Publimetro condenó las agresiones a periodistas que se han realizado por presuntos seguidores del PRD en eventos de la precandidata morenista Claudia Sheinbaum

Por Oscar Santillán

Salomón Chertorivski, aspirante a jefe de Gobierno por la coalición 'Por la CDMX al frente' no teme que la candidatura que enarbolan el PRD, PAN y Movimiento Ciudadano (MC) ya esté planchada a favor de alguno de sus otros competidores (Alejandra Barrales y Armando Ahued), si fuera así, dice, no hubiera participado en la contienda interna.

En entrevista con Publimetro asegura que no es tecnócrata ni populista y que tiene las credenciales para ser candidato y posteriormente, gobernante de la capital del país.

Incluso se aventura a decir que de llegar al cargo continuaría con algunas políticas de Miguel Ángel Mancera.

¿Por qué es necesaria tu candidatura en la Jefatura de Gobierno de la capital?

-Por tres cosas: La primera, porque tengo las credenciales, la capacidad y la experiencia probada de 20 años de servicio público en donde en cada uno de los espacios en los que he estado lo que se puede ver con precisión son resultados concretos de las actividades como cabeza del Seguro Popular, como secretario de Salud; ahí está la cobertura universal.

Como secretario de Desarrollo Económico la ciudad volvió a crecer. Se atendió a los pequeños negocios como no se había hecho. Se atendió al ecosistema emprendedor y a los jóvenes, a los mercados públicos y se dieron batallas, que si bien todavía no se ganan por completo, el avance es sustantivo como en el tema del salario mínimo.

Segundo, porque tengo las propuestas, he estudiado a fondo esta ciudad, lo que le duele, he diagnosticado los temas con puntualidad y he puesto en blanco y negro propuestas concretas de cómo se deben solucionar los grandes temas, y no sólo eso, yo creo que las palabras se las lleva el viento, pero aquí está mi libro Siete pecados capitales editado por Grijalbo, así que no es un pasquín. Está en blanco y negro, mis hijas podrán reclamarme algún día si cumplí o no.  Y tercero, no sólo estoy dispuesto sino creo que todos los que queremos contender por un puesto de elección popular debemos de estar dispuestos a que nos revisen, a que nos pasen por los rayos x de la honestidad.

Por esas tres cosas no sólo soy la mejor candidatura, la más competitiva, sino el mejor jefe de Gobierno que podría tener la ciudad.

¿Qué te hace diferente a Barrales y a Ahued, más allá de estos puntos que enumeras?

– Me iría sobre lo mismo. Que la gente contraste hojas de vida y que contraste propuestas, porque desde el primer día que inició esta precampaña he puesto mis propuestas por delante, entonces que sean contrastadas con las que han puesto los demás.

¿No temes que en el Frente ya esté planchada la candidatura de uno de tus contendientes?

– Estoy seguro que no, porque no hubiera entrado nunca a una contienda donde yo fuera de patiño. No me lo permitiría ni éticamente. He construido una carrera con base en mis principios y valores, por lo cual no me lo permitiría. Y si alguien tuvo esa idea hace cinco semanas, después de ver que no hemos parado ni un sólo día de proponer, de recorrer, pues está claro que estamos compitiendo. Estoy cierto que puedo ser no sólo el candidato del Frente sino el mejor candidato del Frente.

¿Ideológicamente cómo te defines?

–  Estoy formado en la socialdemocracia, mi corazón late y actúa a la izquierda, pero una izquierda emanada de la socialdemocracia, es decir, en el equilibrio entre las libertades individuales y el interés general.

¿Qué prefieres, tecnócrata o populista?

– Ninguna de las dos (risas). Yo creo que el gobernar en nuestro país requiere de la ciencia, de lo técnico, de los análisis serios, de los diagnósticos precisos, del diseño de política pública fuerte, pero también se requiere de la capacidad de negociar, de carácter y liderazgo para inspirar. También se requiere volver a construir confianza entre ciudadanía y gobierno, y eso va mucho más allá de lo técnico, alejado, claro, de lo que entendemos por populismo.

Has propuesto el tema de la legalización de la marihuana, pero cómo incluir el tema dentro de una coalición en la que forma parte un partido, el PAN, que en 2006 apoyó la llamada Guerra contra las drogas.

– Lo que yo he propuesto tiene mucho sentido en el avance de una sociedad liberal y progresista como la Ciudad de México, pero también tiene sentido en el afán de la seguridad y la política pública.

La propuesta no está en mi libro porque obedece a que en mi primera semana de campaña en tres grupos de jóvenes me preguntaron cuál era mi posicionamiento sobre la legalización y yo no le voy a temer a tomar posiciones y a explicarlas públicamente. En el caso de la marihuana  el tema central es dejar de ver al consumidor como criminal, la política tiene que estar orientada a la salud pública y a los derechos humanos del consumidor y lo que concretamente sé que si debe pasar de inmediato es permitir el cultivo privado de la cannabis para el consumo medicinal o individual.

Tratar a los consumidores con todos sus derechos y con integridad, y cuando hay consumo problemático tratarlo desde el sistema de salud de nuestro país y digo esto como ex secretario de Salud. También, por supuesto que tenemos que poner límites.

Las policías deben dedicarse a perseguir a los traficantes y dejamos de perseguir a consumidores que en ningún caso son criminales.

¿Y en el Frente no te han dicho nada sobre este tema?

– Para nada, yo creo que son temas controversiales, donde hay posiciones encontradas, pero también te diría  que muchas de las reacciones encontradas son por falta de lectura, de un entendimiento más profundo de los temas y ahí mi ventaja de discutir estas cosas.

¿Si no eres elegido como candidato para la Jefatura de Gobierno te retirarías o ya te gustó también esto de las campañas?

– Voy a ganar, voy a ser jefe de Gobierno.

¿Lo tienes muy seguro?

– Voy a poner todo: cuerpo, alma y propuestas para ser el siguiente jefe de Gobierno.

Chertorivksi Foto: Nicolás Corte

Temas de la ciudad

Propones acercar la vivienda a los centros de trabajo para disminuir los traslados, pero ¿cómo convencer a la iniciativa privada para que esto se dé?

Mi propuesta es la vivienda hacia los trabajos. El problema que hemos tenido con nuestra ciudad, que empezó con las políticas de Andrés Manuel López Obrador  donde prohibió  la construcción de vivienda salvo en cuatro delegaciones de la ciudad, es que se expulsó a la vivienda económica a la lejanía de la periferia de nuestra metrópoli.

Lo paradójico es que tenemos muchas colonias centrales de la ciudad donde ya se invirtió en infraestructura, en agua, en transporte público y que esas colonias están en muchos casos deshabitadas en una parte o subutilizadas. Por ejemplo, la Buenos Aires, de la Merced que perdió 40% de sus habitantes en los últimos 15 años. Son zonas que están muy cerca de los trabajos que se están creando en la Ciudad de México, y si logramos construir vivienda económica en esas zonas vamos a mejorar profundamente la calidad de vida de las personas y de la ciudad.

¿Cuál es tu plan para hacerle frente a los feminicidios y al acoso sexual?

– Es un  hecho que tenemos que seguir formulando política de igualdad y es una política que tiene que ser transversal, no es una sola situación. En ese sentido tenemos que castigar a los hombres que agredan de cualquier forma a una mujer y tenemos que generar mecanismos que coadyuven en las políticas de protección.

A mí me parece y sé que es un tema de debate, que los vagones exclusivos para la mujer deben duplicarse mientras que en paralelo tenemos que reeducar a nuestros varones.

Acá entre nos, de quien fue la idea del aumento en el salario mínimo ¿tuya o de Mancera?

– De Miguel Ángel Mancera. Desde que inició su administración cada trimestre dimos a conocer el reporte económico de la ciudad. Entonces el tercer trimestre de 2013 le  mostramos a Mancera que los empleos que se habían perdido en la crisis financiera 2008-2009 ya se habían restaurado, pero le mostramos  que se habían recuperado con ingresos por debajo de los que  se tenían antes de la crisis. En ese sentido Mancera con mucha sensibilidad pensó cómo mejorar los ingresos de los capitalinos y fue ahí que iniciamos los estudios de las políticas públicas que eran factibles de tomar.

Estudiamos más de dos a profundidad y ahí es cuando el gabinete económico, que yo encabezaba, y un grupo de expertos estudiamos el ingreso básico, pero acababa de pasar la Reforma fiscal y el ingreso básico requería de una nueva reforma fiscal, lo cual se veía prácticamente imposible, pero estaba el salario mínimo que había pasado décadas de estar olvidado y de ser el factor principal del deterioro en los salarios de nuestro país.

Entonces cuando llegamos con la propuesta de salario mínimo, el 1 de mayo de 2014, con el estudio que habíamos avanzado, Miguel Ángel Mancera presenta y dice: vayamos al tema del salario mínimo. Entonces se fue dando.

¿A qué políticas de la administración de Mancera les darías continuidad y cuáles a tu entender ya no?

– Creo que en los gobiernos seguimos dando el borrón y cuenta nueva y como se dice popularmente tiramos el agua de la bañera con todo y el niño. Yo creo que la continuidad en los gobiernos es fundamental.

Te diría que continuaría la política económica porque creo que se ha hecho bien y ha dado resultados y necesitamos fortalecerla. Creo que la política medioambiental ha sido positiva y reconocida en el mundo, por ejemplo, el tema de la basura.

Considero que su política inicial en materia de transición energética es relevante, así como la internacionalización de la Ciudad de México, de los grandes espectáculos deportivos que le han dado una marca y un posicionamiento mundial a la ciudad que ha hecho que crezca el turismo.

Pero creo que es momento de una inversión mayúscula en materia de agua, ha habido avances pero si no nos metemos de lleno a un programa de Fuga cero, que necesita de 8 mil millones de pesos en seis años, seguiremos perdiendo el 40% del agua que entra al sistema hídrico.

Y en movilidad debemos de voltear al desarrollo orientado al transporte público y tenemos que plantear la extensión de las Líneas 9 y 4 del Metro para que lleguen a Observatorio, porque cuando esté el Tren México-Toluca no habrán ramales para disparar toda la gente que llegue.

Necesitamos extender la Línea 3 de Indios Verdes a Ecatepec, puesto que toda la entrada en el nororiente se hace en basureros con ruedas. Tenemos que llevar la Línea A hasta Chalco. Yo quiero microbuses cero en la ciudad.

¿Ahora sí?

– Bueno, nadie puede prometer que de la noche a la mañana esa realidad va a cambiar si no están esos grandes mecanismos de transporte.

¿Te imaginas como jefe de Gobierno de la Ciudad de México en un país gobernado por AMLO?

– Yo aspiro a que el trabajo se pueda hacer con Ricardo Anaya, hay una gran empatía y entendimiento de principios y de políticas, entonces yo espero poder trabajar con él. Pero la Ciudad de México tiene que trabajar con el gobierno que sea a nivel federal.

También puedes leer:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo