Dólar, chayote, cebolla y chile “irritan” y empobrecen al bolsillo

El costo de algunas frutas y verduras se dispararon 116% en los últimos 12 meses; los autos, aparatos electrónicos y gadgets subieron más de 3%, mientras que las tarifas en hoteles y restaurantes aumentaron un promedio de 5%

Por Mario Mendoza Rojas

Entre enero y febrero de este año, el precio de los alimentos, prendas de vestir, calzado, equipos electrónicos, cómputo, las colegiaturas, las tarifas que cobran los hoteles y los servicios de salud se dispararon entre 4 y más de 41%.

Lo anterior como resultado de las afectaciones de los cambios climáticos que usualmente se registran durante el invierno, el aumento en los costos de producción y las pérdidas que registran las empresas por el aumento del dólar y un aumento en la demanda de algunos servicios.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) reportó que dichos aumentos provocaron que la tasa nacional de inflación alcanzará 2.87% en términos anuales, su nivel más alto en los últimos 10 meses.

Alzas más pronunciadas

Al hacer un balance de los productos con los incrementos más importantes en el segundo mes del año, el organismo señaló que el chile serrano lidera lista con un alza de 41.03%; seguido del chayote con un desliz de 37.52% y de otros chiles frescos con un encarecimiento de 20.44%.

Mientras que la cotización mensual del kilogramo del plátano, cebolla, manzana y huevo registró un aumento de 14.57%, 12.36%, 8.47% y 7.96% respectivamente.     

Precios suben hasta 114% en 12 meses

El INEGI indicó que entre febrero de 2015 y el mismo mes de este año, los productos con mayor incidencia sobre la inflación fueron las frutas y verduras, con un repunte de  27.3 %, su mayor avance en casi trece años.

Dentro de este segmento de consumo, apuntó, el jitomate mostró un alza anual de 84.3%; la cebolla subió 116.27% y el kilogramo del chile serrano se disparó hasta 108.14%.

Dólar alimenta el alza de precios

El INEGI reveló que otro segmento que impactó el nivel de la  inflación anual son las mercancías no alimenticias -como los automóviles, ropa y calzado de importación, aparatos electrónicos, gadgets y juguetes fabricados en el exterior- con un desliz promedio de 3.16%.

Con este resultado, dichos artículos registraron el avance más pronunciado en casi tres años, lo que evidencia un mayor efecto de la depreciación del peso mexicano y el encarecimiento del dólar, cuya paridad se elevó de 14.84 a 18.03 pesos entre enero de 2015 y febrero de 2016.

Por el contrario, los precios de los energéticos reportaron un descenso anual de 0.65%, la cifra más baja en poco más de seis años. En este segmento destacó la baja en la gasolina Premium, de 0.98% y de 0.55% en la Magna. En tanto, las tarifas eléctricas disminuyeron 2.45%.

Alimentos, muebles y salud también se encarecen

En este contexto, el INEGI explicó que la Clasificación del Consumo Individual por Finalidades arrojó que el costo general promedio de los alimentos y las bebidas no alcohólicas reportó un alza de 5.35% en los últimos 12 meses, con lo que se constituyó en el segmento más caro para el bolsillo de las familias.

Detrás se ubicaron el costo de los servicios de salud, con una variación de 4.45%; las tarifas de los hoteles y restaurantes, con un desliz de 4.25%; las colegiaturas, con 4.17%; y el valor de los muebles y artículos para el hogar, con un incremento de 3.79%.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo