Diez cosas que hice para ahorrar dinero rápido

Vice relata recomendaciones para preservar tu dinero

Por VICE

Usar Uber de forma indiscriminada está acabando con mis finanzas personales. Es verdad. Recientemente, uno de los estados de cuenta de mi tarjeta de crédito decía que en un mes gasté 2,000 pesos en viajes de taxi.

Quizá me habría pesado menos si se tratara de un gasto necesario, pero la verdad es que la mayoría de esos viajes (excepto los de noche) pude hacerlos en transporte público. Mi flojera y mis levantadas tarde estaban costándome mucho dinero.

¿Y qué tal si esa cantidad la hubiera ahorrado para mi retiro? ¿Y qué tal si hubiera metido ese dinero en un fondo de inversión? ¿Y qué tal si todo lo que gasto en comprar cosas que no necesito lo usara para cosas que sí me interesan como irme de viaje a Japón, pagarme la maestría o prever mi retiro?

Decidí hacer una lista de gastos que podía recortar y ponerme algunos candados para dejar de gastar tanto en taxis. Algunas ideas fueron mías, otras de especialistas financieros y algunas otras ideas me las dieron mis amigos cercanos. Si tú también quieres bajarle a tus gastos, éstas son algunos consejos.

1. Ponerle nombre al ahorro

Suena a cliché, pero no lo es. Ponerle un objetivo a ese dinero, por ejemplo, irte de viaje, pagarte un curso o ahorrar para poner un negocio, es el principio de toda la magia.

“Cuando le pones nombre a tu ahorro, el proceso es más fácil porque si en algún momento te quieres gastar ese dinero, sabrás que te estás gastando el dinero que era para tu viaje, tu negocio o la escuela de tus hijos. Ahí lo piensas más”, me dijo Iván Barona, especialista en inversiones y director de la plataforma de inversión GBMHomebroker.

2. Levántate más temprano

Mejorar tus hábitos de sueño también podría mejorar tu salud financiera. Si te levantas más temprano puedes optar por usar el transporte público en lugar de tomar taxis para llegar a la oficina o a tus citas de trabajo.

3. Lleva comida al trabajo

Llevar tuppers al trabajo es lo más Godín, pero ni modo. Fue difícil los primeros días, pero no te preocupes, la pena pasa.

En mi caso, preparar comida en casa (sopa y pollo) y llevarla al trabajo me costó 55 pesos por día. Una cantidad considerablemente menor comparada con los 90 pesos que suelo gastar en mi fonda de confianza considerando la propina.

4. Aprender a decir “no” a una invitación tentadora de tus amigos

Aprender a decir no también es un reto de finanzas de personales, sobre todo cuando tus amigos te invitan a salir de fiesta. Pero si de verdad te interesa cumplir un objetivo, es necesario aprender a decir: hoy no puedo. Quizá será la próxima vez.

Que no te dé pena contarles a tus amigos sobre tu plan de ahorro. Ellos lo entenderán e incluso quizá sigan tu ejemplo.

5. Cuando salgas, pide cuenta separada

Si decidiste salir, hazlo con un presupuesto definido. Y si tus amigos son de los que piden mucho y después quieren dividirlo a partes iguales, lo mejor es que pidas tu cuenta separada.

6. Evita comprar ropa que no necesitas

Estar en un plan de ahorro es como estar a dieta: cuando estás en un régimen riguroso de ahorro, sufres porque deseas comprar todo lo que no debes. No te engañes, no necesitas ese pantalón, ni esos tenis.

Cuando veas algo que te gusta, respira profundo, piensa en tu objetivo y date unos tres días de reflexión. Quizá después de ese tiempo ya ni siquiera quieras comprarlo.

LEE LA NOTA COMPLETA EN VICE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo