Tips para que las lluvias no ahoguen tu auto y el bolsillo

Los accidentes viales se disparan 35% en la época de chubascos; el costo va de mil 500 pesos por un choque laminero hasta más 20 mil por daños mayores

Por Mario Mendoza Rojas

La época de lluvias es un riesgo latente de averías y daños para tu automóvil, cuyas consecuencias podrían ocasionar que el bolsillo resulte “ahogado” por el costo de las reparaciones, que en casos extremos superan 20 mil pesos o, bien, causan la muerte de alguna persona.

El Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes reportó que, a pesar de la reducción de accidentes viales derivada la imposición de limites de velocidad en varios estados del país, los percances se disparan hasta 35% en la temporada de chubascos o tormentas como la actual.

Reveló que 75% de los choques, derrapes, colisiones múltiples, atropellamientos y siniestros provocados por las lluvias e inundaciones se pueden evitar, si los conductores toman las precauciones necesarias, respetan los limites de velocidad y dan mantenimiento a los coches. 

Diez minutos bastan para generar caos y muertes

El Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi) México explicó que tres de cada cuatro muertes ocurridas en dichas condiciones se deben a imprudencias del conductor, quien ignora los riesgos y potencian los daños que genera la falta de precación y educación vial. 

Señaló que los primeros 10 minutos de cualquier lluvia se generan demoras, congestionamientos y caos vehicular, así como los impactos entre los coches, cuyas consecuencia extremas pueden afectar la integridad física, la salud o la vida de las personas implicadas. 

Imprudencias y errores más comunes

Al hacer un desglose de los errores, riesgos e imprudencias más comunes durante la época de lluvias, el Cesvi reportó cinco puntos que los conductores no deben perder de vista:

1. Debes ser consciente de que la lluvia provoca que el agua se mezcle con la suciedad y el aceite del pavimento, creando las condiciones perfectas para derrapar; por lo que la mejor forma de evitarlo es reducir la velocidad. 

2. En lluvia intensa, es común la pérdida de adherencia y respuesta del vehículo. El agua forma charcos en la carpeta asfáltica y ante ello debes mantener firme la dirección y no tratar de corregir o frenar estando en la zona afectada, donde usualmente hay una baja adherencia de las llantas. 

3. Recuerda que si el agua no despejada de forma correcta por debajo del neumático, cualquier acción de frenado producirá un bloqueo de dicho sistema e inevitablemente provocará el llamado aquaplaning. 

4. Si la velocidad de rotación de los neumáticos es superior a la capacidad para despejar el agua también podría generar que las llantas “se monten” en la superficie del encharcamiento, se patinen y sean causa de colisiones, situación muy común en accidentes donde participan vehículos con los neumáticos con excesivo desgaste o circulando a muy alta velocidad. 

5. Adicionalmente, cuando el agua choca contra el parabrisas se reduce la visibilidad, ya que se produce condensación de vapor y empañamiento interior del parabrisas. En estos casos hay que mantener las luces encendidas, usar el aire acondicionado para desempañar y mantener limpios los vidrios y, si la situación lo requiere, encender las luces antiniebla. 

Costos y daños para el automóvil

Carlos Meneses, propietario de un centro de reparación y mantenimiento automotriz de la Ciudad de México, explicó que los accidentes viales registrados durante las lluvias pueden ocasionar gastos iniciales de mil 200 a mil 800 pesos por la reparación de la carrocería.

Pero, apuntó, en casos extremos generan un desembolso de hasta más de 10 mil ó 20 mil pesos por la sustitución de piezas mecánicas, sistemas eléctricos, averías en el motor, cambio de aceite, sustitución de anticongelante o líquidos de frenos, limpieza de interiores y cambios de sistemas de aire o enfriamiento.

“No existe una tabla de costos y daños; todo depende del tipo de percance: choque con otro auto, colisión con bardas o estructuras, inundación del motor o habitáculo, caída de érboles o espectaculares o accidentes múltiples en carreteras.

“Y aunque cada pieza o trabajo (mano de obra) tiene un costo aproximado, todo depende del automóvil, marca, modelo y tiempo en que el propietario tarda en ingresar la unidad afectada al taller. Entre más tiempo pase es más probable que el coche literalmente se ahogue o hasta muera”, refirió.

¿Cuál es la solución? 

Para evitar el riesgo de un accidente y no sufrir las consecuencias de los daños económicos provocados por la imprudencia al manjar bajo la lluvia, el Cesvi México y la empresa Seguros S te ofrecen los siguientes tips: 

• Durante las lluvias y después de éstas, debes reducir la velocidad, respetar los semáforos, usar las luces preventivas y evitar el uso del teléfono celular, no mandar mensajes y mantener la atención en la conducción de la unidad.  

• Si el piso está  mojado, aumenta la distancia con respecto al vehículo que va adelante; realiza desaceleraciones suaves y progresivas; y en caso de mucha lluvia, activa las luces antiniebla delanteras y traseras. 

• Asegurarse de que las llantas no tengan un desgaste superior a 50%; de lo contrario, carecerán de una buena adherencia al pavimento mojado, incrementándose el riesgo de algún percance. Asegúrate de llevar la herramientas necesaria para hacer un cambio de llanta.

• Al conducir bajo una precipitación, conduce el auto por el centro del camino para evitar perder el control por el agua que se desliza del centro a las orillas.

• Checa las condiciones mecánicas y eléctricas del auto, con especial énfasis en los frenos, luces, limpiadores, limpiaparabrisas y motor.

• Revisa la vigencia del seguro de tu vehículo o, bien, adquire uno que se adapte a tus necesidades de circulación y seguridad.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS LEER: 

• Mexicanos contratan productos financieros caros y perdedores

• ¡Aguas! Futbol dispara costo de tarjetas de crédito

Loading...
Revisa el siguiente artículo