7 tips para evitar "gastos fuga" en tus vacaciones de verano

Las familias erogan hasta 35% más en tarifas, servicios y artículos innecesarios o cuya precio sería menos costosa si hubieran contratado otro paquete de viaje

Por Mario Mendoza Rojas
7 tips para evitar

Los “gastos fuga” son una amenaza y una realidad para el bolsillo de siete de cada 10 familias mexicanas o personas que salen de vacaciones durante el verano, cuyo impacto provoca que desembolsen hasta 35% más de lo previsto.

Ana Olvera, directora de promociones de una agencia turística de la Ciudad de México, explicó que la falta de planeación, el no comprar precios y “la flojera” de investigar qué actividades o atractivos hay en el destino a visitar generan “hoyos” en el presupuesto de los paseantes.

“Los ‘gastos fuga’ son todos aquellos pagos imprevistos, tarifas extra o más elevadas, los servicios contratados que tu familia nunca solicita o disfruta y el desembolso sin control para adquirir recuerdos, comida y bebidas que no acostumbras, no te gustan y apenas pruebas.

“Lo peor es que decenas de personas o jefes de familia suelen cubrir tales cosas con sus tarjetas de crédito o, hasta con el dinero que tenían guardado para terminar la quincena al regreso de las vacaciones”, apuntó la especialista.

Ranking de ‘gastos fuga’

De acuerdo a los especialistas en venta de viajes, los hábitos que terminan en gastos fuga son:

• Comprar boletos y servicios uno o dos días antes de viajar, con un costo adicional de 20 a 40% en promedio.

• Contratar hospedaje al llegar al destino de vacciones. Esto provoca quedarse en la primera habitación que encuentras, sin servicios de alimentos, lejos de la playa o las atracciones principales y sin áreas para niños, lo cual genera pagos adicionales que suman hasta 40% más de lo previsto por día. 

• Compras de recuerdos, comida, bebidas, ropa, accesorios –collares, piedras, pulseras, zapatos y bolsas–, y hasta utensilios de cocina que no requieres o no combinan con tus gustos, estilo o forma de vida, y que al final quedarán arrumbados y polvosos.     

• Contratar servicios sin leer el contrato o comparar costos, lo cual genera un desembolso 20% superior a los precios promedio de la zona turística. 

• Pagar polizas de seguro doble. Al comprar tus boletos de avión con una tarjeta de crédito ya cuentas con un seguro de viaje, que se puede duplicar con el que te ofrece la aerolínea. Lo mismo pasa al rentar un automóvil, las agencias te solicitan cubrir una cobertura, la cual ya está incluida si pagas con tarjeta.

• Realizar actividades o deportes extremo, rituales arriesgados o consumos desmedidos bajo el influjo de alcohol, que se convertirán en caídas, consultas médicas incidentales o pagos imprevistos con tu tarjeta, pero que podrían llevarte a terminar en el hospital o atentar contra tu vida.    

¿Qué hago para evitar el problema?

Para que tus finanzas no sufran por las vacaciones y evitar el impacto de los gastos fuga, la empresa de inversiones y ahorro Principal Financial Group te presenta siete tips:

1. Planea

Debes tomar una decisión consciente y en familia del monto que puedes gastar en estas vacaciones sin que ello cause problemas cubrir tus compromisos financieros: gastos fijos –renta, alimentación, luz agua y transporte– o el pago de alguna tarjeta de crédito.

La recomendación es elaborar un presupuesto donde definas qué servicios necesitas, cuál es la mejor opción de transporte y hotel, cuánto puedes pagar y cuántos días puedes vacacionar según el dinero disponible.

2. Compara y elige la mejor opción

Los buscadores de Internet comparan y te ofrecen los precios de varios hoteles, vuelos o paquetes todo incluido, los cuales ofrecen un estimado del precio total de tu viaje. Además de que éstos reportan costos hasta 35% más bajos que cuando contratas los servicios por separado. 

Recuerda que si optas por un hotel que no incluya los alimentos y bebidas deberás cubrir gastos extra por las visitas a restaurantes, pero si contratas una habitación con cocineta ahorrarías al comprar una minidespensa, que solventará el desayuno y la cena.

3. Busca el transporte adecuado

Si decides viajar en autobús o avión, el tiempo es tu mejor aliado. Entre más anticipada hagas tu compra, más barato saldrá. Por ejemplo: ciertas líneas te otorgan hasta un 50% de descuento si compras los boletos de autobús con 15 días de anticipación.

Las aerolíneas ofrecen asientos con tarifa de “turista”, los cuales son más baratos, pero conforme se acerca la fecha de tu viaje, éstos suben hasta 40%. Si decides viajar en auto considerar el pago del mantenimiento previo, gasolina y casetas de peaje.

4. Checa los servicios de entretenimiento

Investigar –previamente– cuáles son los atractivos y servicios de entretenimiento en tu destino, te da un panorama de cómo organizar la agenda de viaje de acuerdo a los lugares cercanos, el transporte y los días de entrada libre o descuentos en museos, acuarios y otras atracciones.

5. No caer en la trampa de los souvenir

Es normal y casi obligado llevar recuerdos para la familia. Los gastos fuga se disparan con la compra de estos regalos, ya que al ser lugares turísticos y período vacacional, las tiendas incrementan entre 20% y 60% sus precios.

Si tienes un presupuesto para este rubro, tu bolsillo lo agradecerá: selecciona a cuántas personas de la familia y amigos quieres llevarles un “recuerdo”, asigna un monto máximo y respeta tu lista. Recuerda que en las playas o pueblos mágicos siempre hay un mercado de artesanías, con precios muy competitivos.

6. Prepara tu maleta con anticipación

Organiza tu equipaje un par de días antes del viaje, así sabrás los artículos que te hacen falta y lo que necesitarás. De esta forma podrás comprar con anticipación y evitarás gastos sin sentido, ya que los precios en los destinos turísticos son mucho más elevados.

Recuerda que para minimizar los gastos fuga, siempre es conveniente asegurar que lleves los artículos de primera necesidad y buena parte de lo que piensas consumir.

7. Reserva un 10% extra

Por último considera en tu presupuesto un 10% extra de dinero para cubrir imprevistos o accidentes. Si lo haces al regresar no tendrás que sentirte agobiado por los gastos extraordinarios que se fueron de tus manos. Además, si te ajustas a tu presupuesto, no utilizarás tarjetas de crédito y de esa forma reducirías tus cuentas y pendientes al regresar del viaje.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS LEER:  

• 7 derechos que debes exigir al comprar boletos de avión

• Cuatro tips para triplicar tu pensión en 15 minutos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo