Deudas y pobreza, futuro de millones por no estar asegurados

Ante la muerte del jefe o jefa de familia, 44 millones de hogares caerían en crisis y no tendrían ni para cubrir los gastos funerarios

Por Mario Mendoza Rojas
Deudas y pobreza, futuro de millones por no estar asegurados

El 85% de los trabajadores mexicanos dejarían en la pobreza a su familia, con deudas y sin dinero para pagar sus gastos funerarios al momento de su muerte, debido a la falta de un seguro o fondo de ahorro que garantice su futuro económico. 

Un estudio de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) reportó que sólo ocho millones de empleados –de 52 millones– que componen la Población Económicamente Activa (PEA) están protegidos financieramente con de vida individual.

Ello significa que las familias de 44 millones de trabajadores quedarían condenados a la falta de ingresos constantes y suficientes para cubrir sus necesidades de vivienda, alimentación, servicios básicos, ropa, salud y educación, que provoca la muerte del proveedor o proveedora. 

Recaredo Arias, director general de la AMIS, señaló que en la mayoría de los casos no se prevén los problemas económicos que se desatan tras el fallecimiento del adulto o los adultos que sostienen económicamente a los hogares.

“El temor más grande es que tanto el  cónyuge como los hijos no cuenten con los ingresos económicos suficientes para hacerse cargo de los gastos del entierro o funeral, las deudas de vivienda y, sobre todo, los gastos para subsistir”, señaló.

Asegurarse no es un lujo 

Ante tal realidad, el directivo de AMIS subrayó que “un seguro de vida no es un lujo, sino un elemento necesario de protección, ya que ello implica contar con el respaldo financiero ante el riesgo de muerte del principal proveedor de ingresos en la familia”. 

Es decir, apuntó, con un seguro se garantiza la estabilidad económica de los familiares en caso de que fallezca el asegurado. “Contar con un seguro de vida es esencial si eres el sostén económico de tu hogar y tienes hijos pequeños o dependientes económicos. 

Recordó que en México hay 44 compañías que operan las pólizas de vida, por lo que existe una gana de opciones importantes, entre las cuales los interesados deben escoger la que más se ajuste a sus necesidades.

“La recomendación principal es que la suma asegurada –dinero que reciben los beneficiarios a la muerte del titular– sea equivalente a los gastos básicos de la familia por un periodo de tres a cinco años, que es el tiempo que les tomaría a los dependientes recuperar el equilibrio financiero.

De forma adicional, es importante contar con coberturas o beneficios complementarios, que brindaran mayor certidumbre a la familia en caso de un evento inesperado; éstas pueden aplicarse ante accidentes o enfermedades por riesgos de trabajo como invalidez total y permanente, así como  gastos funerarios”, dijo.

Tips para contratar un seguro de vida

Para evitar que tu familia caiga en la pobreza y las deudas ante el fallecimiento del proveedor o proveedora la AMIS y la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) te recomiendan: 

1. Toma la decisión y elige

De acuerdo a tus ingresos, escoge la póliza que más se ajuste a tus necesidades y nivel de prevención para tu familia.

En orden de importancia, el seguro de vida –para el proveedor del hogar– es el primero que debes contratar; después hay que pensar en uno de gastos médicos, otro para el auto y alguno más de tipo escolar.

2. Piensa en la suma asegurada

Lo ideal es que el seguro cubra la manutención de la familia durante tres o cinco años, periodo en el que los adultos podrán reorganizarse para garantizar la viabilidad económica del hogar.

El costo del contrato va de acuerdo a los beneficios que recibirás, y lo más importante es que haya un equilibro entre éstos y lo que vas a pagar.

3. Antes de firmar…

Lee el contrato y checa los casos o siniestros previstos, las cláusulas y todas las exclusiones o párrafos escritos con la llamada letra chiquita.

También verifica el tipo de beneficios adicionales, monto de la mensualidad, formas de pago, políticas de cancelación y sanciones previstas por el incumplimiento de alguna de las partes.

4. Compara

Revisa y contrasta los precios, servicios legales, productos financieros adicionales que ofrecen las aseguradoras, así como las condiciones aceptadas como causa del fallecimiento y, por tanto, los casos en que procederá el pago de la cobertura contratada. Resuelve todas las dudas antes de aceptar.

5. No mientas

Al llenar el contrato, responde con la verdad las preguntas que te presenta la aseguradora para conocer tu estado de salud.

Recuerda que una omisión o mentira sobre alguna enfermedad o padecimiento preexistente es motivo para cancelar los beneficios y no pagar la póliza al momento del fallecimiento del titular.

6. Habla con tu familia

Es importante que tus seres queridos estén enterados de la existencia de cualquier seguro, la cobertura de éste, las condiciones para reclamar los beneficios y los documentos necesarios para este último objetivo. Trata de ubicar o guardar en el mismo lugar todas las constancias y datos mencionados.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS LEER: 

• 7 tips para evitar ‘gastos fuga’ en tus vacaciones de verano

• 7 derechos que debes exigir al comprar boletos de avión

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo