Alza en gasolina dejará 22 millones de familias "damnificadas"

El nuevo precio es un impuesto disfrazado que encarecerá hasta 10% los alimentos, reducirá 4.17% el ingreso de automovilistas y contribuirá a crecer menos

Por Mario Mendoza Rojas

El aumento al precio de las gasolinas y el diésel provocará que la economía de 22 millones de trabajadores y sus familias resulte damnificada; también provocará el encarecimiento de los alimentos y servicios privados de transporte y una reducción directa de ingresos para automovilistas.

Por si fuera poco, la combinación de dichos efectos con el alza del dólar, el bajo dinamismo de las exportaciones mexicanas y el débil crecimiento de Estados Unidos –donde se venden más de 80% de lo que produce el país– reduce las expectativas de desarrollo nacional y la creación de empleos.

Éstas son las conclusiones principales de los especialistas del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) y la Universidad Iberoamericana (UIA), quienes advirtieron que los más afectados por la situación descrita serán quienes ganan entre uno y tres salarios mínimos.

Alimentos subirán de precio

José Luis de la Cruz, director del IDIC, explicó que el incremento a los combustibles “llega en un momento delicado” para nuestro país, debido al debilitamiento de los indicadores más importantes de la economía, como los antes mencionados. 

De entrada, señaló, los nuevos precios a la gasolina y el diésel traen una pérdida de competitividad para las empresas, transportistas, agricultores y prestadores de servicios, porque elevan sus costos de producción y ello los obligaría elevar sus precios al consumidor final.

Derivado de lo anterior, apuntó, las familias mexicanas se verían obligadas a pagar y gastar más en comida, artículos de higiene personal, ropa, zapatos, medicinas y servicios de transporte privado como los taxis que se contratan a través de las aplicaciones móviles. 

En el caso de los alimentos, el especialista indicó en 2016 se han registrado alzas de 4%, que resultan superiores a la tasa actual de inflación, de 2.72%; ” pero con esto –con el alza de las gasolinas– podrían subir 5% y llegar hasta un doble dígito (10% o más)”.

Lo anterior, refirió, sobre todo en productos como el aguacate, limón, trigo, arroz y maíz, además de las frutas, verduras y carne; en cuya producción, transporte y comercialización se utiliza o interviene algún servicio donde la gasolina o diésel son un insumo, sin olvidar que algunos se importan y se tasan en dólares.

¿Quiénes serán damnificados?  

En una entrevista con Publimetro, el director del IDIC dijo que las personas con menos ingresos serán las más afectadas, porque se acentuará la pérdida de su poder adquisitivo y el rezago de más de 30 años que enfrentan los sueldos en nuestro país; mientras que el resto de la población “saldrá tablas”.

De acuerdo a su capacidad económica, reportó, quienes resentirán más el incremento de precios son:

• 9 millones de personas y sus familias que ganan entre uno y dos salarios mínimos.

• Más de 5 millones que reciben entre dos y tres salarios mínimos.

• Y más de 7 millones que cuentan con percepciones económicas de tres salarios mínimos.

• En total son alrededor de 22 millones de personas que resultarán directamente afectadas.

Alza combustibles, impuesto disfrazado   

A su vez, Abraham Vergara Contreras, especialista del Departamento de Estudios Empresariales de la Universidad Iberoamericana (UIA), explicó que –frente a dicha realidad– el alza en el precio de las gasolinas es “un impuesto disfrazado”, cuyas consecuencias afectan la economía familiar.

“Los primeros impactados son los automovilistas, cuyos ingresos se reducirán hasta 4.17%, en la misma proporción del aumento del combustible; mientras que la mayor parte de la población comenzará a resentir el aumento de los productos básicos durante el siguiente trimestre del año.

“Es sencillo, todos los productos y servicios que requieran de gasolina o diésel para su producción, transportación y comercialización tenderán a encarecerse. Lo cual prende focos amarillos para la economía del país, por lo que será muy importante saber cuál seráta el manejo que darán el Gobierno federal y el Banco de México a tal situación.

“Si los aumentos contaminan la inflación se limita el desarrollo, hay desequilibrios macroeconómicos y menores ingresos, ante lo cual las familias se verán obligadas a sustituir la carne por atún enlatado; carne de res por cerdo o pollo, y frutas o verduras para completar su dieta”, concluyó.   

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS LEER: 

• 5 tips para desactivar el aumento de la gasolina

• Supergasolinazo de 56 centavos a partir del 1 de agosto

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo