Profesionistas deben trabajar 470 meses para ganar lo que costó su carrera

De acuerdo con el IMCO la carrera de Física es la que tiene un mejor índice de calidad de inversión

Por La Silla Rota

En México, algunos profesionistas deben trabajar hasta 470 meses antes de haber ganado lo suficiente como para recuperar la inversión que realizaron al estudiar en una universidad privada, de acuerdo con el estudio “Compara Carreas 2016” del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

El tiempo que tiene que transcurrir para solventar este costo depende del salario promedio mensual de cada una de las carreras y el costo de las mismas, siendo las de filosofía y ética, orientación y asesoría educativa, y terapia y rehabilitación las que presentan un mayor riesgo al respecto, con un retorno de inversión estimado de entre 20 y 40 años.

Quienes estudiaron veterinaria, por ejemplo, tienen un salario mensual promedio de 6 mil 189 pesos, por lo que necesitan de 16 meses de trabajo para cubrir los gastos que tuvieron cuando eran alumnos si es que cursaron en una universidad pública y de 126 meses (10 años y medio) si fue en una privada.

En su análisis —que retoma datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi—, el IMCO también ubica las carreras que tienen un mejor índice de calidad de inversión. En el caso de física, la más rentable, sólo se requieren de tres meses de trabajo para cubrir el costo de haber estudiado en una universidad pública y de 46 meses (casi cuatro años) si se hizo en una privada.

Otras opciones con un riesgo bajo debido a los altos sueldos son las carreras de estadística; finanzas banca y seguros; ciencias de la educación, programas multidisciplinarios, y servicios de transporte, que tienen un ingreso mensual promedio de entre 12 y 24 mil pesos que permite que en menos de siete años los egresados puedan haber percibido lo que se invirtió en sus estudios superiores.

El estudio también ubica las carreras con mayor informalidad laboral, es decir, que no tienen un contrato de trabajo formal y carecen de prestaciones de ley como la seguridad social. Es el caso de bellas artes, con 49.6 por ciento de sus egresados bajo este esquema laboral; veterinaria, con 47.1 por ciento; filosofía y ética, con 37 por ciento; y criminología, con 34.5 por ciento.

En contraste, los profesionistas que presentan un menor porcentaje de informalidad entre la población ocupada son los que estudiaron estadística, con sólo 2.4 por ciento laborando en la informalidad; finanzas, bancas y seguros, con 7.6 por ciento; y física, con 7.6 por ciento.

De acuerdo con el instituto, la falta de información sobre la educación superior ha resultado en una oferta educativa que no se adapta al dinamismo del mercado laboral ni a los cambios tecnológicos, ocasionando que los jóvenes no consideren factores como el retorno de inversión y el riesgo de desempleo en su decisión para elegir una carrera universitaria.

“Tomar decisiones sin considerar esos factores, frecuentemente guiándose solo en lo que es familiar, ha resultado en que 50% de los mexicanos profesionistas sean egresados de solo nueve carreras”, advierte el estudio de la asociación civil.

Para tratar de solucionar este problema, el IMCO propuso que las instituciones de educación superior tengan como prioridad la empleabilidad de sus egresados y el retorno de su inversión, además de alinear en sus planes de estudio las habilidades demandadas por el sector productivo.

El instituto también recomendó reducir las opciones de estudio en las universidades con base en la rentabilidad de sectores estratégicos para que los jóvenes puedan ingresar a una carrera de alto conocimiento y aplicabilidad laboral.

TE RECOMENDAMOS

Los siete pecados capitales que debes evitar en la gasolinería

LO MÁS VISTO EN VIDEO

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo