La columna de Piggo: ¿te controla el dinero o tú a él?

Todos tenemos nuestra historia con el dinero

Por Vicente Andraca

Hoy me desperté con una duda en la cabeza: ¿el dinero nos controla? 

Este tipo de reflexiones son de esas que te pueden quitar el sueño o, por lo menos, te pueden traer algunas pesadillas porque de inmediato la mente se echa a volar y empieza a analizar cosas como: “Si dejo mi trabajo qué voy a hacer” o “aunque no me guste debo seguir haciendo esto, si no quién va a pagar las cuentas”.

Todos tenemos nuestra historia con el dinero, ¿no es así? Cuando dejamos que nos controle se nos acaban las opciones y creemos que no hay nada qué hacer.

Estas situaciones no se dan por acto de magia, ocurren cuando empezamos a dejar que las cosas se nos escapen de las manos, como sucede con los gastos y las deudas; también por otras cuestiones que no son tan claras, como hacia dónde llevo mi vida y cómo deseo que sea mi futuro.

Todo es una cuestión de pequeñas decisiones y de sacudir un poco nuestra realidad.

¿Qué eliges? ¿Quedarte en ese empleo que odias esperando que te liquiden en lugar de buscar uno nuevo o quejarte de todo y nunca hacer nada para resolverlo?

Ambas problemáticas las escucho todos los días y ambas son realidades que no podemos resolver en unas cuantas líneas.

Lo que sí puedo hacer es darte cinco iniciativas simples y sencillas, para retomar el control sobre tu dinero y muchas cosas más. 

1. ¿A dónde va mi dinero? Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido y cuando se trata de lana duele un montón. Empieza a tomar conciencia de la infinidad de cosas en las que se va tu dinero, las necesarias y las que no lo son. Eso te dará una perspectiva de si estás atrapado, estancado o saliendo adelante.

2. Sé ordenado. Mi madre tenía una agenda roja de 1988 donde cada noche mientras veía algún drama televisivo, anotaba los gastos y dividía el dinero para lo que faltaba en el mes. No se preocupaba por los tickets y vouchers, pero tenía una idea muy clara de si le iba a alcanzar o no. Y sobre todo, de si habría vacaciones, regalos o tendríamos que esperar para tener ropa nueva.

Como ella, comienza a resolver ese acertijo llamado ¿cómo uso mi dinero? a la manera que mejor se te acomode.

3. Hay cosas que pueden esperar. Hay pocas cosas que realmente no pueden. Las demás son un poco la sal y la pimienta de la vida. Y las necesitamos, aunque todo llega a su debido tiempo y cuando estamos listos para ellas. Sé paciente, de nada sirve acelerarse y luego acabar “bailando con la más fea (o feo)”. Relájate un poco y cuando te gane la ansiedad enumera todo lo que has logrado hasta hoy.

4. Automatiza. Si dejamos a nuestros antojos cosas como ahorrar o planear el retiro o ya mínimo unas vacaciones, no llegaremos muy lejos. Un “mañana voy”, “Uy, hay mucha gente en el banco”, “no me sé la clave de mi cuenta”, acaban pesando más que nuestras metas.

Si ya sabes cómo eres, deja que la tecnología te ayude y empieza a programar que esos pesos se vayan directo a dónde deben de estar. Hay aplicaciones como piggo que te ayudan a solucionarlo.

5. Diversifica tu vida. Al igual que los grandes inversionistas recomiendan diversificar nuestra lana, también debemos hacerlo con nuestras vidas. A dónde vamos con esto, en la actualidad ningún trabajo es estable y por ello no podemos depender de eso al 100%. Todos tenemos y debemos aprender cosas que nos permitan salir adelante o acelerar que logremos nuestras metas. 

Así que comienza a pensar en grande y recuerda que hay ocasiones que hay que dejar lo bueno por lo mejor.

Hasta la próxima y si quieren hablar, escríbanme un tweet a @Captain_Harlock o @piggomx

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo