Congreso de EU prepara impuesto superior a 20% contra importaciones

El Congreso de EU analiza una iniciativa de Reforma Fiscal, que aplica un "impuesto especial" a las importaciones, que no viola el TLCAN.

Por Mario Mendoza
Republicanos preparan medidas fiscales para regular comercio exterior de EU. | Cuartoscuro
Congreso de EU prepara impuesto superior a 20% contra importaciones

El Congreso de EU prepara la aplicación de un impuesto especial a las importaciones, superior a 20%, que no violenta Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Tal gravamen es parte de una Iniciativa de Reforma Fiscal propuesta por algunos congresistas del Partido Republicano a la Cámara de Representantes de dicho país.

Así lo reveló la consultoría fiscal Garrido Licona y Asociados, a través de un comunicado enviado a su cartera de empresas nacionales e internacionales, donde señaló que tal impuesto es independiente a la renegociación o cancelación del TLCAN, que busca el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Sin embargo, les advirtió a sus clientes y asociados que el gravamen a las importaciones provocaría “una distorsión” que impactaría desfavorablemente al TLCAN y a sus integrantes.

De esta forma la Cámara de Representantes de EU, dominada por los legisladores republicanos, estaría materializando la pretensión de Trump cobrar hasta 35% a los productos mexicanos que ingresen a su país.

Congreso de EU perfila nuevo impuesto

La consultoría Garrido G. Licona explicó que la Reforma Fiscal propuesta por los republicanos pretende “introducir un nuevo impuesto a las importaciones de bienes y servicios que se originen o sean producidos fuera de territorio norteamericano”.

El cual sería cobrado a la entidad importadora bajo la denominación de “ajuste fronterizo o border adjusment tax o BAT, por sus siglas en inglés”.

Tal gravamen, explicó la consultoría, tendría un importe “probablemente superior a 20%”, cuya aplicación no constituye un impuesto al comercio exterior o arancel, sino una obligación fiscal de carácter corporativo pagadero sobre la base de efectivo (cash flow tax).

Indicó que, de acuerdo a la Iniciativa de Reforma Fiscal referida, los costos o gastos asociados a los bienes o servicios importados no serían deducibles para efectos de la determinación del Impuesto Sobre la Renta de las entidades residentes en EU que los adquieran e introduzcan al país.

“EU compra 13.5% de lo que producen las empresas, el campo y las materias primas de nuestro país, mientras que los mexicanos consumimos e importamos 16% de los artículos y bienes fabricados en suelo estadounidense”. Luis de la Calle, director de De La Calle, Madrazo, Mancera.

EU no violentaría directamente el TLCAN

Jesús Valdés Díaz de Villegas, especialista del Departamento de Estudios Empresariales de la Universidad Iberoamericana (UIA), explicó que la intensión real del gobierno de Estados Unidos es aplicar impuestos especiales internos –como el BAT– que no afecten las reglas del TLCAN.

“¡Ojo! no se trata de aranceles, sino de obligaciones fiscales especiales que gravan las mercancías o importaciones en suelo estadounidense. La obligación no se aplica al cruzar las fronteras”, dijo.   

Esto último significaría que, de aprobarse el BAT, el Gobierno de Trump cumpliría su amenaza de proteger a los productores y empresas de su país, con la aplicación de impuestos a los importadores.

Pero, en este caso, sin violentar directamente el TLCAN, porque no se trata de un gravamen aplicado en las aduanas o a las mercancías que ingresen a territorio estadounidense, directamente, sino a las personas o empresas que los ingresan.

“El comercio entre México y Estados Unidos se catapultó de 106 mil 452.7 millones de dólares en 1994 a 472 mil 954.2 millones de dólares en los primeros 20 años de vigencia del TLCAN”. Cifras oficiales.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo