Repatriados, oportunidad para reactivar la economía de los estados

Los repatriados representan un reto para el mercado laboral, que de no resolverse puede generar inseguridad para varias entidades del país.

Por Notimex

Si bien los repatriados mexicanos desde Estados Unidos representan un reto para varias entidades, también puede ser una oportunidad para reactivar su economía, si logran incorporarlos al mercado laboral.

De acuerdo con el analista de Fitch, Gerardo Carrillo, las entidades con mayor deportados son Michoacán, Oaxaca y Guerrero, cuyas economías son débiles y el hecho de recibir menos remesas o el regreso de migrantes les implicará mayores retos.

"Si no hay las suficientes oportunidades de empleo, de reintegrarlos a una actividad económica formal o productiva, sí está el riesgo de que se incremente el nivel de inseguridad", afirmó.

Y es que, explicó, después de los atentados terroristas de septiembre de 2001, el endurecimiento de las políticas migratorias de Estados Unidos trajo un incremento en los niveles de inseguridad en la zona norte de México.

Sin embargo, consideró que los migrantes pueden ser una oportunidad para reactivar la economía si los estados son capaces de generar fuentes de empleo, pero se tienen las dos aristas.

Estados beneficiados por repatriados

Carrillo expuso que en el caso de Guerrero lo ven fuerte, ya que si bien los conflictos sociales son recurrentes, la deuda es de las más bajas en términos relativos, además genera ahorro interno de forma satisfactoria.

Según un estudio hecho por Fitch, las remesas representaron 7.8 % del PIB estatal de la entidad y es la segunda con mayor número de repatriados por origen, con el 9.9%.

"Pese a que tiene indicadores altos de marginación e inseguridad, que se reflejan en conflictos sociales recurrentes, su perfil financiero le permitiría enfrentar un escenario adverso de distintas maneras, al ser el menos vulnerable financieramente entre los estados con mayor captación de remesas", señala el documento.

Entidades con riesgos

Mientras que para Michoacán, el analista de la firma expuso que es quien presenta más riesgo, dado que su nivel de endeudamiento es elevado, el gasto está muy presionado por la parte educativa, quien tendría espacio para pensar en un impuesto sobre la nómina.

Y es que en 2015 las remesas representaron el 9.7% del PIB estatal, además de registrar el mayor número de repatriados mexicanos, con el 10% en 2016.

"Ante un escenario adverso, el estado tiene margen para ajustar la tasa del impuesto sobre la nómina, aunque el impacto sobre sus finanzas públicas seria marginal porque su economía no es dinámica y podría verse afectada por una menor captación de remesas".

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Loading...
Revisa el siguiente artículo