Administra tu dinero y haz una compra inteligente

¿Quieres renovar tu guardarropa sin gastar tanto, comprarte una pantalla o adquirir un viaje para el fin de año durante el Buen Fin? ¿Pero no quieres comprometer tus finanzas? La respuesta es sencilla: identifica aquello que más necesitas o deseas comprar; revisa tus finanzas y determina cuánto puedes gastar; no caigas en la trampa de las ofertas irreales; y al entrar a las tiendas no cedas ante la tentación de comprar por impulso

Por Mario Mendoza
Foto: Cuartoscuro
Administra tu dinero y haz una compra inteligente

Para lograr tales objetivos, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros y el psicoterapeuta Raúl Aguado Santos te recomiendan:

1. Haz una lista de los artículos que vas a comprar

Esto te ayudará a estar más consciente y con la cabeza fría para elegir los artículos que verdaderamente necesitas; lo cual te garantizará que aquello que compres no afecte tu bolsillo. De esta forma podrás establecer un límite y con ello estarías evitando, de alguna forma, cualquier compra compulsiva. Lo único que debes hacer es respetar la lista que redactaste.

2. Redacta un presupuesto

Analiza la solvencia de tus finanzas personales y evita que las emociones nublen tus compras; dile no a las compras por impulso y haz que tu bolsillo sufra. Fija un porcentaje de tu ingreso para adquirir ropa, zapatos, electrónicos o servicios de tu interés. Antes de pagar, pregúntate: ¿Lo necesito?, y, ¿puedo pagarlo sin endeudarme?

3. Ten cuidado con los descuentos irreales

Visita –hoy mismo– por lo menos dos o tres tiendas, busca el producto que requieres, anota el precio y, cuando regreses a comprar (durante el Buen Fin), verifica que haya un descuento u oferta real. También puedes hacer este comparativo a través de los precios publicados por la tienda o las marcas de tu preferencia en Internet.

4. No sacrifiques calidad por valor

Recuerda que un artículo que sea caro no significa que sea el mejor. Muchos aprovechan el nombre o la marca de un artículo para destinarle un valor alto. Debes ser crítico: analiza qué necesitas, elabora una lista y no salgas a ver qué encuentras, porque esto te hace víctima del consumismo.

5. Combina las ofertas

Pregunta a los vendedores cuáles son las condiciones de cada promoción; si puedes acumular los descuentos de la tienda con los que ofrecen marcas, proveedores y tarjetas bancarias. Hay locales que te depositan un porcentaje de tu compra en monedero electrónico o te hacen una segunda rebaja.

6. Elige la mejor forma de pago

Si cuentas con liquidez, algún ahorro o te adelantaron tu aguinaldo, paga en efectivo. Si pagas con una tarjeta de crédito, usa la que tenga el menor saldo o la tasa de interés más baja. Recuerda que, si usas el plástico dos o tres días después de la fecha de corte, obtienes 50 días de pago o tres quincenas para liquidar tus compras.

7. Considera tu estado de ánimo

Sentirte triste, deprimido, haber pasado por una situación de duelo reciente como una separación o pérdida de algún ser querido te hace vulnerable y presa fácil de las compras por impulso. Esto se debe a que las personas buscan llenar los vacíos emocionales con alguna compra autocomplaciente, que casi siempre rebasa la capacidad de su bolsillo.

8. Que renovar tu guardarropa no sea una pesadilla

Ten claro que tu guardarropa no te hace a ti; tú debes hacer a tu guardarropa. Si tu autoestima no es la adecuada, no importa lo costoso de lo que vistas, seguirás proyectando lo que no quieres. Vístete de autovalía y sin importar las prendas que portes, siempre proyectarás tu seguridad y confianza. Recuerda que la personalidad hace la diferencia.

9. Realiza tus compras en pareja

Los programas como el Buen Fin duplican o triplican la compulsión hacia el consumo; y esto te lleva que no consideres los límites del costo, calidad o necesidad del producto. Por ello puedes acudir a las tiendas con tu pareja, algún familiar o un amigo de confianza, quienes se convertirán en un autorregulador, que te recuerde que no debes gastar por gastar.

10 . Evita tentaciones y cuestiona la publicidad

Al leer las palabras “descuento”, “oferta” “rebajas”, la mayoría de los consumidores piensa “eso es para mí”… “que bonito está” y “me lo llevo”, sin importar cómo lo pagarán.

Así que antes de caer en el consumismo, recuerda que –al principio de este ejercicio– hiciste una lista de productos que necesitas; así que cúmplelo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo