Steve Wozniak, el millonario y su fórmula de la felicidad

El fundador de Apple participó en la clausura de Campus Party México donde platicó sobre los orígenes de Apple, su admiración por un mexicano y el futuro de la educación

Por Héctor Escamilla

Steve Wozniak demostró que es un rockstar. Más de tres mil personas se reunieron en el foro principal del Campus Party 8 en México para escucharlo; es uno de los fundadores de una de las marcas más poderosas del mundo: Apple.

“Es increíble lo grande que es (Campus Party), la cantidad de gente… es como un gran concierto con toda esa gente” señaló durante su visita a Guadalajara.

Wozniak, quien era de los mejores amigos de Steve Jobs, sabe que la felicidad no necesariamente viene en el aspecto económico: “La vida se trata de cuan feliz eres en un sentido emocional. La fórmula dice que cuando eres feliz sonríes y cuando estas triste frunces el ceño… yo hice mi propia fórmula: H=S-F, Felicidad (H) es igual a Sonreir (S) menos fruncir el ceño (F)”.

“Busco sonreir, encontrar gente interesante, amo la tecnología, voy al cine, leo libros, escucho música… de hecho la música es lo principal. ¿Y como reducir el fruncir la cara?, pues no te preocupes demasiado por las cosas, no vale la pena molestarse si la persona equivocada gana las elecciones, si te hacen algo malo o si discutes con alguien. De hecho discutir siempre te hará infeliz (…) siempre busca dar pasos constructivos hacia adelante”.

Admira a un mexicano

En la rueda de prensa posterior a su conferencia, Wozniak habló sobre el talento:

“En cualquier parte del mundo podría darse (un nuevo Wozniak o Jobs). Nosotros somos conocidos porque iniciamos una compañía en la cochera. Debes comenzar desde casa cuando no tienes dinero, con una idea en la que crees, talento suficiente y no detenerse a pesar que haya personas que te digan que 'no, está mal'.”

Steve Wozniak, el millonario que comparte su fórmula de la felicidad Steve Wozniak ofreció una rueda de prensa posterior a su conferencia en CPMX8 / FOTO: Héctor Escamilla

“Ve esas compañías que están cambiando nuestras vidas: Apple, dos personas sin carrera universitaria; Microsoft, unas personas sin carrera; Facebook… Facebook comenzó en un dormitorio. Eso sólo implica que puede lograrse desde cualquier parte del mundo”.

Wozniak destacó su admiración por un mexicano:

“Yo tengo grandes amigos en México. Uno que recuerdo -¡Dios, estoy yéndome 30 años atrás!- era una persona tan talentosa, pero que carecía de los conocimientos tecnológicos y digitales en la Universidad de la Ciudad de México. Pagué sus gastos para que tuviera una educación en Inglaterra y le dije: 'Cuando seas exitoso, podrás ayudar a otras personas, ayudar a gente joven que requiera tu experiencia… ayúdales y será tu forma de pagarme'”.

Con felicidad, Wozniak concluyó su historia: “Vaya que fue exitoso y se negó a aceptar ofertas laborales millonarias de Microsoft, porque igual que yo no quería dinero. No te pueden comprar, sino haces las cosas por un buen propósito. Eventualmente trabajó para Yahoo desarrollando en materia de seguridad, luego se fue a Facebook para crear software contra el bullying y todo el tiempo me está diciendo como ayuda a la gente joven”.

El nombre del ingeniero es Arturo Bejar, quien es jefe de ingeniería en Facebook: “Incluso fui a su boda en Ciudad de México y era muy fiel con su esposa, lástima que se hayan divorciado recientemente… recuerdo que cuando fui a su boda fue la primera vez que escuche una canción que tres años más tarde llegó a Estados Unidos: La Macarena”.

El camino de Wozniak y Apple

Se le preguntó si fue difícil competir con los gigantes de la tecnología, mientras ellos sólo tenían un garage:

“Hice lo que de todos modos hubiera hecho por mi mismo. Tenía los prototipos de la Apple I y Apple II totalmente construidos. La Apple II fue la base para iniciar una gran compañía con mucho dinero y que probablemente sería muy exitosa. En cuanto a obstáculos de ingeniería no tuve ningún problema”.

Aunque la parte técnica estaba resuelta, la financiera no:

“Sí tuvimos que buscar fondos. Teníamos que hacer mil computadoras y hallamos el modo de hacer 100 sin dinero… conseguimos las partes a crédito por 30 días, muy rápido, sin abogados, sin compañía y las llevamos a la tienda para recuperar el efectivo, lo que hicimos en un periodo de 10 días, pues teníamos 30 días para pagar las partes”.

“Pero para las mil computadoras necesitábamos mucho dinero y Steve Jobs fue la persona de los negocios. Él quería ser exitoso. Una cosa que decía es 'el conocimiento es menos importante que la motivación, lo que quieras es lo que harás en la vida'. Steve encontró el dinero, los inversores, y eso fue muy afortunado… dirás que fue un obstáculo pero tuvimos un ángel inversor que creyó en nosotros”.

Steve Wozniak, el millonario que comparte su fórmula de la felicidad

Mientras nacía una empresa, Woxniak enfrentaba dilemas éticos y profesionales:

“Mi mayor obstáculo era mi trabajo en Hewlett Packard. Amaba mi compañía y era leal. Así que primero elegí a Hewlett Packard para ofrecerles mi computadora personal y fue la primera de cinco veces que me rechazaron. Entonces surgió la Apple II y el inversor me dijo que tenía que dejar Hewlett Packard y hacer de Apple mi vida. Me hicieron decidir y dije que no, no sería parte de Apple computer, que me mantendría leal a mi compañía y sería un ingeniero el resto de mi vida en Hewlett Packard porque eso quería en la vida. Amaba diseñar computadoras (…) entonces descubrí que podía hacer eso en mi propio tiempo y sin compañías. Steve Jobs se molestó porque sus amigos y conocidos lo estaban abandonando y fue cuando me dijo: 'toma el dinero, vente a Apple'. Finalmente un amigo me convenció de tomar el dinero y seguir siendo un ingeniero en Apple. Lo único que quería era un laboratorio, inventar cosas y ser un ingeniero y no dirigir una compañía , eso era muy político para mi”.

El destino de la educación:

“La verdad es lo más importante que las nuevas generaciones deben aprender” dijo Wozniak de forma enfática después que le cuestionaron sobre la educación y lo que las nuevas generaciones deben aprender.

“La sociedad debe tener diferentes tipos de personas y diferentes categorías, no pensar que un niño debe ser de un sólo modo, sino que debe haber diversificación” agregó.

“Todo el mundo se está digitalizando, la programación debería ser enseñada naturalmente, porque enseña la lógica de la vida. Hay muchas cosas diferentes que deberían enseñar en la escuela, distinto a lo que se enseñaba en los viejos días y a lo que no deberíamos ponerle tanta atención. Cada niño debería ir en su propia dirección, podemos lograrlo. Actualmente un maestro, 30 alumnos, todos deben aprender lo mismo en la misma dirección. Creo que eso debería ser diferente”.

_______________________

Final desordenado

Durante los primeros cuatro días, la organización de Campus Party fue impecable. Sin embargo, el último día, las fallas proliferaron y generaron molestia entre varios de los asistentes.

La conferencia de Steve Wosniak, uno de los eventos estelares, se combinó con la salida de muchos campuseros y algunos jóvenes decidieron acudir a la presentación llevando sus maletas y equipos, entorpeciendo el paso de las personas.

Steve Wozniak, el millonario que comparte su fórmula de la felicidad La multitud que acudió a ver a Wozniak causó problemas a los organizadores. / FOTO: Héctor Escamilla

Algunos voluntarios, en su mayoría jóvenes, eran incapaces de dar indicaciones para tratar de organizar a las personas y evitar los empujones. En otros, el cansancio de cuatro días era notorio y con hartazgo respondían a quienes les preguntaban indicaciones.

“Si estoy diciendo que ya no se puede, es porque ya no se puede” explicó un joven con playera de Staff a un grupo de muchachos con mochila que quería acercarse a ver a Wosniak y pasar una valla metálica que colocaron a medio salón. “Sí, pero estabamos dentro y otro nos quitó (de staff) y nos mandó para acá” trataban de explicar.

En cada zona del salón el personal de staff tenía indicaciones contradictorias. En algunas zonas los empujones llegaron a provocar discusiones entre los asistentes. La magnitud del evento rebasó a muchos de los voluntarios que eran incapaces (o ya no tenían el deseo) de coordinar a la gente.

El cierre no fue perfecto como el resto del evento.

Loading...
Revisa el siguiente artículo