Proyecto de construir en terreno de El Deán empeoraría inundaciones

Expertos advierten que autorizar viviendas en un predio aledaño sólo provocará más escurrimientos que no podrán ser soportados por el vaso regulador, pese a su ampliación

Por Héctor Escamilla

El proyecto del ayuntamiento tapatío para enajenar un predio contiguo al Parque de la Liberación y construir cinco mil 400 viviendas, incrementaría el problema de inundaciones en la Zona Industrial, colonia Ferrocarril e Higuerillas ya que sobrecargaría la captación de aguas del vaso regulador de El Deán, recientemente ampliado.

Este lunes se dio a conocer que el Ayuntamiento de Guadalajara autorizaría modificaciones a los planes parciales de desarrollo para la construcción de vivienda en una fracción del predio rústico El Deán o San Nicolás de las Higuerillas. El terreno sería vendido a particulares a través de una licitación pública y el objetivo, a decir del municipio, sería redensificar la zona. De construirse los cinco millares de casas la zona recibirá a aproximadamente 20 mil personas.

Proyecto de construir en terreno de El Deán empeoraría inundaciones Mapa de la zona. / DISEÑO: Héctor Escamilla

En total son 81 mil 054 metros cuadrados los que estarían en venta en el terreno ubicado sobre la Avenida 18 de Marzo, esquina con Av. Gobernador Curiel, en la colonia Higuerillas. Actualmente el predio opera en una parte como planta de transferencia y talleres de la recolectora de basura CAABSA,  y otra como vivero municipal.

A decir de especialistas, saturar de viviendas una zona ya rebasada sólo incrementaría el problema de inundaciones en el área.

El Deán es uno de los principales captadores de agua de la Zona Metropolitana, pero su capacidad está excedida.

“Es una gran cantidad de escurrimientos los que se producen a partir de una impermeabilización generalizada, desde la parte alta del Cerro del Cuatro hacia Lázaro Cárdenas, bordeando un lado por Colón y hacia el otro lado el Alamo Industrial. Es un perímetro densamente poblado y muy impermeabilizado. Según nuestros cálculos y modelos por computadora, es demasiado agua la que drena de dos mil hectáreas aproximadamente hacia El Deán (…) el agua que no cupo por los colectores, entra a El Deán a través de las calles”, explicó Arturo Gleason, investigador de la Universidad de Guadalajara y experto en temas del agua.

“No entiendo por qué comprometer la calidad de vida”

Arturo Gleason, investigador experto en hidráulica de cuencas urbanas; académico de la Universidad de Guadalajara.

¿Es conveniente autorizar la construcción de vivienda como busca el ayuntamiento?

— Construir viviendas en el predio aledaño a El Deán implica alterar de nuevo el ciclo de agua y presionar la infraestructura hidrosanitaria. Esas cinco mil viviendas van a requerir más agua para el consumo humano pero también van a descargar aguas negras a los colectores ya colapsados o sobresaturados por el agua negra que viene de arriba del Cerro del Cuatro… son aguas pluviales mezcladas con aguas negras.

Ahora, ¿cómo pones más casas en lugares donde ya se inunda? Esa zona del rastro municipal se inunda, ¡los pozos de visita, más abajo de este predio, brota sangre que proviene del rastro! No me cabe en la menta que en un lugar que se inunda, con una infraestructura insuficiente y con los problemas del deterioro del ciclo de agua (siendo concreto menos infiltración) quieras meter forzadamente este desarrollo. No le veo el sustento técnico. No entiendo por qué comprometer la calidad de vida de las personas que viven ahí, de los usuarios de la Zona Industrial y de los futuros ciudadanos que comprarán esas viviendas.

¿El Deán está rebasado?

— El agua de dos mil hectáreas impermeabilizadas es difícil que puedan concentrarse en 7.5 hectáreas de vaso regulador y aunque se extienda su capacidad 20%, no deja de ser un paliativo. No resuelve el problema de fondo que es el deterioro del ciclo de agua, y el ciclo del agua se afecta en principio porque no hay infiltración… porque no hay por donde se vaya el agua.

Al quitar los árboles, que son parte del ciclo del agua, se reduce la capacidad de absorción de la cuenca.  Sería muchísima el agua que pudieran retener los árboles para evitar que no llegue de inmediato a las partes más bajas.

Proyecto de construir en terreno de El Deán empeoraría inundaciones El Deán es el principal vaso regulador en el sur de la metrópoli. / FOTO: Archivo

No hay planeación para que las lluvias no afecten la ciudad

Luis Valdivia Ornelas, investigador del Departamento de Geografía y Ordenación Territorial de la Universidad de Guadalajara.

¿Es conveniente autorizar la construcción de vivienda?

— De entrada, cualquier proyecto en El Deán está en una zona problemática. Me imagino que la autoridad debe contar con estudios técnicos para evaluar el riesgo de urbanizar en esa zona y supongo que consideran el tema de infraestructura y peligrosidad.

¿El Deán está rebasado?

— Los sistemas hidráulicos son muy antiguos y obviamente es la zona donde se carga la mayor cantidad de agua cuando llueve. Es infraestructura muy antigua con problemas de mantenimiento y un desarrollo con gran cantidad de viviendas lo único que hace es aumentar la presión de los sistemas hidráulicos.

Es una zona que se está inundado a pesar de las nuevas obras que se desarrollaron. El problema no es que llueva mucho, así ha sido siempre, es un fenómeno normal… el problema es que no hubo la planeación para que la ciudad no fuera afectada por estas tormentas.

Históricamente siempre ha llovido mucho y es una excusa decir que se inunda por eso. Lo que no hay son las condiciones hidráulicas y de planeación para que las lluvias no afecten a la ciudad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo