Atoran en el Congreso reforma contra el ruido

Integrantes de la Cruzada contra el Ruido acusan que no han sido tomados en cuenta para sacar la ley que combatiría la contaminación auditiva

Por Héctor Escamilla
Este domingo, se realizó una reunión entre colonos de diferentes colonias para unir esfuerzos en la lucha contra el ruido; se informó la creación de un mapa para ubicar las zonas de mayor ruido de la ZMG. - FOTO: Héctor Escamilla
Atoran en el Congreso reforma contra el ruido

La iniciativa para sancionar el ruido se ha atorado dentro del Congreso local. Integrantes de la Cruzada contra el Ruido señalan que, aunque el asunto está en discusión en la Comisión de Asuntos Metropolitanos, al parecer hay temas que serían rasurados para que el documento pueda pasar a discusión al pleno, entre ellos se eliminaría la obligación a los establecimientos a que cuenten con medidores de sonido y lo estén reportando a las autoridades.

“Fuimos con el diputado Alejandro Hermosillo, quien es el que está preparando el dictamen de la Comisión, no me dio mayor información… me dio la impresión que va medio rasurada. No sabría decir como van a emitir el dictamen. Me dijo que fuéramos a hablar con otros diputados, pero me dio la impresión que no va muy bien”, señaló Alberto García Ruvalcaba, quien es uno de los dirigentes de la Cruzada contra el Ruido.

Explicó el representante que uno de los temas que podría ser modificado de la iniciativa era la propuesta de que empresas y establecimientos comerciales cuenten con equipos reductores de ruido e instrumentos que lo midan e informen a las personas en el interior y exterior a cuántos decibeles se encuentran sometidos. Además, los establecimientos estarían  obligados a documentar, en tiempo real, el ruido que están generando e informarlo a las autoridades municipales.

1,500  a un millón 500 mil pesos, la sanción propuesta a quienes generen ruido excesivo

“El monitoreo lo propusimos para abaratar los costos de inspección de los municipios, prácticamente me dijo que eso no iba a pasar y creemos que eso es darle la espalda al futuro del monitoreo”.

La principal queja de los integrantes de la Cruzada contra el Ruido es que, a pesar de ser los principales de la iniciativa, no han sido tomados en cuenta en las mesas del trabajo del Legislativo para sacar adelante la iniciativa. “Si han invitado a la Canirac (Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados); a los miembros de los restaurantes  y bares… cuando menos que escuchen a las personas que afectan, no sólo a los que producen el ruido”.

Municipios bajan la vigilancia

Integrantes de la Cruzada contra el Ruido realizaron una reunión con afectados y representantes vecinales de diferentes colonias para ampliar el frente de lucha.

Los participantes criticaron que ha sido insuficiente el actuar municipal para combatir el ruido y ejemplo de ello es que en sus presupuestos de ingresos del próximo año, ninguno de ellos aumentó las sanciones a los generadores de contaminación auditiva y que la autoridad sigue sin atender el ruido vecinal: “al no hacerlo, están incumpliendo la homologación del servicio 9111 del Catálogo Nacional de Incidentes de Emergencia, emitido por el Consejo Nacional de Seguridad Pública, que señala el ruido como una alteración del orden público”.

Destacan además que la policía no está cumpliendo su labor de sancionar el ruido ni amonestar a los generadores, por lo que abandona a las víctimas a su suerte; los procesos de mediación también han resultado inefectivos para combatir la situación.

Alberto García Ruvalcaba, uno de los dirigentes de la Cruzada contra el Ruido, reconoce que en los últimos meses tanto el ayuntamiento de Guadalajara como el de Zapopan han relajado la supervisión contra los negocios y viviendas generadoras de ruido, pero son los únicos municipios que han tomado acciones para enfrentar las denuncias.

Te recomendamos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo