Bajan denuncias por extorsión telefónica en Jalisco

Este año se han reducido 20% las querellas ante la Fiscalía por este delito comparado a 2016. Aunque autoridades afirman que cada vez menos personas caen gracias a las campañas de prevención, una realidad es que la gente ya no reporta estos incidentes

Por Héctor Escamilla
Las cifras revelan que hay menos denuncias de extorsiones telefónicas, pero es un delito que no ha logrado erradicarse. - FOTO: Dreamstime
Bajan denuncias por extorsión telefónica en Jalisco

“Papá, me tienen secuestrada” menciona la voz del otro lado de la línea telefónica. Manuel sabe que su hija está en la escuela y cuelga la llamada; reconoce de inmediato que es una extorsión telefónica, atiende la recomendación de la autoridad de colgar sin intercambiar información. Sin embargo Manuel no denunciará el incidente: “¿Como para qué?, no van a registrar quien me llamó ni va pasar nada… en realidad es tiempo perdido”, dice la potencial víctima.

No es la primera vez que le llaman, en otras ocasiones se llegó a asustar y preocupar, pero ya sabe que sólo tratan de sacarle dinero.

31% de los delitos sufridos por jaliscienses en 2016 fueron extorsiones telefónicas, según datos de INEGI.

Las denuncias por extorsiones telefónicas se han reducido en el estado, no obstante, el delito, según estudios, prevalece como el más frecuente. Entre enero y octubre de este año se han originado 215 querellas por este ilícito en la Fiscalía estatal, mientras que en el mismo periodo de tiempo de 2016 hubo 272 y en 2015 se registraban 478.

No obstante, la Encuesta de Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública 2017 menciona que la extorsión prevalece como el delito más común en Jalisco. Según la estadística, durante 2016 se cometieron dos millones 311 mil 287 ilícitos (sumando incluso aquellos que no son denunciados) de los cuales 725 mil 145 fueron extorsiones, es decir 31% de los hechos reportados.

La Zona Metropolitana de Guadalajara, históricamente, ha concentrado las denuncias por extorsión telefónica. Sin embargo, según datos de la autoridad estatal, entre 2013 y 2015, las regiones Costa Sierra Occidental y la región Altos eran las otras dos zonas de la entidad que destacaban por la gran cantidad de incidentes. En los últimos dos años, la Región Valles (Teuchitlán, Tequila, Tala Hostotipaquillo, Ameca entre otros) han disparado los números de denuncia por extorsión.

Bajan denuncias por extorsión telefónica en Jalisco FUENTE: Gobierno del Estado

“Podemos encontrar un lado positivo y un lado negativo de esta situación. Las personas , en efecto, tienen más conciencia sobre la extorsión telefónica y es más complicado que caigan en los engaños, pero por otro lado, y es el aspecto negativo, nos damos cuenta que es un delito que prevalece, que no se reduce, por el contrario, crece y la gente ya no recurre a la autoridad para denunciarlo, ya sea por desconfianza de una reacción de la autoridad o porque mientras no caigan en el engaño, no le ven la importancia de denunciar”, explico Javier Razo, experto en seguridad pública.

Destacó que cada vez los extorsionadores utilizan nuevos medios e historias para engatusar a las personas a través de llamadas telefónicas y organizan engaños más laboriosos. “La autoridad debería de generar nuevos procesos para combatir estos ilícitos, es decir, si se tiene detectado que muchas de las llamadas proceden de los reclusorios, tomar otro tipo de acciones para desmantelar estas redes y no delegar toda la responsabilidad a la víctima de colgar y no atender a los extorsionadores”, concluyó.

Tipos de extorsiones más frecuentes

  • Extorsión tripartita: Una de las extorsiones más laboriosas. Los delincuentes contactan a dos víctimas de la misma familia. Llaman primero a una persona y con engaños consiguen que les den los datos de un familiar. Al obtenerlos presionan a la primera víctima para que se esconda en algún lugar (hotel, centro comercial o lugar concurrido) y posteriormente mantienen ocupado el teléfono. Después llaman a la otra persona y le hacen creer que secuestraron a su familiar. Cuando la víctima intenta contactar a la otra persona no puede hacerlo y creen que realmente se halla privado de la libertad y pagan el rescate.
  • El secuestro: En cuanto la víctima descuelga para contestar la llamada, escucha del otro lado de la línea a un niño o niña que dice “mamá” o “papá”, y pide ayuda porque está secuestrada. Sin dar tiempo, un sujeto interrumpe y pide dinero a cambio de no causar daño. En algunos casos la víctima llega a nombrar a su hijo o hija y eso da más información al delincuente para seguir la estafa.
  • El grupo delictivo: Después de obtener datos en llamadas previas (principalmente haciéndose pasar como empleados de banco u otras empresas), los delincuentes llaman a una familia o negocio y afirman que causarán daño si no les pagan sumas de dinero, ostentándose como integrantes de un grupo criminal. Aseguran que tienen a las víctimas bajo vigilancia y que ya saben dónde se ubica su casa o establecimiento en caso de no acceder a la demanda.
  • El migrante: El extorsionador llama a un teléfono fijo o celular haciéndose pasar por un familiar procedente en Estados Unidos. Menciona que al entrar a México o durante su viaje fue secuestrado, robado o despojado de su vehículo por algún policía y corporación y solicita ayuda para poder salir del aprieto.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo