Prevalecen rezagos laborales en la industria electrónica

Aunque genera 35% de las exportaciones de México, dentro del sector electrónico y de telecomunicaciones existen aún muchas deficiencias laborales, revela estudio

Por Héctor Escamilla
En Jalisco, la industria electrónica da empleo a 110 mil personas. - FOTO: Dreamstime
Prevalecen rezagos laborales en la industria electrónica

A pesar que la industria electrónica es una de las principales generadoras de exportaciones de México y un polo de desarrollo de Jalisco, el crecimiento del sector no ha ido  de la mano con las condiciones laborales de los empleados. Un estudio del Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal) señala que los mejores salarios y su derecho a organizarse en sindicatos son los principales pendientes dentro de estas empresas que generan 35% de las ventas fuera del país.

Jorge Barajas, integrante de CEREAL, explicó que en México hay alrededor de 400 empresas de este tipo que se concentran en los estados de Jalisco, Sonora, Baja California, Chihuahua, Nuevo León Tamaulipas, Aguascalientes, Querétaro y Estado de México: “Uno de los hechos que provocaron el crecimiento de esta industria son los bajos costos de producción, incluidos los salariales. Comparativamente, en México resulta 12% más barato ensamblar equipos electrónicos que en Estados Unidos y 13.8% más económico fabricar equipos de telecomunicaciones”.

149 mil trabajadores aglutina la industria electrónica y de telecomunicaciones en México, según datos del Inegi.

Destacan que en la última década, algunas empresas han impulsado avances, como el combate a la discriminación, así como la prevención y atención de accidentes, pero se conservan los malos sueldos (en promedio un trabajador gana 1.2 salarios mínimos diariamente) y las empresas no respetan en muchas ocasiones su libertad de asociación.

Destaca la investigación de Cereal que aunque todas las empresas manufactureras de electrónicos y telecomunicaciones en México tienen sindicatos, nueve de cada 10 trabajadores desconocen si están afiliados, 97% carece de una copia del contrato colectivo y 94% afirma que no se respetan todas sus prestaciones laborales como vacaciones. “Paradójicamente, una de las formas más usadas por las empresas para controlar a sus trabajadores son los sindicatos… los contratos colectivos reducen derechos de los trabajadores en lugar de incrementarlos”. Tras una revisión de contratos se detectaron cláusulas que violan la Ley Federal del Trabajo, como personas que son despedidas automáticamente después de ser expulsadas del sindicato o prestaciones ficticias, como un mes de aguinaldo o vacaciones que finalmente no se otorgan.

El efecto del TLC en la industria

A decir de Jaime Barajas, del Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal), entre 2006 y 2007 las empresas trasnacionales electrónicas y de telecomunicaciones impulsaron nuevos proyectos en el país.

“Prácticamente todas las empresas crecieron en México. Hubo un impacto con la ley laboral y ahora las compañías tienen menos riesgos y costos, en la nueva Ley Federal del Trabajo, para contratar y despedir trabajadores. La propia Canietti (Cámara Nacional de la Industria Electrónica, Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información) reporta más de 110 mil trabajadores en la industria electrónica en Jalisco. A pesar de no ser un boom como el de hace 22 años, la industria no ha dejado de crecer”. Sin embargo, reconoció que a la par del crecimiento de estas empresas, también aumentó la precariedad laboral.

Señaló que la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) y de darse un alza salarial para  volver más competitivos los costos de mano de obra comparado con Estados Unidos y Canadá, eventualmente sí podría desalentar las inversiones de empresas electrónicas extranjeras en el país.

El caso de Guadalajara

Guadalajara es un caso paradigmático. Entre 1994 y 2000 la ciudad se convirtió en uno de los principales fabricantes de piezas para la industria electrónica y de telecomunicaciones. En la ciudad se instalaron empresas como  Hewlett Packard, IBM, Intel, Lucent, NEC, Flextronics, Solectron, Jabil Circuit y SCI-Sanmina.

En buena medida, las empresas encontraron en Guadalajara un sitio ideal para instalarse por los apoyos gubernamentales, fiscales y la mano de obra barata. Para 1998, la industria electrónica de Guadalajara exportaba más de ocho mil millones de dólares y la metrópoli recibió el mote de Silicon Valley mexicano.

81% de los empleados de fábricas electrónicas considera que no hay igualdad laboral entre hombres y mujeres

Sin embargo, con la entrada del nuevo milenio muchas de las empresas trasnacionales decidieron relocalizar sus operaciones en países asiáticos donde la mano de obra era aún más económica. Las pérdidas fueron catastróficas: las exportaciones cayeron 65% y se recortaron de la noche a la mañana 30 mil empleos. Al retirarse las grandes empresas, muchas compañías que les generaban componentes y los ensamblaban también se fueron a la quiebra. Pocas permanecieron en Jalisco.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo