La ZMG inicia el 2018 con crisis en materia ambiental

En la primera quincena de este año no ha habido un sólo día con buena calidad del aire; ya se han decretado tres contingencias según datos de Semadet

Por Héctor Escamilla

Parece neblina, pero esta tiene un tufo a humo; los ojos arden y la garganta se reseca. Las últimas dos semanas, vecinos en fraccionamientos y colonias al sur de la ciudad han tenido que dormir con las puertas y ventanas cerradas ante la contaminación en el aire de la metrópoli.

El inicio de 2018 ha sido crítico para la ciudad en materia ambiental. Según datos de la Secretaría de Medio Ambiente (Semadet) hasta el pasado 11 de enero, la metrópoli registraba siete precontingencias atmosféricas (es decir, por arriba de 100 puntos Imeca y menos de 150) y una precontingencia fase 1 (por arriba de 150 Imecas pero menos de 200). Sin embargo, tan sólo este fin de semana se registraron dos nuevas contingencias fase 1 en Las Pintas y la estación Santa Fe, hacia Tlajomulco.

2,021 muertes pudieron ser evitadas en la ZMG de tomarse medidas contra la mala calidad del aire, según un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) en 2016

De los 14 días del año, en todos se ha registrado calidad del aire por arriba de la norma e incluso, estaciones que por lo general registraban buena calidad del aire, como Las Águilas, Vallarta o Atemajac  han documentado niveles por arriba de los 100 puntos del IMECA. La estación Las Pintas ha alcanzado los niveles más elevados e incluso llegó a 177 puntos el pasado viernes por la noche.

Activan primera contingencia de 2018 en la Zona Metropolitana Una nata de huno podría percibirse ayer desde diversos puntos de la ciudad. / FOTO: Gabriela Acosta

 

 

La época invernal suele ser la más crítica para la metrópoli en cuestión ambiental por las generación de inversiones térmicas y el estiaje, que incrementa la cantidad de incendios forestales y de pastizales. A esto se suma la falta de políticas para reducir la motorización (principal emisor de contaminantes) y las quemas que se realizan en zonas ejidales preparándose para las siembras del año. En el caso del sur de la ciudad, estudios de autoridades estatales revelan que la concentración de industrias y fábricas son factor para la acumulación de contaminantes.

Los efectos para la metrópoli

Según datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), en un estudio desarrollado en 2015, la contaminación en el aire es responsable de la muerte de 249 muertes, 860 hospitalizaciones y 40 mil 103 consultas cada año para la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Esto equivale a 166 millones 830 mil pesos en pérdidas por productividad (personas que no trabajan o se incapacitan) y 39 millones de pesos en gastos de salud.

Datos de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) de 2015, último disponible, reflejan que en Guadalajara, los tapatíos estuvieron expuestos 97 microgramos de partículas menores a 10 micras por metro cúbico((µg/m3) cada 24 horas, mientras que la norma internacional de  la Organización Mundial de la Salud señala que no se debe exceder de 50 µg/m3.

Por mucho 2017 fue uno de los peores años en materia ambiental por lo que la cifra de exposición a partículas PM10 habría empeorado entre 2015 y 2017. En 2015 sólo se registraron 18 precontingencias y cinco contingencias fase 1; para 2017 fueron 43 precontingencias, 16 contingencias fase 1 e incluso una contingencia fase 2.

Ignoran efectos

Pese a la existencia de protocolos, muchas personas desconocen cómo actuar o no se enteran cuando hay contingencia atmosférica en su zona. Según datos del Instituto Nacional de Salud Pública en 2017, la exposición a elevados índices de contaminación es responsable de enfermedades respiratorias agudas, asma, enfermedades isquémicas del corazón y enfermedades cerebrovasculares, principalmente en niños y adultos mayores.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo