Uso de motos aumenta 12% cada año en Jalisco

Por economía, en las últimas dos décadas la gente ha optado por estos vehículos sobre otros medios de transporte, también se han acarreado diversos problemas de movilidad y ambientales

Por Héctor Escamilla

El incremento en el precio de los combustibles; la masificación en su producción y venta, y el deficiente transporte público en diversas zonas de la entidad provoca que los jaliscienses opten por la compra de motocicletas sobre otros medios de transporte.

Desde hace 20 años, la circulación de motocicletas crece a una tasa de 12% cada año, mientras que la de automóviles aumenta con una velocidad de 6% anual, según datos de la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas (Sepaf).

Otro ejemplo es que para 1997, apenas cuatro de cada 100 automotores dentro del parque vehicular de Jalisco eran motocicletas; en 2007  representaban 5.4% de los vehículos en el estado y, finalmente, para 2017, las motocicletas conformaban 11% del padrón registrado.

Los datos reflejan que en 1997 había 42 mil 809 motocicletas; en 2007 se documentaban 130 mil 404, y en 2017 eran 413 mil 898; es decir, en dos décadas, la cifra de motos creció 866%, mientras que la de automóviles, en el mismo lapso, fue de 386%.

19 motocicletas hay por cada habitante de Jalisco en 2018; en 2012 había 35 motocicletas por habitante, según un estudio del Colectivo Ecologista de Jalisco

Sin embargo, a la par del incremento de motocicletas, se registran tres fenómenos que preocupan a las autoridades: la falta de cultura vial y los accidentes, los efectos ambientales generados por la masificación y el aumento en el robo de estas unidades.

Según datos de la Secretaría de Movilidad, en 2017, los accidentes de motociclistas representaron 14.2% del total de percances viales ocurridos en el estado; es decir, dos mil 102 incidentes de 14 mil datados. En tanto, los 75 decesos de motociclistas durante 2017 representaron 6% del total de fallecimientos por accidentes viales.

Uso de motos aumenta 12% cada año en Jalisco FUENTE: SEPAF

“Hay un problema porque no perméa la cultural vial en este sector. Se venden motocicletas hasta en tiendas de autoservicio, pero no se le capacita al usuario sobre las normas viales, la utilización del casco y, sobre todo, los riesgos de la conducción temeraria. En una motocicleta uno está desprotegido por todos lados y por ello es importante el manejo cuidadoso (…) Los decesos podrían parecer pocos, pero hay un subregistro de todas las personas que resultan lesionadas por accidentes en motocicleta”, destaca Manuel Valencia, especialista en temas de movilidad. La misma Semov menciona que en 2017 hubo más de 62 mil infracciones a motociclistas, principalmente por no usar casco, no portar placas o exceso de velocidad como las principales anomalías.

Del mismo modo, también se reporta un incremento de robo de motocicletas. Según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en 2017 fueron robadas dos mil 609 motocicletas (23% con violencia), mientras que en 2015, primer año disponible con este dato, fueron robadas mil 540, es decir, hubo un aumento de 40.9% en estos ilícitos.

Los efectos ambientales de las motocicletas

Para Manuel Valencia, la masificación en el uso de las motocicletas ha traído efectos ambientales negativos. “Muchas familias ven en las motocicletas un medio de transporte económico e, incluso, más efectivo que el transporte público, principalmente con el crecimiento de la mancha urbana. (…) el ejemplo visto en otras ciudades es que las motocicletas plantean nuevos retos en materia de seguridad vial y ambiental y, sin embargo, aquí vamos muy lentos en ese proceso de adaptación”.

A decir de Valencia, las motocicletas se convirtieron en el tercer principal emisor de partículas dentro de las fuentes móviles de contaminantes: “Existen muchos mitos alrededor y, de momento, no hay información específica sobre cuántos contaminantes producen las motocicletas (…) lo que sí sabemos es que, independientemente de su cilindraje, este tipo de unidades tienen motores menos eficientes que los autos. Una motocicleta podría no ser tan perjudicial, pero estamos hablando de una gran masa de unidades de este tipo en la ciudad y que a la larga generarán mayores problemas ambientales”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo